El regreso del ‘un estado’ (Judios y Arabes juntos) .El escenario Palestino para superar su crisis interna.

La semana pasada «hablamos’ sobre la ‘separacion’ entre 2 «Palestinas».
Pero existe otro «escenario’ y este es el regreso de la idea de ‘un estado para 2 Pueblos’ que se convierte en un escenario que los Palestinos vuelven a elevar, para tratar de «salir» de su crisis interna entre ellos mismos.
Sobre el tema en el articulo escrito por Michael Milstein y Avi Issacharoff y publicado por la INSS.

El concepto de ‘un estado unico para 2 Pueblos» existe en el pensamiento Palestino junto con la visión de «dos estados’ desde el inicio del conflicto con el movimiento sionista.

Con el establecimiento de la Autoridad Palestina, y ante la posibilidad de lograr crear un estado Palestino independiente, la idea de una solución de «un solo estado para 2 Pueblos» fue dejada de lado.

La idea en si, ha estado profundamente arraigada en el pensamiento Palestino durante muchas décadas, en particular en la forma del objetivo de un «estado Palestino democrático» en el cual los Palestinos serian mayoria y los Israelies minoria. Luego fue abandonada…desde 1993…

Sin embargo, en vista de la crisis multidimensional del sistema Palestino en los últimos años, la dificultad de la implementación de la visión de dos estados separados es evidente.

En el pasado, la discusión fue una cuestión de élites, y estaba limitado y alimentado por consideraciones ideológicas y políticas.
Hoy el discurso está muy extendido en la sociedad en su conjunto y es impulsado por consideraciones prácticas y materiales de añoranza a una situacion estable de la vida diaria.
Sin planificación o intención, los dos pueblos se mueven gradualmente a la realidad de un solo estado, en el que es probable que ambos se radicalicen y se agudicen las tensiones inherentes entre ellos.

Entre los Palestinos hay quien dice:¿Puedes vivir eternamente en un estado de status quo? Nos despertaremos un día y nos enfrentaremos a la existencia de un solo estado.

El escenario de «un estado», es decir, una entidad unica de estado en todo el territorio desde
el río Jordán hasta el mar Mediterráneo no es una idea monolítica sino que existe una amplia gama y en ocasiones incluso polos opuestos de interpretaciones.
Por un lado, el anhelo de los elementos de derecha en Israel para establecer un estado único con una mayoría y características judías distintas.

La segunda interpretación del término, en el que se hace hincapié en la asociación
entre los dos Pueblos, siempre ha tenido una expresion limitada en ambos lados. En este contexto, se destacan especialmente la idea binacional o el modelo federativo.

La preocupación por el tema de un solo estado está muy extendida en el discurso político y público en Israel durante la última década, y es acompañada de una discusión en la politica Israeli, cuando la Izquierda y el Centro politico constantemente plantean la idea de que «un estado» sera nefasto, advierten de las consecuencias… y exigen no avanzar en el proceso por la posible pérdida de la mayoría judía en «un estado’.
Por otro lado, la derecha ve esa situacion como una oportunidad que obligara a esforzarse para promover las metas nacionales de Israel como ellos las entienden.

Sin embargo, la discusion en Israelí apenas ve la cuestión de «cómo el tema de un solo estado es analizado en el lado Palestino’.
En el ámbito Palestino, el interés, en gran medida, ha aumentado en los últimos años el apoyo a la solución de ‘un estado», acompañado por una contemplación colectiva más seria que en el pasado. Sin embargo, la interpretación actual dada a esta idea es radicalmente diferente de la que los Palestinos le dieron en el pasado. La diferencia se refleja en varios aspectos: Primero, en el pasado la idea fue introducida por las élites políticas y la intelectualidad, en contraste con la situación actual en la que el apoyo crece entre el público en general, a diferencia del actual liderazgo Palestino, que todavía habla de «dos estados».

Segundo, en el pasado, la promoción de la idea estaba motivada por consideraciones ideológicas y estratégicas, mientras que hoy se basa principalmente en motivos material-prácticos, en el centro de los cuales se encuentran el deseo de preservar o mejorar la vida del individuo y del colectivo Palestino.

Tercero, en el pasado, los Palestinos se definieron en la solución de «un estado» como los hegemones de la futura entidad, especialmente en el marco de la idea de un «estado Palestino democrático».
Hoy muchos están dispuestos a unirse al estado de Israel y vivir, al menos a corto plazo, bajo la hegemonía Judía.

El creciente apoyo a la idea de una solución de «un solo estado» entre los Palestinos está acompañado por un cambio de características de la protesta contra Israel y la lucha contra el: Ya no se conforma con la demanda para realizar los derechos nacionales, y especialmente la independencia del estado, sino como una demanda para la realización de los derechos civiles y los derechos individuales.

Otra innovación que caracteriza la lucha actual y que está conectada a la idea del estado unico es la creciente afinidad de los Palestinos en Cisjordania con los Arabes Israelies.
La demanda de los Arabes Israelíes por los derechos civiles completos está acompañada por la demanda que
está creciendo para cambiar el carácter del estado, con un llamado a realizar el objetivo de un estado
en toda el área de la «Palestina histórica», un objetivo que encarna el potencial de cooperación entre
Palestinos a ambos lados de la Línea Verde.

El cambio en la actitud Palestina hacia la idea de un solo estado proviene de una combinación de tendencias.
A nivel estratégico, a desarrollos en los ámbitos social, económico y cultural. La percepción estratégica es que el movimiento nacional Palestino está sujeto a un sentimiento colectivo en vista de varias tendencias: la congelación en el proceso…lo que es acompañado de un retiro prolongado de la posibilidad de establecer un estado independiente en el futuro inmediato.

La división interna entre las administraciones de Cisjordania y la Franja de Gaza, que amenaza la posibilidad de establecer una entidad Palestina unificada en cualquier futuro;

La creciente alienación entre la sociedad y las dos direcciones en el sistema Palestino, y la falta de confianza pública en su capacidad de realizar el objetivo de la independencia,

Alejar el tema Palestino del tema central de la agenda regional y la comunidad internacional, a la luz de tratar temas que se perciben como más importantes, así como la severa crisis. en las relaciones entre los Palestinos y la actual administración Estadounidense.

Como resultado, se vuelve más fuerte en el discurso sobre el conflicto Palestino, el argumento de que todas las estrategias nacionales destinadas a ser implementadas se agotaron y fracasaron los objetivos nacionales, ante todo las negociaciones políticas.

Este último se suponía que debía traer la realización de la visión de dos estados y el establecimiento de un estado Palestino independiente dentro de las fronteras de 1967 – un objetivo que los Palestinos creen que Israel no pretende implementar, y en cambiobusca gradualmente «tragar» los territorios, especialmente Cisjordania.

Junto con la desaparición de la visión de dos estados, el apoyo creciente para la solución de un estado
también se alimenta de tendencias internas, que representan un cambio gradual en la imagen de la sociedad.

Ante todo, el deseo colectivo de mantener un tejido de vida relativamente estable, la cual ha sido particularmente prominente en Cisjordania durante la última década (des-ideologización y apolítica) la cuales está muy difundida entre el público Palestino, lo que refleja muchos años de experiencia de una lucha violenta motivada por consignas revolucionarias, que finalmente fracasó en su implementación.

Metas nacionales; Aprendiendo la lección sobre la profunda depresión en que se han convertido las sociedades Arabes en la región en posterioridad a las revoluciones de la primavera Arabe, y un impedimento para el deterioro en una situación similar y el auge de la joven generación Palestina, que se centra principalmente en el autodesarrollo, y sospecha e incluso se aleja de las fuentes de autoridad que lo rodean, incluido el liderazgo.

En el conflicto Palestino los intereses colectivos no han desaparecido por completo, pero se mantienen a la luz del intento del público de examinar un orden alternativo a la visión de dos estados en la que se dará
por un lado, una respuesta a las aspiraciones nacionales, y por otro lado, se asegurarán los intereses materiales de los Palestinos.

El regreso del «estado único»: el contexto político.

Una profunda decepción con la visión de dos estados y una llamada para examinar la alternativa del estado
unico en su lugar ha acompañado el proceso político desde su inicio. Ya en la segunda mitad de
la década de 1990, estas voces fueron levantadas por figuras clave de la política y los medios de comunicación y entre los intelectuales en la arena palestina. Estos coronaron el proceso de Oslo como un fracaso e incluso como una amenaza para los objetivos nacionales Palestinos, y pidieron la adopción de la solución de un solo estado en su lugar. En este contexto, se argumentó que el proceso de Oslo proporciona a Israel una cobertura para no profundizar el proceso de paz (Especialmente la expansión de los asentamientos y la «judaización» de Jerusalén), y que no terminará con el establecimiento de un estado Palestino independiente con Jerusalén como su capital, y mucho menos un retorno de los refugiados. En el centro de la crítica estaba la afirmación de que el proceso de Oslo perpetúa la realidad.

Proceso político en curso.
El proceso politico en curso refuerza la idea de «cantones» o «bantustanes» que es es un apodo a los protectorados de residentes negros los cuales fue establecido por el régimen del apartheid en Sudáfrica
cercados por las «reservas» establecidas por Israel, que recientemente han proporcionado tranquilidad
seguridad y oportunidad para tomar gradualmente el control de la mayor parte del territorio de la «Palestina histórica».

Aquellos que apoyan la idea de un estado declaran que se espera que otorgue a los Palestinos resolver sus problemas actuales y, con el tiempo, brindárles oportunidades estratégicas.
Según este enfoque, la realización de la idea permitirá la unificación de todos los puntos focales de la arena Palestina repartida desde 1948 (Cisjordania, Franja de Gaza, Jerusalén Este y el sector árabe-Israeli) y en el futuro permitirá el retorno completo de los refugiados y el dominio Palestino en ese país, en vista de su mayoría demográfica. Hassam Khadr, uno de los líderes del sector de refugiados en Cisjordania y anteriormente líder de Fatah en el área de Nablus, argumentó que la solución de un solo estado sería un estado de todos sus habitantes o un estado binacional, y crearía una oportunidad para la realización del regreso de los refugiados: un objetivo cuyas posibilidades en las negociaciones del proceso de Oslo fueron disminuidas.

Ali al-Jarbawi, ex ministro de educación superior en la Autoridad Palestina y vicepresidente de la Universidad de Birzeit, presentó un enfoque sobrio pero sombrío sobre el tema, donde testificó que él personalmente prefiere la visión de dos estados, pero en el dilema entre «un estado
cantón» que en realidad está emergiendo y la idea de un estado unico que es eligida por falta de posibilidad de elección optaria por la segunda alternativa, aunque le queda claro que existe una gran dificultad para implementarla, especialmente ante la oposición de la mayoría del público Judío.

La idea de un solo estado ha sido destacada en el discurso político Palestino durante una década.
Esto, como se señaló, en el contexto de una creciente desesperación ante la posibilidad de realizar la idea del estado independiente, a raíz de la crisis política en curso.
Esto se reflejó en la actitud de los altos funcionarios de la Autoridad Palestina.
Los Palestinos que plantearon el tema, tanto como medio de expresión de la desesperación por el estancamiento político, pero a menudo como una amenaza a Israel por el «escenario de pesadilla» al que ambas partes son responsables.

Los altos funcionarios Palestinos demostraron en sus análisis una comprensión del miedo profundo que se esconde entre el público Judío por un cambio en el equilibrio demográfico, que seria una situación que pondría en peligro la empresa sionista y la capacidad de la entidad sionista, Israel, de existir como un estado judío y democrático. Este contexto fue especialmente evidente en el discurso de Abu Mazen en la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de septiembre de 2017. El advirtió que si la visión de dos estados se rompía los palestinos exigirián «derechos iguales para todos los residentes de la histórica Palestina en un estado «.

También afirmó que» si la solución de dos estados se destruye a la luz de la creación de una realidad de un estado con dos sistemas de ley, y de apartheid … ni ustedes ni nosotros tendremos elección.

Pero para continuar la lucha y exigir la igualdad de derechos para todos los Arabes de la histórica Palestina …esto no es una amenaza, sino más bien una advertencia de que la política Israelí se está volviendo de alguna manera peligrosa para la solución de dos estados «.

El retorno del ‘estado único’: el contexto público-social.

En contraste con la arena política, donde todavía hay una reserva con respecto a la idea de un estado,
el público Palestino (especialmente en Cisjordania) está cada vez más interesado en la idea. Esta es una tendencia sin entusiasmo o esperanzas para el futuro y sin profundidad ideológica o marco organizativo
organizado, cuyo poder proviene del anhelo colectivo de la autorrealización de la generación más joven, que no era frecuente en el pasado. Antes los Palestinos se aferraban a un mayor grado de sacrificio,paciencia, y puesta del objetivo colectivo antes que los intereses personales. En la nuevas circunstancias ahora el
público Palestino quiere desarrollar patrones de pensamiento sobrios y utilitarios, en el centro de los cuales está el centrarse en ideas que pueden mejorar la situación del individuo dentro del alcance visible.

Todo esto, como se ha señalado, sin renunciar a la identidad y las aspiraciones nacionales,
Sino, más bien, desarrollar una manera de implementarlos de manera consistente con las realidades actuales.
Estas tendencias están bien reflejadas en las encuestas de opinión realizadas en los últimos años.
entre los Palestinos.

En una encuesta realizada en septiembre de 2016 por el Centro de Medios de Jerusalén
(JMCC) entre aproximadamente mil jóvenes de 15 a 29 años de Cisjordania y la Franja de Gaza
Gaza, se hizo la pregunta: ¿Cuál es la mejor manera de lograr un cambio político: 52 por ciento de los encuestados dijeron que la manera es ser un buen ciudadano, y especialmente estudiar y trabajar bien; 20
por ciento consideró que el camino era integrarse en una organización de la sociedad civil local, el 13 por ciento.hablo de participación en manifestaciones, un 10 por ciento afiliación a partidos políticos y un 5 por ciento realización de ataques individuales contra Israel. La encuesta también encontró que el 5,54 por ciento de la generación joven definió el desempleo como el principal problema que enfrenta la arena Palestina, un 7.10 por ciento creía que las crisis a nivel político eran el principal problema, aproximadamente el 10 por ciento indicaba los bajos salarios, un 7.6 por ciento – en las restricciones de movimiento de los Palestinos por parte de Israel,y el 2,3 por ciento citó códigos sociales y culturales rígidos y restrictivos.
Es de destacar el limitado interés de la joven generación Palestina en los temas políticos: el 43 por ciento de los encuestados de la generación joven sabía quién era el fundador de la OLP al tiempo que un 73 por ciento sabía quién era Facebook.

La innovación significativa en el discurso público Palestino sobre el estado unico se materializa en el claro entendimiento de que la realización de este escenario en las circunstancias actuales significa la aceptación de la hegemonía Israelí (al menos en la primera etapa) – un escenario aceptado por muchos a cambio de otorgarles la ciudadanía y los derechos plenos.

El modelo de imitación central para los Palestinos en Cisjordania es la del sector Arabe en Israel,y su principal deseo es obtener un «documento de identidad azul» (documento de identidad Israelí).

En las encuestas de JMCC de las últimas dos décadas, hay una serie de hallazgos interesantes…en el
2001, a la luz de la intifada de al-Aqsa, el apoyo a la visión de dos estados estaba en retirada.
Y el apoyo a la idea de un estado ha aumentado en un 30 por ciento,

También se encontraron hallazgos similares en las encuestas del Centro Palestino de Política y Opinión Pública (PCPSR) encabezada por Khalil al-Shakaki. En este marco es evidente que el apoyo a la idea del estado unico fue el resultado de la continua disminución de la confianza del público Palestino en la esperanza de vida de la visión de dos estados.

En un camino inconsciente y de forma no planificada: cómo se realizará ‘un estado’?

Muchos investigadores e intelectuales y medios de comunicación en Israel afirman en los últimos años que «el estado unico no es un escenario que pueda desarrollarse en el futuro, sino una realidad que ya está surgiendo sin planificacion oficial ni declaracion. El historiador Matti Steinberg afirmó que a la luz de su declive el paradigma de dos estados se basa gradualmente en la realidad binacional.
De hecho, la realidad en Cisjordania refleja en gran medida la expansión de la línea de contacto entre las dos poblaciones en un mismo espacio territorial – y con ello el peso demográfico – de los asentamientos Israelíes en Cisjordania que crecen constantemente, tanto en zonas urbanas como rurales.

Esto, además de la infraestructura civil y los espacios económicos de Israel y los Palestinos en un proceso de integración creciente, en el que se destaca la dependencia casi total de Cisjordania en Israel. Esto es evidente, por ejemplo, en la provisión de servicios civiles (especialmente electricidad y agua), y la gran parte de los reembolsos de impuestos de Israel en el presupuesto general de la Autoridad Palestina; la profunda dependencia de los Palestinos en Israel de las importaciones y exportaciones; y el aumento del numero de trabajadoresPpalestinos empleados en Israel o en asentamientos Israelíes en Cisjordania

A esto se suma a la dependencia total de los Palestinos en Cisjordania de Israel con respecto a los movimientos desde y hacia y desde la región.

Es razonable suponer que el escenario de un estado no se materializará en un punto en el tiempo, y aparentemente ni siquiera en virtud de una decisión ordenada, sino de una dinámica de emergencia, la «ascensión» de una realidad consciente y no planificada en la que los dos pueblos comenzaron a existir en esta etapa.
Uno puede imaginar que en el camino hacia el establecimiento de un estado único habrá varias estaciones centrales.
Se espera que el primero sea el debilitamiento del gobierno central Palestino y el desarrollo de un frágil «estado de cantones». Se espera que esta etapa se realice, por ejemplo, a raíz de la desaparición de Abu Mazen de la arena política Palestina.

La segunda etapa podría realizarse mediante anexión oficial Israelí de ciertas partes de Cisjordania (por ejemplo, Área C) o de toda el área, que borrará los límites entre las dos entidades y que se expresará en la concesión parcial o total de la residencia o ciudadanía a los residentes Palestinos de esa zona.

En la tercera etapa, es probable que se desarrolle una realidad de apartheid, a la luz de la falta de voluntad básica de Israel para «absorber» los tres millones de Palestinos de Cisjordania como ciudadanos iguales.

Ya se están expresando los Palestinos como que temen que la realidad de un unico estado sea diferente del estado que querrian, lo que significa la continuación del gobierno Israelí sobre los Palestinos de otras maneras.

En este contexto, el Palestino Ra’if Zerik argumentó que «un estado» no significa renunciar a la lucha y la solución de los problemas Palestinos, ya que es razonable asumir que este preservara la hegemonía de los Judíos («relaciones amo-esclavo»), y ue requeriría de los Palestinos avanzar en una lucha civil de base amplia y movilización del sistema internacional.

Sin embargo, la tensión interna dentro de Israel, junto con la lucha Palestina en la arena interna y la presión externa sobre Israel desde la arena internacional podría llevar a un cuarto y último periodo – una declaración oficial del establecimiento de un estado, en el que todos los habitantes serán ciudadanos iguales. Es razonable suponer que este será el comienzo de un nuevo capítulo histórico, que no necesariamente signifique la disipación de las tensiones y la hostilidad que caracterizaron el pasado.

Esto es especialmente evidente entre los Palestinos, que parecen estar avanzando hacia el país unico desde un enfoque práctico, desprovisto de una dimensión ideológica.
Sin embargo, no se espera que la realización de un estado unico sea el final de un camino, y mucho menos de una lucha, pero aparentemente si un signo del comienzo de una nueva confrontación, esta vez en el espíritu de «balcanización» y después que los dos pueblos aumentaron el espacio de contacto entre ellos en todos los niveles: Institucional, económico, geográfico y demográfico.

Sin embargo, la solución de un estado no es un escenario determinista, y en el camino de su realización todavía existen muchas dificultades y obstáculos, pero también posibles estaciones que pueden desarrollarse al comprender el futuro destructivo esperado para ambos pueblos.

Además, una gran parte de la opinión pública Israelí y Palestina aún se opone a la idea de un estado, por el deseo de preservar la exclusividad nacional. Los Judios temen socavar el carácter Judío de Israel, y una parte significativa de los Palestinos son conscientes que no pueden ser aceptados como ciudadanos con iguales derechos por parte de Israel y, por lo tanto, están interesados en el establecimiento de un estado con una clara mayoría Palestina.

También hay reservas sobre esa idea en la comunidad internacional, que sigue favoreciendo la visión de dos estados como fórmula para la solución del conflicto.
En los últimos años ha habido un considerable recelo en Israel con respecto a la fragilidad de conflicto Palestino y la posibilidad de que los desarrollos internos en él sean rápidos y amplios sobre la realidad dentro del país. La principal preocupación en este contexto son las amenazas inmediatas.
Como la confrontación violenta, una tercera intifada o la rápida desintegración de la Autoridad Palestina,
lo que irá acompañado del desarrollo del caos interno y de olas de terror.

La amenaza real no puede ser encarnada en una «explosión» sobre la que han estado advirtiendo a Israel durante varios años y no ha ocurrido hasta ahora precisamente por el silencio cotidiano de la creación de la realidad nueva y desconocida. Es un silencio engañoso que crea la ilusión de poder seguir adelante, permitiendo tiempo al orden actual, basado en la estabilidad material.

Al final, este silencio pondrá a los dos pueblos en los próximos años a enfrentar una realidad compleja de la que son testigos actualmente en general, pero nunca es visualizada de forma tangible.

P.D. Existe una visible relacion entre las plataformas ideologicas de los dos partidos politicos mas grandes en Israel (que se enfrentaran en proximo 9.4 en elecciones) y el tema del articulo de esta semana.
Sobre ello escribire en el proximo articulo.

.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972. Casado... tres hijas... 8 nietos. Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado. Graduado en Sociología.

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972.
Casado... tres hijas... 8 nietos.
Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado.
Graduado en Sociología.

Lo más leído