Se cumplen veinte años de Assad como Presidente de Siria…y el esta en caida libre…

«Traidor que mata de hambre a su pueblo», «No puedo respirar. La revolución continúa», «Mentiroso, mentiroso de los medios sirios», «Quiere vivir», «La gente quiere derrocar al régimen», «Siria, Siria libre, Irán y Rusia afuera». «Siria es nuestra y no la familia Assad», «de Madlib a Suecia, estamos con ustedes». Estos son solo algunos de los lemas recientes en las calles de Siria, especialmente en las ciudades sureñas, donde crecen las protestas contra el régimen, y especialmente contra el «sistema Assad». Precisamente ahora que la fase significativa de la guerra civil en Siria ha terminado, las expectativas y demandas públicas parecen estar creciendo. Más que las protestas genéricas que con frecuencia escuchan los civiles en la región, los lemas en Siria son un reflejo exacto de los males actuales del país y son particularmente indicativos del estado problemático (y triste) de su presidente, Bashar al-Assad, en vista de los muchos desafíos que enfrenta.

La crisis económica

Las manifestaciones en los bastiónes de los drusos, que estuvieron junto a Assad durante la guerra, comenzaron a pedir una mejora de la situación económica y las condiciones de vida, y posteriormente, como sucedió en otras partes de Oriente Medio, se dirigieron contra el régimen y contra la actividad civil iraní en el país. En el fondo de la protesta, la caída del valor de la libra a alrededor de 3.500 libras por dólar en el mercado negro (en comparación con las 47 libras antes del estallido de la guerra civil), lo que resulta en un aumento de los precios y el cierre de las tiendas. Los precios de los alimentos han aumentado en más del 50 por ciento. La crisis económica, que  prevaleció en Siria debido a la guerra, se vio exacerbada por el cierre impuesto para evitar la propagación de la epidemia de la Corona, las sanciones occidentales impuestas al país, la rápida depreciación de la moneda y la profunda crisis económica que afecta al Líbano. Se estima que el 80 por ciento de los residentes sirios ahora viven por debajo del umbral de pobreza.

Además, Estados Unidos comenzó a implementar la «Ley del César» en Siria (un movimiento denominado por el régimen y el «terrorismo económico» de Rusia), en virtud del cual se impondrán 39 sanciones a personalidades cercanas al régimen sirio o iraní, así como a los familiares del presidente Assad. Sin embargo, el gobierno de EE. UU. ha declarado que se retirará del plan (según informes, que se implementará en tres etapas para fines de agosto) si Siria regresa a la mesa de negociaciones como parte de la Resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU, que detalla una hoja de ruta para el proceso de paz en Siria (diciembre de 2015).

Como parte del intento del presidente de enfrentar la crisis económica, el 11 de junio despidió al primer ministro sirio Amad Hamis y nombró al ministro de Recursos Hídricos, Hossein Aranos. La medida provocó la sensación de la amenaza que se cernía sobre Assad como resultado de las protestas públicas y la crisis económica, y tenía la intención de transmitir un mensaje de que Khamis es más responsable de la situación que el presidente. La principal preocupación de Assad es contra las fisuras entre la población de apoyo, que sufrió el daño de la guerra, pero ahora también se ve afectada por la crisis económica. Los primeros signos de esto se pueden identificar en el discurso que está en marcha entre los partidarios del presidente en las redes sociales.

 

Crisis corona, crisis de confianza

El virus Corona no se ha ensañado con Siria, hasta ahora, la extensión del brote ha sido limitada y, según informes oficiales, menos de 200 personas han sido infectadas en el país. A pesar de la dificultad de estimar correctamente el grado de morbilidad, y a pesar de las estimaciones de que el daño económico es limitado, ya que es una economía inestable que ha estado aislada durante años de la economía mundial, parece que, sobre todo, la epidemia de Corona ha profundizado la crisis de confianza pública en el liderazgo. La política de ocultamiento deliberado del régimen y los medios de comunicación que dirige, así como el trato selectivo con el virus, que permitió vuelos de Irán a Siria y la entrada libre de las milicias chiítas en el país en el punto álgido del brote, han demostrado una vez más al público sirio que los intereses personales, políticos y militares de Assad son abrumadores. Y el bienestar de los ciudadanos del estado. La propagación acelerada de la plaga en Siria podría ser otro catalizador para expandir los disturbios públicos.

Fisuras en el círculo cercano de Assad

Recientemente, estalló un conflicto entre el presidente Assad y su primo, Rami Mahaluf, considerado el hombre más rico de Siria y el dueño de la compañía celular más grande del estado y uno de los mayores importadores de petróleo y consumidores del país. Se requirió su reemplazo, despues que apoyó al régimen de Assad militar y económicamente durante la guerra, para pagar $ 3 mil millones, y después de que lo hizo, el régimen comenzó a arrestar a sus empleados y perder sus activos. En un movimiento inusual, el reveló el conflicto familiar en varios videos que subió a las redes sociales. En uno, se burla de la detención de sus empleados por miembros de las agencias de seguridad e inteligencia, organismos que han sido apoyados y financiados por él durante años. El conflicto refleja las tensiones que existen entre Assad y su círculo de asociados, quienes, como era de esperar, también son la élite económica en Siria, y expresa principalmente la presión económica del presidente sirio.

La participación extranjera socava la soberania

Las protestas, entre otras cosas, también expresan disgusto por la presencia extranjera en suelo sirio. Los informes de los últimos meses indican que Rusia está profundizando su control sobre el país al establecer nuevas bases militares, controlar tierras y ampliar su acceso al Mediterráneo. Al reclutar combatientes sirios para luchar contra el gobierno de Libia junto con el general Khafter que esta respaldado por Rusia indica el deseo de esta de hacer de Siria un centro de actividad y un escenario de reclutamiento para las luchas regionales de Rusia.

En el fondo de estos movimientos, hay críticas en los medios de comunicación oficiales en Rusia sobre el funcionamiento de Assad, que es descripto como un débil, corrupto y sin apoyo público. Los motivos de Rusia a este respecto no están claros, y las hipótesis van desde el disgusto al régimen de Assad y la preparación de tierras para su eliminación, y de ejercer presión sobre él para permitir que Rusia obtenga participaciones económicas adicionales de los recursos de Siria. En cualquier caso, las críticas y el momento en que se escucha no alivian la condición de Assad.

Hay otro debate en torno a la cuestión de la presencia iraní en Siria. Recientemente, especialmente en los Estados Unidos e Israel, se han hecho declaraciones de que Irán está reduciendo su presencia en el país como resultado de la aceleración de los ataques israelíes contra sus objetivos y a la luz de sus severas presiones económicas. Ya sea que Irán retire o no sus fuerzas, es evidente que está haciendo cambios en la forma en que se despliega en Siria y se esfuerza por hacer que sus actividades allí sean al menos visibles. Esto se logra mediante la asimilación de sus activistas en cuerpos militares sirios, cobertura económica y civil.

Turquía también es un obstáculo para que Assad complete su toma de control del área siria. Controla de facto los territorios en el norte del país y le impide lanzar una operación militar generalizada para conquistar Adlib, y también aplica la libra turca a sus territorios controlados, para proteger a los residentes locales del rápido declive de la libra siria. De esta manera, Ankara intensificó el daño a la imagen de Assad como presidente en funcionamiento.

¿Tiempo para Siria sin Assad?

La debilidad y vulnerabilidad de Assad constituyen una ventana de oportunidad, digna de ser explotada por la comunidad internacional y los Estados Unidos a la cabeza. Assad cometió crímenes de guerra y causó catástrofes humanitarias, destrucción y destrucción a gran escala. Hasta ahora, la comunidad internacional ha llegado a un acuerdo con su control continuo, pero dado el contexto reciente de los eventos, que en parte refleja una baja considerable en la cantidad de apoyo interno para Assad, se requiere una reevaluación de las políticas existentes.

Israel está librando una lucha militar contra la consolidación iraní en Siria, mientras que Estados Unidos está intensificando su lucha económica contra el régimen. El eslabón perdido en esta ecuación es un movimiento diplomático firme en el liderazgo estadounidense, como una alternativa a los canales diplomáticos resbaladizos que hasta ahora no han logrado poner fin a la guerra y colocar a Siria en el camino de la reforma política, civil y económica. Un movimiento en esta dirección requerirá una cooperación más estrecha entre Estados Unidos y Rusia, que también está interesada en poner fin a la guerra y estabilizar el país, aprovechando el espacio de intereses comunes con Turquía. El propósito de este movimiento será establecer, entre otras cosas, un régimen más representativo y equitativo, el establecimiento de un proceso electoral controlado y justo, la implementación de reformas constitucionales y la implementación de un esquema integral para la rehabilitación con apoyo regional e internacional. En las circunstancias actuales, cualquier alternativa gubernamental en Siria parecería preferible a la situación existente, y una hora antes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972. Casado... tres hijas... 8 nietos. Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado. Graduado en Sociología.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972.
Casado... tres hijas... 8 nietos.
Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado.
Graduado en Sociología.

Lo más leído