Silvia Casasola: «Juan Antonio Cebrián descubrió que de madrugada se podían tocar más temas libremente»

Silvia Casasola: "Juan Antonio Cebrián descubrió que de madrugada se podían tocar más temas libremente"

Miguel Pato y Ana Avellano (PD)-. Juan Antonio Cebrián fue un maestro, un faro para periodistas, para amantes de la radio que en las noches de tormenta mediática buscan y encuentran el consuelo de La Rosa de los Vientos que les guía. Y sólo dos palabras les devuelven a la realidad: Fuerza y Honor.

Cuando Madame Curie aceptó la cátedra de la Sorbona que había quedado vacante a la muerte de su marido Pierre, en el discurso, su primer párrafo fue el último del discurso que había pronunciado su esposo. Así, honró su memoria y lanzó el mensaje que su anhelo era continuar lo que él había empezado.

Así es también Silvia Casasola que, con la ayuda de Fernando Rueda, inicia su carrera como escritora hablando de lo que construyó su marido. Lo hacen en las páginas del libro “Fuerza y Honor” (Temas de Hoy), lema vital de Cebrián que supo trasmitir a los cientos de miles de amigos que le seguían a través de la radio.

Ellos, los oyentes, “las legiones de Cebrián”, son parte esencial de su historia. Él, al contrario de lo que algunos pudieran pensar, no se creía ni mucho menos un gurú sino un amigo.

“Tenía una forma innata de contactar con los oyentes. Independientemente del oyente, siempre se dirigía a amigos. A cientos de miles de amigos”

En esta biografía profesional se cuenta la historia de un hombre que con tesón, sin rendirse nunca, alcanzó sus sueños y metas profesionales. Y un buen día llegó la madrugada. Rehuyó de formulas “sensibleras” y aportó cultura.

“Me atrevería a decir que Juan revolucionó la noche. Abrió la puerta a los magazines nocturnos e hizo descubrir a muchos que a esas horas se podían tocas más temas y ser más libres”

Siempre decía que “por trabajo no será” y echaba horas y horas en los estudios de Onda Cero hasta que se fue materializando el genio en que se desveló. Su libro es, por tanto, también “un homenaje a los incomprendidos, a los autodidactas y a los diferentes”.

“Juan fue un autodidacta. Por eso queremos que este libro sirva también para aquellos momentos en los que una persona cree que está estancada.

Una persona cuando realmente está interesada en algo no tiene límites salvo los que se marca a sí mismo. Si de verdad quieres algo, tarde o temprano lo conseguirás. Yo lo he vivido así con mi marido. Es un claro ejemplo de ello”.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído