Los cayetanos y los borjamaris

Los cayetanos y los borjamaris

El derecho a la manifestación es uno de los primeros a salvaguardar en toda democracia. Un político al uso diría que es “inalienable”, yo prefiero decir que es “impepinable”. El mismo derecho tenían los “rojos piojosos” del 15M que tomaron para sí la puerta del Sol que los “pijos fachosos” que ahora toman una esquina del barrio de Salamanca.

Usted podrá simpatizar más con unos que con otros, yo también, pero ambos tienen el mismo derecho. Solo los políticos más sectarios, menos demócratas, aprovecharán para criticar al contrario, incluso para denigrarlo por pensar de otra manera. Tengo yo para mí, esta es una sección de opinión, que la izquierda no está habituada a dejarse pisar la calle, que es su terreno habitual, y en esta ocasión los sectarismos les han estallado delante. Y a Pablo Echenique, las contradicciones. A mí me gusta que las gentes de derechas, siempre tan asustadizos para protestar y salir a la calle, siempre tan de “a mí, mientras no se metan conmigo…”, se hayan echao p’alante y tomado la iniciativa, una iniciativa extraña para ellos.

Personalmente estoy hasta las gónadas de aguantar este encierro por culpa de la ineptitud de un gobierno (obsérvese que no hablo de ideología) que se pasó por el forro de la indiferencia lo que durante varias semanas estaba pasando en Italia. Como si no hubiera una embajada española en Roma, como si no hubiera consulados en las diversas regiones. Como si no hubiera diversos avisos internacionales. Como si no llegaran aviones de China cada dos por tres.

Gracias a su cortedad de vista, a su nula iniciativa, a su “dejar hacer, dejar pasar”, debemos lamentar miles de muertos y los vivos estamos encerrados en vida, con derechos limitados, incluido el de circulación.

Pero la casa se les cae por los pies a los “cayetanos” cuando se pasan por el forro de sus caprichos normas elementales como las de distancia social, distancia de sanidad. Agruparse en las actuales circunstancias es un error grave que, sobre todo, puede extender la enfermedad, pero que proporciona armas dialécticas a sus contrarios. Son tan insensatos como esos peatones que llenan las estrechas aceras del centro de mi ciudad cada tarde al llegar las ocho, tan insensatos como los que van y vienen de tienda en tienda, de supermercado en supermercado, de farmacia en farmacia, sin llevar mascarilla, sin guantes, sin mantener las distancias mínimas imprescindibles. Memos e insensatos, como un gobierno que no ha ordenado a todos los ciudadanos ponerse la mascarilla desde el minuto uno… porque fue incapaz de prever la situación y ponerlas a nuestra disposición.

ENCUENTRA LOS PRODUCTOS QUE TE INTERESAN

¡¡¡ BÚSQUEDA DE LAS MEJORES OFERTAS ONLINE !!!

Obtener los mejores resultados de tu búsqueda de productos

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Pedro de Hoyos

Escribir me permite disfrutar más y mejor de la vida, conocerme mejor y esforzarme en entender el mundo y a sus habitantes... porque ya os digo que de eso me gusta escribir: de la vida y de los que la viven.

Lo más leído