Las Redes Sociales arden

Cachondeo en Twitter con Melania Trump; #FreeMelania

Él no me quiere cambiar a mí y yo no lo quiero cambiar a él

«¿Qué es lo que vio en Donald Trump?», le preguntaron en esta entrevista a su esposa Melania antes de convertirse en Primera Dama de Estados Unidos. Y la exmodelo eslovaca respondió: «Su mente, su mente increíble. Es muy inteligente, muy encantador, con una gran energía. Tenemos una gran relación. Cada uno somos nosotros mismos. Él no me quiere cambiar a mí y yo no lo quiero cambiar a él».

Mientras Melania ve a su marido como una persona encantadora, el resto del mundo lo observa como un hombre grosero y maleducado. Y no le pasa una, según recoge El Huffington Post, hoy 25 de enero de 2017.

En su día grande, el de la toma de posesión como presidente del país más poderoso del mundo, cada gesto de Donald Trump fue analizado al milímetro. Sobre todo, los que tuvo con su esposa. Y no parece que superara el examen. Menos aún cuando se compara su comportamiento con el de su antecesor, Barack Obama, un hombre particularmente atento con su mujer.

Nada más llegar a la Casa Blanca para ser recibido por los Obama, Trump se bajó del coche, pasó de esperar a su esposa y se dirigió decidido a ser el protagonista del momento. Si se contrapone con lo que hizo Obama en la misma circunstancia ocho años antes, que esperó y subió los escalones tras Michelle, la comparación, sencillamente, no se aguanta.

 

El día dio para muchísimo más. Melania llegó a la Casa Blanca con un regalo de cortesía. Michelle Obama no sabía muy bien dónde poner la caja. ¿Qué hizo Barack Obama? Hacerse cargo de la situación y solucionar el momento incómodo. ¿Qué hizo Donald Trump? Pasar olímpicamente del tema.

 

Y en la cena posterior también se vieron algunos momentos que no eran precisamente de complicidad y amor.

Ante tanto mal rollo, algunos se han ofrecido, de broma, a ayudar a la Primera Dama: «Melania, si te retienen en contra de tu voluntad, parpadea dos veces», le escribió este tuitero.

 

La broma se se vio también en los carteles de la manifestación de mujeres posterior a la toma de posesión.

 

Y como no hay coña en Twitter sin su hashtag, Melania ya tiene el suyo propio: #freeMelania. O lo que es lo mismo, «Liberad a Melania».

 

 

 

 

El lugar al que pertenece Melania Trump es la portada de Take Care

 

¿Y recuerdan el regalo que Melania llevó a la Casa Blanca del que les hablábamos antes? Mucho se especuló con su contenido. Algunos lo tienen clarísimo.

Un mensaje de socorro de la ya Primera Dama.

 

 

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído