¿Hotel o alquiler vacacional? Ventajas y desventajas

Mujer en la playa
Mujer en la playa Pixabay

Cuando llega el momento de preparar las vacaciones, son muchas las ideas que surgen, siempre con un claro objetivo: relax y disfrute; en ocasiones, acompañados de la familia y, en otras ocasiones, en pareja o con amigos. Pero siempre se genera una reflexión: ¿qué es mejor?, ¿ir a un hotel o alquilar un apartamento?; La situación de cada familia y el tipo de viaje a realizar determinará el estilo de alojamiento más adecuado. Para aclarar estas dudas, desgranamos las ventajas y desventajas de ambos hospedajes.

Alquiler vacacional

Ventajas

  • Comer en casa es una gran ventaja para muchos, así como desayunar y cenar. El alquiler vacacional permite comer fuera cuando se desee y hacerlo en casa siempre que apetezca. Se dispone de cocina completa para poder cocinar, por lo que ofrece una gran autonomía.
  • Al reservar una villa, se está pagando el alojamiento, pero no las comidas que se han de realizar. Disponer de una casa completa con todos los servicios es importante para poder ahorrar en este sentido, sobre todo si se viaja un número elevado de personas.
  • Las mascotas son bienvenidas. Para las familias con mascota, el alquiler vacacional se ha convertido en la única vía para viajar en vacaciones, dado que existe una mayor variedad de villas de lujo que permiten el acceso a mascotas que en el caso de los hoteles.
  • El espacio es algo que los turistas valoran en gran medida. Al elegir el tipo de alquiler vacacional, se puede escoger todo lo que se desee, como espacios exteriores, jardín, piscina, terraza…

Desventajas

  • La limpieza es responsabilidad de quien alquila. Que los diferentes espacios se encuentren limpios y ordenados, es tarea de quien alquila. ¿Y quién quiere hacerlo en vacaciones? Aun así, existen opciones de ensueño, una de ellas es el alquiler vacacional de lujo, como Villa Gran Canaria, que aúna todas las ventajas de un apartamento y de un hotel, y ofrece, por ejemplo, limpieza semanal.
  • Posibles inconvenientes con el vecindario al que no se conoce de nada. Se pueden encontrar ruidos o fiestas a altas horas que no se esperaban.
  • No suelen ofrecer todo el kit de aseo y de acomodamiento que ofrecen los hoteles, como gel, champú, toallas, menaje de cocina… Algunos sí, pero deberá comprobarse todo con antelación para evitar sorpresas innecesarias.
  • Realizar check-in y check-out con el propietario de la vivienda puede ser una desventaja, dependiendo de cómo se mire.

Viajar a un hotel

Ventajas

  • Personal a disposición del viajero para todo lo que se necesite. El descanso y el relax están asegurados. Quien viaja a un hotel se desentiende por completo de las tareas de limpieza, de orden o de gestión de una casa.
  • Información necesaria. Se puede pedir toda la información que se necesite sobre el lugar, sobre planes, rutas y experiencias de las que disfrutar.
  • Si se cuenta con régimen de comidas, no habrá que preocuparse de nada, solo de llegar al comedor a las horas estipuladas y disfrutar de la gastronomía.
  • Disponen de todo lo necesario para ducharse, así como para dormir. Gel, champú, toallas, sábanas… Y cualquier cosa que se necesite, se puede solicitar en recepción.
  • La resolución de problemas es otra de las grandes ventajas, pues cualquier imprevisto que ocurra, solo hay que comunicarlo a recepción y lo solucionarán lo antes posible.

Desventajas

  • Espacio pequeño. Por muy amplia que sea la habitación, no deja de ser una habitación con baño privado.
  • El aparcamiento no está asegurado. Viajar a un hotel en medio de la ciudad puede traer consigo problemas de aparcamiento importantes, ya que muchos no disponen de parking, y si disponen, no suele estar incluido en la tarifa de la habitación.
  • No se puede cocinar, a no ser que se trate de un apartotel que dispone de cocina americana, por lo que, se tiene que reservar el régimen de comidas y adaptarse al horario, o comer fuera.
  • Falta de privacidad, ya que las habitaciones se sitúan contiguas. En ocasiones, se puede oír hablar a la pareja de al lado e, incluso, roncar.
  • Viajar en grupo a un hotel es una tarea imposible de cumplir. Las habitaciones suelen ser dobles o triples y, como mucho, se puede añadir una cama supletoria. Y reservar varias habitaciones puede salir muy caro.
  • No suelen ser ‘pet friendly’, por lo que, si se viaja con una mascota o varias, hay que desistir de la idea de reservar un hotel. Son muy pocos los que aceptan mascotas, no obstante, también hay que pensar si la mascota puede vivir ese número de días en un espacio tan reducido.

Una vez que se conocen las ventajas y los inconvenientes de cada modelo vacacional, es mucho más sencillo poder seleccionar la mejor opción y comenzar a hacer turismo. ¿Con cuál te quedas para disfrutar de los días más esperados de todo el año?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído