DESIGUAL da un giro radical a su logo y demuestra que son más ellos que nunca

La marca rompe las reglas del branding dándole la vuelta a un nuevo logo, 100% desigual.

Imagen: Desigual
Imagen: Desigual Vanidad
  • Carteles incomprensibles para leer en modo selfie, una oda a la ilógica por capítulos solo disponible en stories, influencers que van del revés o una revista que se empieza por el final. Así son algunas de las piezas de la campaña Forward is Boring, con la que Desigual presenta su nueva imagen al mundo y deja patente sus intenciones: ser más ellos que nunca.

Porque, como realzaba ese “no es lo mismo”, Desigual sigue sin hacer lo que hace el resto. Por eso se han convertido en la primera marca internacional en dar la vuelta (de forma literal) a su logo.

Una nueva imagen que se acompaña de un doble objetivo: reivindicar el espíritu de rebeldía y autenticidad que los caracterizó desde sus orígenes y reconectar con sus consumidores a la vez que se acercan a un público más joven. Y es que, según Guillem Gallego, Chief Marketing Officer de Desigual, el hecho de invertir su logo es “un guiño a la generación selfie. Gente curiosa que busca ver la vida de otra manera y le encanta probar cosas nuevas.”

Así, Desigual pone el ojo en las nuevas audiencias con una campaña donde las redes sociales y especialmente Instagram, se convierten en el lugar idóneo para conectar con ellas.

Audiencias auténticas, inconformistas, diversas, libres y sobre todo, inclusivas (como Desigual). La marca española da la bienvenida a una nueva era que, según Guillem Gallego “se traduce en un mayor conocimiento de las necesidades de las personas, una mayor personalización y en proporcionarles una mejor experiencia en todo su recorrido con la marca y la compra.” Y es que las nuevas generaciones solo quieren a marcas que no traten de servir a todo el mundo. Con ellos, las fronteras entre la atención y el materialismo se difuminan y la experiencia se prioriza sobre los objetos como medio de autodescubrimiento.

De ahí que Desigual haya decidido responder rápidamente a esta realidad que sugiere a los millennials y a las nuevas generaciones, un lenguaje del consumismo orgánico, responsable, ético, polivalente y contemporáneo.

Pero esto no es todo lo que se ha planteado Desigual. La fiebre del rebranding ha llevado a la marca a presentar oficialmente este movimiento (inverso) a lo grande: ante más de 1200 asistentes.

The SHOW

Con el objetivo de presentar la nueva imagen y la nueva colección “el Love” SS20, la marca decidió apostar por una experiencia diferente que comenzara por nosotros, por el espectador. Durante 25 minutos, pudimos disfrutar de una creativa Suco Session, una mezcla de baile, fitness, yoga y mindfulness.

Un momento perfecto para conectar con nosotros mismos y con los valores de la marca (antes de tomar asiento para deleitarnos con el espectáculo que estaba por venir).

La performance comenzó mirando hacia atrás para dar la bienvenida al nuevo futuro de la marca. Fidel Buika fue el encargado de teletransportarnos a sus orígenes con la aparición de “the Humanos”, ese logo creado por el ilustrador Peret en 1986 y que ahora volvía a cobrar vida con la presentación de “el Love” SS20, toda una declaración de intenciones en forma de colección.

Sus prendas, al igual que su leit motiv, buscan vestirnos de libertad y optimismo, haciéndonos escapar de los cánones de belleza dominantes. “LOVE habla de amar lo que somos. De darnos a los demás sin miedos. De mezclarnos. De ser la mejor versión de nosotros y respetar y amar lo que nos rodea”, explica Clara Delmuns, directora de producto.

Para ello, la colección presenta una visión urbana, versátil y fresca de la esencia de Desigual, conectando así con la nueva, renovada y ecológica imagen de marca. Y es que Desigual ha decidido incrementar aun más su compromiso con el medio ambiente, dotando la confección del 11% de la colección, con tejidos sostenibles. ¡Otro punto positivo!

Pero los diseños del Love SS20 no fueron los únicos que desfilaron sobre la pasarela. También lo hicieron algunas de las colaboraciones que la compañía impulsará desde su nueva plataforma de experimentación: Desigual inBETA. En ella podremos disfrutar de las cápsulas creadas con algunas de las mentes creativas más afines a la marca.

Miranda Makaroff, Monsieur Lacroix, la edición especial de la mítica y legendaria ‘Icon’ realizada por Jordi Mollá o la el artista Okuda San Miguel en colaboración con elrow’art, entre otras.

Un constante vaivén de viajes hacia el pasado y el futuro de la marca que dan como resultado una colección mediterránea llena de inspiraciones hawaianas, indias, tropicales y africanas.

Otra de las disciplinas artísticas que quiso acompañar (y acompaña) a este inicio de etapa de Desigual, es la música. Durante el desfile, la banda sonora diseñada por los artistas de LowkeyMoves, nos transportó hasta lugares como Hawái, la India o Ibiza. Aunque no fue hasta el final, cuando pudimos disfrutar de una de las promesas urbanas de nuestro país. Aleesha ponía la guinda al pastel con “Myself Again”, tema que compuso para Desigual junto al productor Alizzz, además de presentar una mixtape de su álbum debut “19:19”.

Así, haciendo honor a su nombre y despertando la creatividad que todos llevamos dentro, Desigual se sumerge en un divertido link atemporal entre nuestro pasado y nuestro futuro, una divertida oda a la ilógica que nos hará replantear lo que es lógico y lo que no. Y es que, en una era como la nuestra, ¿qué línea separa lo racional de lo absurdo?

Anna Alarcón: @_annalarcon

Imágenes: Cortesía de la firma e Instagram

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído