El País despliega a sus ‘escribidores’ para tratar de justificar su ‘erección’ con Berlusconi

El País despliega a sus 'escribidores' para tratar de justificar su 'erección' con Berlusconi

(PD).- Silvio Berlusconi se lo quiere hacer pagar a El País. Mientras el primer ministro italiano ha acudido a los tribunales para defender lo que él entiende que es una agresión a su intimidad, el diario de Prisa se ensaña con ‘Il Cavaliere’ y trata de justificar la publicación de las escandalosas fotografías, en las que se podía ver hasta al ex primer ministro checo Mirek Topolanek desnudo y con una erección. Por si pierde en los tribunales, El País va preparando a sus lectores para ganar al menos por el lado de la propaganda.

En El País hay Berlusconi por todos los lados desde la publicación de las famosas fotografías. Pero pasados los días, insisten en autojustificarse por la publicación de estas imágenes que podrían encajar en una vulneración del derecho a la intimidad de Silvio Berlusconi.

Lo primero, una opinión de experto. Marc Carrillo, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Pompeu Fabra, escribe en las páginas de El País:

«Berlusconi, sin embargo, ha considerado que la publicación de las fotos tomadas en su finca de Cerdeña, aun difuminando la imagen de sus protagonistas, atenta contra la intimidad de sus invitados y ha anunciado acciones legales contra este diario. Sin embargo, hay poderosas razones de orden jurídico, basadas en el interés público de la información difundida, que permiten sostener que el derecho a comunicar información sobre estos hechos no puede ser restringido».

Y concluye agarrándose al argumento del «interés público».

«La sociedad italiana ha de tener la oportunidad de contrastar a través de la información estas miserias que la afectan y, por eso mismo, la aparición de las fotos de Cerdeña es de interés público, porque consiguen de ese modo consolidar una opinión pública libre».

Por si alguien no está convencido de la legalidad de la publicación de las fotos, el diario incide con una Carta al Director de un tal Víctor Zecchetto.

«Me encuentro en Roma desde hace algún tiempo, como profesora visitante en la Universidad de La Sapienza, por lo que me está tocando vivir el fascinante día a día del bochornoso espectáculo que el presidente del Consejo, el señor Berlusconi, está ofreciendo a toda Europa.

Únicamente quiero expresar mi admiración a El País -admiración compartida por los profesores italianos con quienes trabajo- por el coraje que ha demostrado publicando unas fotografías que aquí han sido secuestradas, dejando patente que este nuevo Tiberio no tiene omnímodo poder más que -por ahora- en Italia. Eso sí, cuando preguntas cómo es posible que un personaje de esta categoría rija los destinos de todo un pueblo, resulta que «nessuno lo ha votato». Será por vergüenza ajena de un vergonzoso clientelismo político.- María Eugenia López-Lambas. Roma, Italia.

Deseo expresarle mi más caluroso apoyo por haber publicado las fotos del caso Berlusconi. Pero no porque me interese ver sensacionalismo, sino para que la gente de Europa (o al menos de España) sepa quién es ese personaje. Berlusconi tiene encima muchas causas judiciales, pero se zafa siempre porque su dinero compra la justicia.

Ahora quiere iniciarle un pleito al diario El País, ya que se imagina que puede hacer en España lo mismo que hace en Italia donde es dueño de casi todos los medios.

No se dejen amedrentar por el salumiere (eso de Cavaliere le queda muy grande), pues es un pobre diablo con plata. No tiene altura ética para gobernar un país de Europa. Escribo esto como italiano residente en Buenos Aires».

Elvira Lindo, destacada opinadora de Prisa, escribe también:

«Lo tremendo de todo esto es que tiene un tufillo a salsa rosa. Hay un país donde su primer ministro se ha convertido a la vista de todo el mundo en el dueño literal de la justicia y los medios de comunicación, que ha hecho su carrera, en parte, con ayuda de la izquierda y los votos de los ciudadanos, y se le quiere presentar como único responsable de la degradación de Italia: Berlusconi, el payaso, el patán, el maleducado, el ridículo, el mujeriego, el consumidor de viagra, la cosa, el fascista, el censor. Pero no es un malo de película. Este individuo ha acumulado el poder en un sistema democrático; cómo ignorar la torpeza o incluso la connivencia de la oposición, la desidia de los ciudadanos, el machismo populista, la tendencia a aceptar el trapicheo, a saltarse las leyes, a la fe en el pillaje».

Lindo esquiva el tema que afecta al pleito del diario con Berlusconi: ¿Han agredido la intimidad a la que tiene derecho hasta Berlusconi? El dario ya va preparando a sus lectores para que tengan una respuesta.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído