La Hora de la Verdad

Miguel Ángel Malavia

Franco, el espejo para la Iglesia española de 2019

Franco, el espejo para la Iglesia española de 2019

Vivimos en España meses de agitación ante lo que parece (ahora sí) inminente exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos. Antes que entrar a valorar el engorroso pleito judicial entre la familia y el Gobierno socialista, prefiero ir a lo más profundo de la cuestión. O, al menos, a lo que más me interpela de este asunto: cómo afrontan los católicos de 2019 la figura del padre del nacionalcatolicismo contemporáneo.

Y aquí, tras constatar en la mayoría (en correspondencia con lo que se vive en el conjunto de la sociedad) un desapego hacia el dictador, no es poco preocupante la fuerte movilización de una minoría eclesial que, pese a que trate de disimularlo con discursos falaces (“no hay que remover las heridas”, “esto es profanar una tumba”…), en el fondo es incapaz de esconder su sentimiento íntimo: admiran al dictador. Es más, rezan al que para ellos es san Francisco Franco Bahamonde…

Algo que se debe a un profundo infantilismo, a una triste atrofia intelectual y humana. Para juzgar la Historia, no se puede hacer con los ojos de nuestro tiempo. Perfecto. Pero, por eso mismo, tenemos la obligación moral de sanar el desgarro que ese tiempo histórico produjo. La incivil Guerra Civil que enloqueció a España hasta el punto de convertirse en un matadero sin reglas (los “hunos” contra los “hotros”, que diría Miguel de Unamuno), tuvo su eco en cuarenta años de dictadura militar en los que la Iglesia tuvo un papel protagonista.

Algo de lo que los principales pastores de esa Iglesia del tardofranquismo, en los años 70, impulsados desde Roma y con el viento a favor del Concilio Vaticano II, fueron conscientes. Y rompieron amarras con el dictador, lo que les valió los ataques internos de un régimen que a ellos, y al mismo Montini, les tachó de “rojos” y “herejes”.

Felizmente, esto ya pasó… Han transcurrido otros cuarenta años (ahora sí) de paz, de verdadera paz. Ahora, los católicos hemos de demostrar nuestra madurez y exigir sanar heridas. ¿Cómo? Yendo más allá de Franco y exigiendo que los miles de nuestros hermanos que fueros asesinados en la guerra fraticida y cuyos restos permanecen en fosas comunes y cunetas, sean identificados y enterrados con dignidad. Y con honores de Estado. O, como poco, con una sencilla oración.

¿Utopía? ¡Necesitad y justicia!

Artículo publicado en la web italiana ‘Settimana News’ bajo el título ‘Spagna, nostalgia del dittatore?’.

Autor

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Lo más leído