Soneto de petición de mano

PETICIÓN DE MANO

 

 

Joya de mi existir, aguamarina en mi vida,

alba de mi alegría que amanece en persona,

aurora matinal desde el cielo, a mí, caída,

amada dicha hermosa como la dulce aurora,

 

por esposa te pido con esta palabra honda

que surge desde dentro del fondo de mi dicha.

Fui solamente un túnel hasta llegar tu boca.

Fui solamente un vaso sin agua hasta tu risa.

 

Seguro que no es ésta mi obra atinada y fina.

Seguro que no es ésta la de menores sombras.

Seguro que no es ésta la mejor poesía.

 

Pero sí es esta breve tonada temblorosa

mi petición de mano más pensada y escrita,

para pedirte en verso que aceptes ser mi esposa.

 

 Juan Pablo Mañueco.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Pablo Mañueco

Nacido en Madrid en 1954. Licenciado en Filosofía y Letras, sección de Literatura Hispánica, por la Universidad Complutense de Madrid

Lo más leído