LA CRISIS CLIMATICA EN MEDIO ORIENTE ES CADA VEZ MAYOR

SRTAS-SRAS-SRES: Como ejemplo de lo que sucede al respecto, agregare que en momentos de escribir este articulo la temperatura en Beersheva es 41 C.

La crisis latente que está dando forma a Oriente Medio es un articulo de Gideon Bachar, publicado el 28.08.20.

«Chiítas contra sunitas, palestinos contra israelíes, tradición contra progreso – A la lista de factores que hacen de nuestra región una región tan explosiva hay que agregar una fuerza formidable que ya está creando cambios significativos en la sociedad, la economía y la seguridad: la crisis climática.

Como estudiante y luego como profesional del Islam y del Medio Oriente, aprendí a mirar el Medio Oriente a través de un prisma muy definido de religión y relaciones estatales, política y fe, historia y guerras. La opinión predominante fue, y sigue siendo, que la línea de fuerzas en el Medio Oriente está definida por varios diseñadores principales, incluido el Islam, tal como se desarrolló desde los días del profeta Mahoma hasta el surgimiento de las corrientes fundamentalistas de los Hermanos Musulmanes y varios movimientos yihadistas.

Se me instruyó a examinar los desarrollos en el Medio Oriente moderno a la luz del legado del colonialismo y la división política que creó los países de la región, para tejer en él los elementos importantes de la rivalidad histórica y religiosa entre sunitas y chiítas manifestada hoy en la lucha entre Irán y sus metástasis en Irak, Siria, Líbano y Yemen. Leí en la prensa y en la literatura de investigación que el conflicto árabe-israelí (que en muchos días se redujo al conflicto israelí-palestino) y el enfrentamiento israelí con Irán y Hezbollah son los enfrentamientos importantes que crean realidad.
Estos fueron a los ojos de las narrativas formativas centrales de Oriente Medio.
Hoy creo que es el momento de cambiar esta percepción y dar una mirada seria, profunda y una opinión clara sobre el nuevo diseñador de Oriente Medio: la crisis climática y los procesos de desertificación y los muchos problemas ambientales que tiene para la región.

Parece imposible entender la guerra civil en Siria y el enredo profundo, regional e internacional que ha creado sin comprender cómo el cambio climático y la sequía fueron algunos de los factores importantes que provocaron el levantamiento contra el presidente Bashar Assad. Cuatro años de hambruna entre 2010 y 2006 empujaron a cientos de miles de sirios al borde de la hambruna, provocando el abandono masivo de las zonas rurales y una expansión del resentimiento y la amargura contra el gobierno.
Los disturbios del pan en Egipto que precedieron al derrocamiento del presidente Hosni Mubarak pueden atribuirse, en parte, al aumento de los precios del trigo entre los mayores exportadores de trigo del mundo como resultado de una mala cosecha mundial. Esto ha provocado una subida de los precios mundiales de los alimentos que ha perjudicado gravemente al ciudadano egipcio cuyo principal ingrediente en su comida es la pita y el pan. La terrible guerra civil que ha estado ocurriendo durante años en Yemen no puede entenderse hoy sin los efectos del cambio climático en este país que han contribuido significativamente al agotamiento de sus aguas subterráneas y la destrucción de la agricultura, el brote de enfermedades como el cólera y, más recientemente, una grave plaga de langostas.
El tema del cambio climático en el Medio Oriente también se ve muy afectado por el rápido crecimiento de la población en la región, una de las más altas del mundo, lo que representa una pesada carga para la capacidad de los países de la región para producir sus alimentos. De hecho, incluso hoy, el Medio Oriente depende casi por completo de las importaciones de alimentos de fuera de él, por lo que cualquier fluctuación o cambio en los sistemas de suministro de alimentos del mundo amenaza la seguridad alimentaria local.
Los resultados de esta situación que vemos más hoy se deben a la crisis de la corona y al deterioro económico que siguió en países como Siria y Líbano, que recientemente ha sufrido otro golpe cruel en forma de explosión en el puerto de Beirut, su principal arteria de abastecimiento.
La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ya define cinco países del Medio Oriente con poblaciones importantes que están al borde de la inanición: Siria, Líbano, Irak, Yemen y Sudán. En Sudán, por ejemplo, se estima que más de 10 millones de personas están al borde de la inanición. Hambre: más de una cuarta parte de la población del país.
Olas de calor y escasez de agua
En el Medio Oriente, hay una gran escasez de agua que afecta a una amplia gama de áreas, incluida la economía. El Banco Mundial estima que esto conducirá a una pérdida de 14-6 por ciento del PIB en 2050. Esta situación conduce a disputas por el agua, como la que estalló entre Egipto, Sudán y Etiopía por la represa de reactivación en Etiopía. Los afluentes del Éufrates en su territorio mientras extraen importantes cantidades de agua de Siria e Irak, Irán, que está construyendo muchas presas en los afluentes del Tigris en su territorio, independientemente de la escasez de agua que crea en Irak.

 

 

 

המדבר באמירויות

Desierto en los Emiratos

La fuerte ola de calor que azotó Oriente Medio a finales de julio de este año seguramente será bien recordada en Irak y Siria. La ola de calor que los azotó llevó a temperaturas terribles de más de 50 grados en todo Irak. En Bagdad, se midió una temperatura de 51 grados centígrados. En el área de Basora, se midió una temperatura máxima de 53 grados y en Damasco, se midieron 46 grados. Esta es una realidad insoportable para la vida. Y cuando miramos los modelos climáticos previstos para las próximas décadas, nos damos cuenta de que no se trata de un fenómeno excepcional, sino de una rutina que caracterizará a la región.

Desertificación y pérdida de tierras agrícolas

El cambio climático, la agricultura insostenible, el pastoreo excesivo y otros factores también contribuyen a un poderoso proceso de desertificación, que se refleja en la pérdida de fertilidad del suelo y la reducción de las precipitaciones. De hecho, nuestra zona está atravesando un importante proceso de desertificación de reptiles que aumenta constantemente su tasa. El día no está lejano y gran parte de la tierra que ahora se puede cultivar se convertirá en un páramo, hecho que se sumará al proceso de migración del pueblo a la ciudad y de la ciudad a otros países.
Al observar los modelos climáticos de Oriente Medio, como el del aumento del nivel del mar, el problema se vuelve más crítico. Con una subida de medio metro del nivel del mar, el delta del Nilo perderá 1.800 kilómetros cuadrados de tierras agrícolas, 3,8 millones de personas perderán sus hogares y muchas infraestructuras como carreteras se cubrirán de agua. Una persona perderá su lugar de residencia y las ciudades de Port Said y Alejandría se convertirán en islas. Se obtendrán resultados similares en la desembocadura del río Shat al-Arab en Irak y en la región iraní de Juzestán, rica en petróleo.

Se espera que los exportadores de petróleo se vean significativamente afectados por el cambio climático. A medida que se intensifica la presión internacional para abandonar los combustibles fósiles, especialmente el petróleo y el gas en el Medio Oriente, la economía de los exportadores de petróleo y gas sufrirá a medida que el mundo cambie a las energías renovables. Hoy en día, el costo de generar electricidad a partir de energía renovable es significativamente más barato en la mayoría de los lugares del mundo que el que se produce a partir del petróleo o el gas. La dependencia desarrollada por los países de la región de las exportaciones de petróleo y gas como fuente primaria y en ocasiones exclusiva de sus presupuestos los golpeará duramente. Al mismo tiempo, los intentos de diversificar la economía solo tienen un éxito parcial y, en ausencia de un reemplazo, es probable que se deterioren gravemente. La reducción del uso de energía procedente de combustibles fósiles también afectará los ingresos de millones de trabajadores extranjeros en los estados del Golfo de Egipto, Jordania, Yemen y más.
No hay duda de que ha llegado el momento de cambiar la forma en que analizamos Oriente Medio. A medida que pase el tiempo, el peso del cambio climático, el crecimiento de la población, el proceso de desertificación y la crisis ambiental en general serán los factores que darán forma a la región: estallarán guerras, se producirán migraciones a gran escala, la inestabilidad por el hambre conmocionará la región.

Al principio puede resultar difícil identificar la influencia de los nuevos diseñadores, ya que el resultado se verá reflejado en aquello en lo que Oriente Medio ha sido bueno durante muchas décadas: guerra, inmigración, emisiones, etc. Pero en la raíz de estas hay otras razones hoy, diferentes a las que estamos acostumbrados.
Ante esta situación, también debemos entender que para prevenir los factores de inestabilidad mencionados anteriormente, los países de Oriente Medio deben invertir en construir resiliencia y adaptarse al cambio climático, como pasar a la agricultura basada en riego preciso, construir ciudades resistentes al calor, remover infraestructura de áreas propensas a inundaciones, rehabilitar ecosistemas. El tema del agua, incluido el tratamiento masivo de aguas residuales, la diversidad económica, la transición a las energías renovables, las exportaciones de energía renovable, por ejemplo, a través de la producción de gas hidrógeno con energía solar en los desiertos de la región y la exportación en forma líquida a los países desarrollados de Europa y Asia. Por tanto, son otro aspecto necesario de la preparación regional para la crisis climática.
El acuerdo de paz con los Emiratos Árabes Unidos y, con suerte, los acuerdos que se firmarán con otros países árabes, indican que este puede ser el buen momento para que el Estado de Israel comparta experiencias, tecnologías e ideas, para construir colaboraciones de amplio alcance en beneficio de todos. En Israel, probablemente más que en cualquier otro lugar del mundo, se han acumulado habilidades, conocimientos e ideas que pueden ser utilizados por todos los países de la región para enfrentar la crisis climática, y es importante que actuemos de manera proactiva para promoverlos. La crisis climática es un diseñador significativo de Oriente Medio ya en este período y su peso en este contexto solo aumentará en las próximas décadas. Deberíamos empezar a considerarlo antes de que sea demasiado tarde.

El escritor es embajador especial y emisario de cambio climático y sostenibilidad en la Cancillería de ISRAEL.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972. Casado... tres hijas... 8 nietos. Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado. Graduado en Sociología.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972.
Casado... tres hijas... 8 nietos.
Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado.
Graduado en Sociología.

Lo más leído