Este exministro de Exteriores y de Defensa encabeza su propia facción liberal dentro del partido conservador

Así es Fumio Kishida, el próximo líder de Japón

El político es considerado como un diplomático conciliador y moderado que plantea un giro en la política nipona

Así es Fumio Kishida, el próximo líder de Japón
Fumio Kishida PD

Todas las miradas están posadas en Fumio Kishida.

El político se convertirá en el nuevo primer ministro de Japón tras imponerse en las primarias del partido gobernante con un perfil conciliador, una amplia experiencia diplomática y una agenda que incluye reformas económicas de calado.

Político profesional de tercera generación, Kishida nació hace 64 años en el distrito tokiota de Shibuya, aunque tiene sus raíces en Hiroshima, la ciudad del oeste de Japón que fue la primera de la historia en ser atacada con una bomba nuclear en la fase final de la II Guerra Mundial.

Este exministro de Exteriores y de Defensa encabeza su propia facción liberal dentro del partido conservador nipón, y ha llegado al poder en su segundo intento por conquistar el trono de esta formación y precedido por una fama de gestor eficiente pero discreto.

Neoliberal y antinuclear

Kishida es considerado un líder continuista en las líneas generales de su partido, aunque llega con la promesa de romper con las “políticas neoliberales” que han sido el sello del prolongado Gobierno de Shinzo Abe (2012-2020) y de su estrategia “Abenomics”, todavía vigente.

El nuevo líder del PLD ha afirmado que promoverá un reparto más equitativo de la riqueza apoyando a los más desfavorecidos y con el punto de mira en las grandes corporaciones del país, a las que ha acusado de “acosar” en ocasiones a las pequeñas y medianas empresas.

Además, aspira a sacar adelante un nuevo paquete de estímulos económicos de “decenas de billones de yenes” (decenas de miles de millones de dólares) dirigido a encauzar la recuperación tras el impacto de la pandemia.

Su currículum como canciller de Japón de 2012 a 2017, precisamente bajo el Gobierno de Abe, incluye avances en asuntos delicados como el deshielo con Rusia o el acuerdo de 2015 con Seúl para compensar a las esclavas sexuales surcoreanas, aunque este pacto fue desechado posteriormente por el Ejecutivo surcoreano de Moon Jae-in.

Kishida ha sido el ministro de Exteriores más duradero del Japón de posguerra, y fue el artífice de la histórica visita del ex presidente estadounidense Barack Obama a Hiroshima en 2017, en la que por primera vez un líder del país autor del ataque nuclear rindió tributo a las víctimas de la mortífera arma.

El político aspira, además, a dar continuidad a la iniciativa de las autoridades locales de Hiroshima para “liderar los esfuerzos globales” por el desarme nuclear, lo que podría significar que Japón pase a apoyar el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares de la ONU, entre cuyos signatarios no están las potencias atómicas.

En el área de seguridad y Exteriores, una de sus prioridades será reforzar las capacidades defensivas del país frente a China, cuya creciente presencia militar e influencia económica ha tachado como “profundamente alarmante”, además de reforzar la tradicional alianza con Estados Unidos.

OFERTAS ORO

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 41 Y EL 50% !!!

Una amplia variedad de las mejores ofertas de nuestra selección de tiendas online

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído