Pacos

Paco Sande

Bienvenidos a la dictadura de Sánchez.

Lo ha hecho. Nuestro Presidente, Pedro Sánchez Castejón ha consumado el Golpe de Estado.

Ha eliminado el delito de sedición y rebajado la malversación, ley hecha ad hoc para beneficio de sus corruptos amigos, los independentistas

Con la entrada de los miembros del Tribunal Supremo, César Tolosa y María Luisa Campo y la que fuera asesora de la Moncloa, Laura Diez y el ex ministro Juan Carlos Campo, en el Tribunal Constitucional, queda consolidada una mayoría “progresista”, que se mantendrá hasta al menos junio del 2030.

Y eligen como Presidente de este órgano a Cándido Conde Pumpido, hombre claramente izquierdista. O sea, un hombre del régimen sanchista, un farsante, siniestro y tramposo, un insulto a la justicia.

Con este movimiento la división de poderes se va al garete. El único poder que hay ahora mismo en España, es Pedro Sánchez.

¡Lo ha conseguido!

Bienvenidos a la dictadura de Sánchez.

Tenemos como Presidente a un ególatra, un ser implacable y monstruoso, un ataque directo a los cimientos de nuestra democracia.

Su perversidad choca frontalmente contra los principios que deben regir cualquier democracia.

Un egoísmo ilimitado. Un despiadado implacable e inhumano desprecio por todo lo que no se ajuste a su idea, a su afán de poder. Su objetivo es seguir perpetuándose como Presidente.

Un desprecio total hacia el hombre y la mujer común.

Ni en su alma, ni en su corazón hay lugar para sentir el sufrimiento que provoca. No le preocupa lo más mínimo que tan descabellada arrogancia, traiga penurias, ruina, sufrimiento y penalidades sin cuento, hasta el extremo de llevar a algunos al desahucio y al suicidio.

Y a su manera es perfecto, tramposo, embustero, carente de cualquier escrúpulo.

El perfecto agente del caos.

Le importa un pepino vender a su país para satisfacer so egolatría. Su convicción es que, si él se hunde, España se hundirá con él, porque ese es el problema de los dictadores y los demagogos, solo permiten que las cosas sean a su manera. O ellos ganan o todo el mundo pierde.

Un nubarrón negro de tormenta se cierne sobre nosotros, pero no somos los únicos, porque el resto del mundo en general y  los países occidentales en particular, no están mucho mejor.

Holanda crea el Ministerio del nitrógeno, para acabar con las “emisiones perjudiciales” de las macro granjas porcinas.

Nueva Zelanda crea un impuesto a los gases de las vacas.

En Oxford van a dividir la ciudad en zonas, en las que los habitantes de una zona no podrán desplazarse a otra sin pedir un permiso de antemano y por un motivo explicito.

Una vez conseguido este permiso, el desplazamiento tendrá lugar dando un rodeo por la circunvalación de dicha ciudad y nunca atravesándola por el centro.

Lo mismo aplica si la intención del ciudadano es viajar a otro pueblo o ciudad.

El plan es que, los ciudadanos tengan todos los servicios necesarios dentro de su zona, a los que podrán acudir andando o en el transporte público.

Este concepto lo llaman: Confinamiento Climático.

En realidad, de lo que se trata es de: privarnos de nuestra libertad y meternos en establos como el ganado.

De momento es solo un ensayo, dicen, pero si se les consiente, pronto lo harán por ley y ya será una norma más que estaremos obligados a cumplir.

Les salió bien el confinamiento de la “pandemia”, con ella se dieron cuenta de hasta donde nos podían llevar, ahora van a por el siguiente paso y no pararán hasta conseguirlo.

Solo necesitan que una generación lo acepte para que la siguiente se crea que siempre fue así.

Porque esto es lo que ocurre en el mundo, estamos siendo manipulados por una elite y se aprovechan de malos gobiernos y malos gobernantes para que les hagan el trabajo sucio.

Y nosotros en eso, en mal Gobierno y mal Gobernante, tenemos el cupo lleno.

MARCAS

TODAS LAS OFERTAS DE TU MARCA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas online de tu marca favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído