VUELTO TOTAL EN EL PANORAMA

Grecia da carpetazo al delirio podemita y elige por mayoría absoluta a la derecha de Mitsotakis

Grecia da carpetazo al delirio podemita y elige por mayoría absoluta a la derecha de Mitsotakis
El líder de Nueva Democracia Kyriakos Mitsotakis. PD

Todo  se ha consumado, para disgusto de Pablo Iglesias y los de Podemos, porque los 10 millones de griegos llamados a las urnas estaban hartos de la izquierda populista, de su inoperancia en la gestión y sus promesas incumplidas.

Kyriakos Mitsotakis será el nuevo primer ministro de Grecia y Alexis Tsipras se irá por el desagüe de la historia.

La aventura política de Tsipras se puede resumir en un simple concepto: en el mejor de los casos, Grecia ha perdido cuatro años en un periplo que ha devuelto al país prácticamente donde estaba.

Con un mensaje demagógico e imaginario -es decir, populista- Tsipras apareció en la arena política de la crisis más profunda que ha conocido la economía griega, prometiendo lo que nadie podía cumplir.

Alentado por su estrambótico ministro de Economía, Yanis Varufakis, se dedicó primero a empeorar las cosas a base de enfrentarse con los socios europeos, los únicos dispuestos a ayudar a su país, hasta que se dio cuenta de que caminaba en la dirección equivocada.

Y a pesar de que desde que empezó a aplicar -siquiera parcialmente- las recomendaciones de la denostada Troika la situación ha mejorado sensiblemente, al final los votantes griegos han preferido confiar en un dirigente de centro-derecha como Kyriakos Mitsotakis.

Pura ligereza ideológica, Tsipras se dio a conocer como un extremista radical de izquierda, pero no le importó pactar con grupos ultranacionalistas y filonazis, antes de coquetear con la socialdemocracia con una mano, mientras que con la otra se resignaba a aplicar las recomendaciones europeas, incluyendo un control radical del gasto público.

No debe extrañar que su gestión haya acabado irritando a unos y a otros.

Este fue el modelo para cierta izquierda que durante la crisis se aferró a las recetas demagógicas más extremistas, empeñada en prometer la solución con recetas que solo servían para empeorar las cosas.

Junto a la dictadura chavista, Alexis Tsipras fue el modelo de Pablo Iglesias, que soñaba con una internacional populista mientras acudía a Atenas a los mítines de Tsipras.

El mismo Iglesias que ahora dice que quiere ser ministro.

UNOS RESULTADOS APABULLANTES

El ganador de las elecciones generales ha sido el partido conservador Nueva Democracia (ND), con un 39,85% de los votos y 158 escaños, dejando al segundo partido, Syriza, de Alexis Tsipras, con el 31,53% y 86 escaños. La brutal diferencia supone una gran derrota para los radicales, que esperaban en el mejor de los casos tener solo un 5% de diferencia con el primer partido. Tsipras ha llamado ya a Mitsotakis para felicitarle.

Mientras tanto, el partido del Movimiento para el Cambio (antiguos socialistas del Pasok) muestra un respetable 8,9% y 22 escaños (habiendo acogido de nuevo a Yorgos Papandreu), y consigue convertirse en la tercera fuerza del parlamento unicameral griego tras muchos años.

Nueva Democracia habla de una victoria histórica, mientras que Syriza ya ha reconocido la diferencia, declarando que «respeta la voluntad del pueblo» y que el partido, tras cuatro años y medio de gobierno, «ha dejado una herencia» al país.

Tras ellos entran en el hemiciclo otros tres partidos: los comunistas del partido KKE, con un sólido 5,3% y 15 escaños; la Solución Griega, con 3,69% y 10 escaños, y por último el partido del exministro de Finanzas Yanis Varufakis, DiEM25, con el 3,4% y nueve escaños. Esta última ha sido una de las grandes sorpresas de la noche, al beneficiarse Varufakis de la rabia de muchos radicales desencantados. A estas alturas del recuento se queda fuera del parlamento el partido neonazi Amanecer Dorado, con un 2,9%. Aunque superara el 3%, Nueva Democracia seguirá teniendo mayoría absoluta.

La Solución Griega es el partido sorpresa: fundado por Kyriakos Velópulos en 2016, reúne a los más nacionalistas, indignados por el reconocimiento de Macedonia del Norte y a los mas ultraortodoxos que abandonaron a los neonazis de Amanecer Dorado. Recoge también a muchos que dejaron el partido de extrema derecha nacionalista Griegos Independientes, de Panos Kamenos, que no se presentó en estos comicios.

El resto de los partidos, que no superaron el 3% de los votos a nivel nacional, no consiguen escaños. Desaparecen, además de Amanecer Dorado, el partido de la Unión del Centro y los partidos de Lafazanis y Zoí Konstandopulu, grandes figuras radicales que no votaron el tercer rescate y dejaron al partido en el verano de 2015.

Mientras que Nueva Democracia habla de «victoria histórica», ya es seguro que este partido tendrá una mayoría absoluta. Esto supone que el líder conservador, Kyriakos, como le gusta que le llamen para diferenciarse del resto de la familia Mitsotakis que tanto pesa, ha conseguido llevar a su partido, que dirige desde 2016, a la victoria y a poder gobernar sin necesidad de pedir apoyo a nadie.

Con mayoría absoluta no gobernaba Nueva Democracia desde 2007. Y tiene mayoría absoluta, gracias a que todavía no entra en vigor la reforma electoral aprobada por los radicales, por la que el primer partido no recibe 50 diputados más para poder gobernar. Este lunes jurará su cargo ante el presidente de la República y anunciará su gobierno.

Este martes jurarán sus cargos los ministros, de nuevo ante el presidente de la República, e inmediatamente después habrá Consejo de Ministros.

Aunque la composición del gobierno no se ha filtrado, sí se sabe que para cada ministro ya tiene preparado un sobre con el borrador de los decretos presidenciales que deberá presentar al parlamento, así como una lista de prioridades y deberes y cómo será la evaluación de su labor. Porque una de las cosas que imponían los acreedores y que Tsipras no quiso imponer es la evaluación de los empleados y departamentos del Estado a todos los niveles y es algo que Mitsotakis ha prometido hacer.

NUEVO PRIMER MINISTRO

El nuevo primer ministro del país no es un desconocido para los griegos.

Hijo del ex primer ministro Konstantinos Mitsotakis (1990-1993); hermano de Dora Bakoyannis, que fue alcaldesa de Atenas y ministra de Exteriores; y tío del nuevo alcalde de Atenas, Kostas Bakoyannis, el líder de Nueva Democracia es heredero de una de las familias más poderosas del país.

Se educó en el prestigioso colegio privado ateniense American College of Athens, al igual que la mayoría de los políticos y empresarios griegos. Su currículum incluye estudios en las universidades estadounidenses de Harvard y Stanford y también experiencia financiera en plazas como McKinsey o Chase Manhattan Bank.

Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido