ALATRISTE QUISO AJUSTAR CUENTAS PERSONALES CONTRA ELLA Y LAS REDES LE DIERON LA ESPALDA

2019, el año en el que el vanidoso Pérez-Reverte perdió el favor de Twitter por comandar la campaña contra la historiadora Roca Barea

El escritor cartagenero incurre en un error absurdo de identificar las tesis de Roca Barea con el argumentario de la derecha política.

2019, el año en el que el vanidoso Pérez-Reverte perdió el favor de Twitter por comandar la campaña contra la historiadora Roca Barea

Durante años, Arturo Pérez-Reverte fue considerado una especie de semidiós en Twitter, con el que tenía un idilio los domingos por la tarde.

El escritor y articulista era un ejemplo de influencia aquellos días y de uso mesurado de las nuevas tecnologías cuando abría ‘el bar de Lola’. Allí, opinaba fiel a su estilo, con contundencia y sin mediastintas, sobre las diferentes cuestiones, de actualidad o no, que le planteaban sus lectores y seguidores.

Era tanto su alcance e influencia, que los medios de comunicación recogíamos con fruición parte de esas opiniones al comprobar la expectación que levantaban.

El creador de Alatriste le cogió además gustillo a la polémica y en más de una ocasión incendió más de una discusión para retirarse cuando tenía a dos o más seguidores defendiendo posturas contrarias e irreconciliables. Era un ‘tuitstar‘ que sabía aprovechar además para promocionar sus novelas y sus artículos.

Sin embargo, su vanidad le llevó a despreciar a muchos de los que no acababan de estar de acuerdo con sus posturas, cada vez más exaltadas, y a atacar sin problemas a los medios de comunicación que en la lucha feroz por el clic y el tráfico (y por ende, la supervivencia) solían hacerse eco de sus tuits. Fue el caso de PD, al que dedicó bastantes críticas al considerar que ‘no se le dejaba en paz’.

En las últimas fechas, Reverte parece haber perdido encanto. O quizás demasiadas personas le han tomado la matricula. Todo ha venido a cuenta de sus críticas a la historiadora María Elvira Roca Barea, que acaba de publicar su último ensayo, ‘Fracasología’.

Sin entrar en las razones personales de uno y otro, parece claro que Reverte ha intentado armas su discurso y su razón en que Roca Barea es la típica cronista jaleada por la derecha política (y tuitera). Esta ceguera, muy simplista al acotar las razones del enfrentamiento en que todo se resume en las dos Españas y en el o conmigo o contra mí, le ha acabado por pasar factura.

Cree Reverte que Roca Barea es el tratamiento vitamínico que necesita la derecha para «su anemia intelectual». El autor de Alatriste sin duda, sabía lo que se traía entre manos. Ávido de ajustar cuentas personales por las críticas que le hizo la autora en el pasado a sus obras a nivel histórico, midió mal los tiempos y no recayó que la campaña de boicot alentada por El País, del grupo PRISA, en cuya editorial él amansó una fortuna , contra ‘Fracasología‘ le situaba a él en el punto de mira de las siempre cambiantes y turbulentas redes sociales. Al igual que le pasó a Podemos y a célebres trolls de la izquierda, la criatura que creía controlar gracias a sus miles de seguidores, puede darle la espalda.

Lo que es cierto es que en 2019 la popularidad tuitera del cartagenero ha caído y es fácil encontrar críticas y ataques por su desmesurada campaña contra Roca Barea, donde más que una entusiasta intención de aportar algo al debate sobre el pasado y la leyenda negra de España ha habido un intento de hacerle pagar unas críticas que él no tolera. Ya veremos si razona y deja de echarse al monte o por el contrario su vanidad le acabará por sepultar en 2020.

Por qué El País acribilló a Roca Barea

Roca Barea ha insistido en sus obras en asegurar que en la actualidad hay mucha hispanofobia, que España no se comportó como una potencia malvada y sangrienta cuando conquistó América, la falta de autoestima de los españoles por culpa de la ‘leyenda Negra’ y que la propaganda antiespañola está más vigente que nunca.

Esto a El País (y a Reverte, por motivos distintos) no le ha gustado. Y el diario de PRISA se ha lanzado a la yugular de la autora.

Ha sido tan llamativo la campaña en su contra que se ha perpetrado que un grupo de intelectuales ha firmado un manifiesto en su defensa contra este acoso.

El inicio de la campaña en El País motivó una recogida de firmas en respuesta al periódico, y en defensa de la autora, a la que se han suscrito personalidades como el escritor Fernando Savater; el periodista Arcadi Espada; el dramaturgo Albert Boadella; el filósofo y experto en Educación Gregorio Luri; Carmen Iglesias, directora de la Real Academia de la Historia o el novelista Javier Moro.

Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído