LA IZQUIERDA SE QUEJA EN TVE DE LA INAUGURACIÓN DEL HOSPITAL ZENDAL EN MADRID

El Quilombo / Cabrera cierra la boca a Nebot: «Si lo hace Barcelona, cojonudo; si lo hace Madrid, es una mierda»

España es ese país en el que la gente protesta por la inauguración de un hospital.

Un hospital no debería ni de izquierdas ni de derechas… salvo en España donde la auténtica pandemia que no tiene vacuna es el sectarismo.

Si lo levantan los comunistas chinos en tiempo récord es una proeza; si lo hace Isabel Díaz Ayuso es un despropósito y merece quedarse sola como si fuera la peste. Solo la izquierda es capaz de convertir el inaugurado Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal en una operación de acoso y derribo.

Ni siquiera el ministro de Sanidad, Salvador Illa, tuvo la deferencia con los madrileños, después de haber alabado a Madrid: «Nadie me tiene que contar que es una ciudad admirable, que resiste, que acoge, que se levanta y que no pregunta. Es imposible no sentirse cerca de un lugar que te hace sentir como uno más», dijo Illa en octubre de 2020.

¿Se imaginan lo que dirían si el hospital lo hubiera impulsado Ada Colau o Quim Torra para colocar a los enfermeros de Podemos que pululan por las televisiones? Hasta Iván Redondo hubiera ido a agachar la cabeza en señal de respeto.

«Ayuso abre un hospital y casi tiene que pedir perdón porque aún no funciona al cien por cien. En cambio, Fernando Simón puede mentir abiertamente y la izquierda lo convierte en un icono incontestable», dice con razón ABC en su editorial.

El argumentario de los tertulianos de izquierdas (Marta Nebot, María José Landaburu…) que se pasó por el programa ‘La Hora de la 1’ que presenta Mónica López en TVE era un recital: «Es un hospital vacío, a medio terminar, sin personal sanitario suficiente y que a pesar de estar ya inaugurado todavía no está preparado para acoger a pacientes, es un despilfarro de 100 millones de euros…».

Hasta que le llegó el turno al médico José Cabrera. El forense no estaba para tonterías y dio un recital de sentido común tapando la boca de aquellas como Nebot que hablaban de despilfarro:

«Cien millones de euros es lo que se pierden en la piscina de millones que se han derrochado en esta pandemia sin saber a dónde han ido. El Gobierno central ha dilapidado miles de millones de euros en mascarillas que no servían. ¡Qué me contáis! ¡Relato político! Si lo hace Barcelona, es cojonudo. Si lo Madrid es una mierda»

Por cierto, despilfarro son los manguerazos de dinero público que ha recibido la empresa del marido de Mónica López, expedientada y sancionada en 2014 por utilizar recursos de la cadena pública con fines privados y a espaldas de la dirección.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído