El presidente se ve forzado a volver a involucrar militarmente a EEUU en Mesopotamia, un conflicto al que se opuso como senador

EE UU ataca a los yihadistas islámicos en el norte de Irak

La intervención aérea de Estados Unidos busca proteger al personal norteamericano e impedir un genocidio de minorías religiosas perseguidas por los yihadistas del Estado Islámico

Un avión de combate estadounidense ha lanzado este viernes, 8 de agosto de 2014, un ataque contra posiciones yihadistas en erbil, al norte de Irak, según ha confirmado el Pentágono, que ha añadido que es allí donde se encuentra el personal estadounidense.

«Un avión militar de EE UU ha lanzado un ataque contra artillería del ISIL [Estado Islámico] que estaba siendo utilizada contra las fuerzas kurdas que defendían Erbil», ha escrito el portavoz del Pentágono, John Kirby, en su cuenta de Twitter.

Dos aviones F/A-18 han lanzado 250 kilos de bombas láser guiadas contra puestos móviles de artillería en manos de milicianos del EI. La decisión ha sido tomada por el comandante de la armada estadounidense, Lloyd Austin, bajo la autorización del presidente Barack Obama.

 

LA PAZ Y LA GUERRA

Barack Obama llegó a la presidencia de Estados Unidos en enero de 2009 con el objetivo de pasar página a la era belicista de su predecesor, el republicano George W. Bush.

El demócrata Obama, que como senador se opuso a la intervención estadounidense en Irak en 2003, prometió iniciar una nueva etapa basada en el multilateralismo y la diplomacia.

Ello le valió ser galardonado en diciembre de 2009 con el Premio Nobel de la Paz por su «extraordinario esfuerzo en fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre pueblos» y en particular por su «visión de un mundo sin armas nucleares».

Pues bien, con ese telón de fondo y forzado por la realidad, el presidente de Estados Unidos, anunció este jueves, 7 de agosto de 2014, en un mensaje desde la Casa Blanca que autorizará incursiones aéreas específicas contra los militantes islámicos si avanzan hacia la ciudad de Erbil, en el norte de Irak, donde hay un consulado estadounidense y asesores militares.

Obama dijo que el Estado Islámico (EI) ha convocado a la destrucción del pueblo yazidí y esclavizado a sus mujeres.

Añadió que la destrucción sistemática perpetrada por los fanáticos islámicos del EI equivale a un genocidio.

Muchos yazidíes han huido a las montañas adyacentes a causa de los reciente avances de los islamistas, casi sin ropa y ciertamente sin comida ni agua, por lo que algunos están muriendo.

El mandatario expresó que la intervención estadounidense está justificada por semejante amenaza y el pedido de apoyo del gobierno iraquí.

Intervención

Según explica el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Thomas Sparrow, el presidente Obama aclaró que su país no siempre puede intervenir cada vez que haya una crisis en el mundo, lo cual ha sido un argumento constante a lo largo de su mandato y una muestra de que él considera que el papel de su país a nivel mundial debe ser más moderado que en otras épocas y el poder debe ser compartido.

Sin embargo, Obama también resaltó la importancia de actuar ante la amenaza de los militantes islámicos, lo que es un indicio de que Washington considera que la crisis en Irak puede estar llegando a un punto de inflexión y se requiere por tanto una mayor presencia de Estados Unidos. Obama, no obstante, volvió a reiterar que no habrá soldados en el terreno.

Sparrow explica que este anuncio nocturno de Obama llega en un momento de particular intensidad para la Casa Blanca a nivel internacional, pues además de Irak el gobierno ha debido responder a crisis en lugares como Ucrania, Gaza, Afganistán y Libia. 

«El presidente Obama puede estarse jugando una parte importante de su legado en términos de política exterior con las decisiones que tome en estas crisis simultáneas».

«Si en efecto avanzan los militantes hacia Erbil y Estados Unidos realiza los ataques aéreos limitados, Obama también estará marcando un nuevo capítulo en su relación con Irak, un país cuya guerra él se propuso terminar».

Previamente, funcionarios estadounidenses dijeron que aviones militares arrojaron agua y alimentos en el norte de ese país.

«Esta semana Irak reclamó que nadie venía a ayudarlos», señaló Obama.

«Nosotros estamos ayudándolos ahora y hemos consultado con nuestros aliados».

Manifestó su comprensión de que los estadounidenses no deseen una intervención en Irak.

«No permitiré otra guerra en Irak, nuestros soldados no regresarán a pelear».

«No hay una solución militar, sólo a través del diálogo».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído