Pacos

Paco Sande

Veo una España dejada de la mano de dios…

El Espectáculo que está dando el Gobierno, no es serio.

Los socios no se hablan y cada cual va a su bola, parece de risa, pero la cosa es muy seria.

Ni el PSOE, ni Podemos tienen legitimidad para gobernar  y ni siquiera son capaces de ponerse de acuerdo en la forma de hacerlo.

Como Presidente, tenemos a un señor que vendería a su madre con tal de seguir en el poder.

Tenemos un Gobierno que basa su defensa en desenterrar y derrotar a Franco, en remover hechos, recuerdos y rencores, que ya estaban más que olvidados y que enfrentan –de nuevo- a españoles contra españoles, mientras él se alía con ETA, una banda criminal que seguía asesinando a sangre fría no hace más de diez años, y nos asevera que ahora son hombres de paz y que hay que pasar página. ¡Hay que joderse!

Un Gobierno que, con tal de contentar a sus socios, los nacionalistas catalanes, les da lo que pidan y cuando lo pidan, incluso prohibir al Rey acudir  a Barcelona, a la entrega de despachos a los nuevos jueces, como hace todos los años, mientras éstos, los nacionalistas, siguen adelante, y derrochando caudales a chorros, en su plan de fundar su republiqueta independiente.

Veo a un Presidente que “duerme tranquilo” mientras su Vicepresidente, y alguno de sus ministros, se han echado en tumba abierta al acoso y derribo del Jefe del Estado y por ende, del Estado en sí.

Y veo a una España, en medio de una pandemia impresionante, que nadie sabe cómo ni cuándo acabará, invadida por lo más granado del África tropical –que siguen llegando a millares cada día a nuestras costas-, dejada de la mano de Dios y arruinada completamente. Una ruina que empezó con aquel bobo solemne llamado José Luis Rodríguez Zapatero, y que culminará debido a las ansias de poder de Pedro Sánchez, un mentiroso compulsivo, engreído, vanidoso, obsesionado con ser Presidente del Gobierno y carente de todo escrúpulo.

Y, por si llegada a los destinos de España, de este sujeto, fuere poco, nos metió en su Gobierno a ese Caballo de Troya, llamado Pablo Iglesias, verdadero cáncer de nuestro país, el cual, ya no en unos pocos años, sino en cuestión de meses, amenaza con convertir a España en otro estado fallido, en un paramo, arruinado y sin aliento para revelarse, igual que está Venezuela.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído