Todavía se sigue buscando la cabeza de la víctima

La Guardia Civil detiene a la hija y al yerno de la mujer descuartizada y el juez los manda a prisión

Los homicidas confesos llegaron a Chapinería hace un mes para vivir en casa de Marisa después de haber sido okupas

La Guardia Civil detiene a la hija y al yerno de la mujer descuartizada y el juez los manda a prisión
Emilio R. M. y África F. C., los dos acusados de asesinar y descuartizar a Marisa en Chapinería. PD

Los han trincado.

El titular del juzgado numero 1 de Navalcarnero (Madrid) ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza para la hija y el yerno de la mujer hallada descuartizada en el municipio de Chapinería (Madrid).

La hija, Africa F.C, se ha acogido a su derecho a no declarar, mientras su pareja, Emilio R.M, conocido como ‘el Loko’, sí ha declarado.

El juez ha decretado el secreto de las actuaciones de un caso que se conoció el pasado martes cuando el cuerpo de María Luisa C.V. fue hallado en un paraje próximo a Chapinería.

Tras finalizar el registro de la vivienda que compartían los tres desde hace un mes, arrestaron también a África, de 34. En la casa encontraron sangre en un sofá y una herramienta que podría ser el arma del crimen.

El viernes por la tarde, durante la declaración ante la Guardia Civil, Emilio confesó el crimen.

Ella, por su parte, se acogió a su derecho a no declarar. Según ha podido saber este diario, «El Loco» tiene antecedentes, al menos, por violencia de género y atentado contra la autoridad.

Sobre él, además, pesa una orden de alejamiento de 500 metros de África, la hija pequeña de la finada, también detenida como coautora, una calificación que podría variar. Ambos se la saltaron para ir a vivir juntos. No se descarta que la lista de reseñas policiales crezca a medida que avance la investigación.

Los dos acusados llegaron a Chapinería hace un mes para vivir en casa de Marisa después de haber sido okupas. En la localidad eran conocidos por sus supuestas adicciones a las drogas y al alcohol y por sus constantes peleas.

Los investigadores sitúan la noche del crimen en el último fin de semana de julio, cuando estuvieron bebiendo por la plaza del pueblo.

El día 25 fue el último que se vio con vida a Marisa. Su hija mayor presentó una denuncia por desaparición tres días después al no tener noticias de la septuagenaria. «Se ha ido», le decía siempre África. El 30 acudió al cuartel a ampliarla y centró sus sospechas sobre «El Loco».

Los restos de Marisa fueron hallados el martes envueltos en bolsas de plástico en el Camino de Las Maderas a solo 500 metros de la vivienda familiar. Un vecino que paseaba a su perro fue el encargado de dar la voz de alarma tras vislumbrar un pie que sobresalía de la tierra.

Todavía se sigue buscando la cabeza de la víctima. Fue también el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Navalcarnero el que se hizo cargo del levantamiento de los restos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído