Palpito Digital

José Muñoz Clares

No es hora de echar cuentas

Si los del PSOE fueran listos sabrían que a estas alturas el precio por desdecir al difunto Sánchez y bajarlo de su obsesión personal ya lo han pagado con creces.
Por una parte, el descosido catalán se creen ellos que les va a costar sólo la ruptura de la disciplina de voto, cuando lo que se ve venir con claridad es la ruptura del grupo: los catalanes se quedarán con su PSC, que pactará con el nacional hasta que pongan sobre la mesa la secesión, con la que mantienen muy serios devaneos, y entonces el costurón se hará definitivo y no habrá más PSOE de ámbito nacional ni PSC constitucionalista. En cuanto a los seguidores del difunto, están tan encastillados como él en un no visceral a Rajoy, a los votantes del PP y al PP mismo como encarnación de todos los males de este universo mundo. La prédica del difunto ha calado hondo, y ha venido a darle aparentemente la razón la podredumbre, más que corrupción, con que cargaba ese partido desde que pasó por las manos del líder eterno, Aznar, al que todos hacían santo cuando, en realidad, fue el que incubó el huevo del que nació la serpiente. Era y es Aznar, por decirlo en forma elegante, un perfecto liberal al estilo Romanones, y los liberales como mandan los dioses en materia de dinero no se dejan meter mano, al contrario, son ellos los que meten mano a todo monedero o cartera que les pille cerca. Trump es también un liberal mete manos pero especializado en mujeres, a las que ya saben por qué parte las coge – la parte contratante de la primera parte – so pretexto de que él es famoso; él se iba directo al grano – valga la metáfora – y si daban juego jugaba y. si no, a ver si se atrevían a meterse con un tipo forrado de pasta y acostumbrado a pisotear al personal.
Por otra parte, están ahora los socialistas pensando que propiciar un gobierno de Rajoy les va a hacer perder muchos votos, y no se dan cuenta de que la fuga ya se ha producido. El ala cerril – ellos dicen que puros – ya está con Podemos. Y siendo las cosas así, ¿qué es lo que están pensando? La única baza ganadora que tienen es no conducirnos a terceras elecciones, el único pozo en el que pueden encontrar algún agua con la que pasar un desierto enormemente largo que tiene por delante ya, no cuando encuentren los 11 malditos que habrán de abstenerse – o alegar asuntos prostáticos – para que gobierne la lista más votada. Y desde esa derrota, que lo es por haberse fijado unas metas que no estaban a su alcance, deben afrontar el futuro identificando claramente al que es ahora mismo su enemigo, Coleta Morada, patriota de la gente, que les va a robar la cartera con gran parte de la militancia dentro tal como ha hecho con IU, por más que llevarse por delante al esperpento que dejó Anguita no era tarea difícil y lo mismo se lo podía haber llevado la Adoración Nocturna por poco que hubieran propagado que Jesucristo era un camuflado del PCE.
Así que están los socialistas sin capacidad alguna de maniobra, pues la única opción a su alcance es desdecirse del magnicidio, resucitar al difunto, no posibilitar la investidura y adelantar cuatro años el reventón que han de dar en las próximas elecciones, sean estas cuando sean. Porque entronizar a un chulo de barrio y jalearlo en plan libro rojo de Mao – el enemigo de mi enemigo puede ser mi amigo – tiene un coste a la corta, como estamos viendo todos menos el atribulado Fernández, cuyo papel no le deseo ni siquiera a Willy Toledo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

José Muñoz Clares

Colaborador asiduo en la prensa de forma ininterrumpida desde la revista universitaria Campus, Diario 16 Murcia, La Opinión (Murcia), La Verdad (Murcia) y por último La Razón (Murcia) hasta que se cerró la edición, lo que acredita más de veinte años de publicaciones sostenidas en la prensa.

Lo más leído