No más Mentiras

Antonio García Fuentes

El Turismo como «alimento humano» (I)

El turismo como “alimento humano”


(I)


¿QUE ES Y QUE REPRESENTA EL TURISMO COMO UNA OPORTUNIDAD PARA LA FAMILIA…O EL INDIVIDUO…EN SU FORMACIÓN Y PROGRESO?


PREÁMBULO: Si usted lector, no es de los lugares que se citan de España; al leer este largo texto, que su imaginación le sitúe en cualquier lugar de ese interior de España, que empieza precisamente, donde acaban las playas de su litoral, pues globalmente, ese es mi mensaje.
QUE ES Y QUE REPRESENTA EL TURISMO: Mucho se ha hablado y se sigue hablando del turismo…escribir se escribe bastante menos y sinceramente creo que pensar en EL TURISMO…se piensa aún bastante menos…a mi mente vienen las contundentes palabras que pronunciara el Sr. Careaga Guadamuro, ya hace «unos cuantos lustros», con las que calificaba el fenómeno turístico nacional y el aprecio que parecían concederle «los responsables políticos de aquella España» y las que se pueden seguir manteniendo en «esta España de hoy», omito la frase ya que cualquiera introducido en el turismo español la conoce perfectamente. No obstante ello, el turismo ha sido vital para España en lo económico y muy importante en lo «inmaterial», ya que EL TURISMO es y representa «muchísimo más que el dinero que mueve» y esto se suele olvidar insensatamente.


Aun cuando escribir de turismo es muy difícil y ello por cuanto tiene unos amplísimo horizontes, yo voy a tratar de escribir resaltando primero los valores del turismo denominado «del interior» y luego reflejaré unas pinceladas genéricas y amplias sobre ese denominado «BIEN MUNDIAL», que lo es hoy de forma «muy reducida» y que lo será mañana en una amplitud difícil de imaginar, si afortunadamente…»alguna vez en esta Tierra impera la paz y la inteligencia verdaderamente humanas»…?.


Y lo hago desde esta perspectiva del interior, puesto que soy nativo de Jaén y es lógico que primero presente lo que puede ofrecer mi tierra al «turismo de todas las latitudes».- Lo hago porque pienso sinceramente que «ese es el camino», o sea, que cada cual debe empezar defendiendo «su propio turismo y luego el de los demás», dando -claro está- los valores que cada caso merezcan, siempre con el máximo grado de honestidad.


Titulo de la siguiente manera: EL ENCANTO DEL TURISMO EN LAS PEQUEÑAS CIUDADES, DEL INTERIOR

Cuando empecé a escribir este pequeño relato sobre las pequeñas ciudades del interior y el encanto de su turismo, en mi mente… estaba Úbeda, como lo estaban Baeza (verdaderas joyas del Renacimiento) Jaén (viejísima ciudad entre cuyos muros se guarecieran los «Asdrúbales» ya derrotados por Escipión) Cazorla y algunas más de ésta provincia, o de provincias también andaluzas, como pudieran ser otras «pequeñas-grandes ciudades» y cuya enumeración sería interminable, ya que todas las provincias andaluzas tienen en su interior… gran cantidad de pueblos y ciudades con atractivos suficientes, como para merecer unas detenidas visitas para enriquecerse (el propio visitante-turista) en ese «aula cultural y espiritual», que en realidad es -o debe ser- el turismo; el que como tal -y qué duda cabe de ello- es una verdadera oportunidad para la familia y su formación integral, por lo que de riqueza aporta el conocimiento «in situ» de lo que…»otros hombres o la propia Naturaleza realizaron para reflexión o deleite de las generaciones presentes y futuras»


Y me he referido a Jaén y Andalucía (y pido disculpas por ello) ya que como nativo de aquí y presidente de un modesto «centro de iniciativas turísticas provinciano»… creo mi primer deber, el decir a todo aquel que quiera oírme, lo que ofrece mi tierra madre; pero qué duda cabe, que como español, también quiero referirme a las otras «mil ciudades… o pueblos menos importantes», los que desparramados por nuestra ancha España, son igualmente contenedores o poseedores de tesoros (muchos de ellos aún por descubrir) y los que al igual que antes he dicho, merecen ser visitados por todo aquel que va buscando enriquecer su saber y conocer al hombre a través de sus obras y… a la Creación… a través de sus maravillas, ya que el ser humano, que ha llegado a cierta sensibilidad, recordará igualmente una determinada puesta de sol, que el recorrido por un determinado monumento realizado por el hombre… y por igual razón… sabrá valorar una danza autóctona, al igual que un gran concierto… como de forma parecida, valoraría una comida típica y hogareña, servida con amabilidad y sencillez, la que (posiblemente) dejaría mejor recuerdo en «su alma», que el más ostentoso de los banquetes a que hubiese asistido como comensal.- De todo esto y muy afortunadamente, aún hay muchas «reservas» en esta provincia de Jaén, en Andalucía… y en el resto de España; y todo ello, tiene un gran porvenir y futuro ilimitado, si como espero, sabemos mostrarlo a inmensas multitudes de personas, las que desarraigadas o aisladas, viven en la denominada «sociedad opulenta o de consumo», donde están, pero donde no viven, porque el vivir humano es otra cosa; y en ese vivir humano, precisamente somos bastante ricos, en las pequeñas ciudades -o pueblos- del interior de España. (Mañana el resto)

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (Aquí mucho más)

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Antonio García Fuentes

Empezó a escribir en prensa y revistas en 1975 en el “Diario Jaén”. Tiene en su haber miles de artículos publicados y, actualmente, publica incluso en Estados Unidos. Tiene también una docena de libros publicados, el primero escrito en 1.965, otros tantos sin publicar y mucho material escrito y archivado. Ha pronunciado conferencias, charlas y coloquios y otras actividades similares.

Lo más leído