CONEXIÓN QUILOMBO

El Quilombo / ¡Última hora! Las TV de Sánchez descubren la xenofobia contra los castellanohablantes en Cataluña

Las amenazas a la propietaria de una pizzería de Barcelona por no atender en catalán a un cliente ha permitido que las televisiones vendidas al Gobierno de Sánchez descubran un fenómeno asombroso: en Cataluña se persigue a los castellanohablantes.

Y es asombroso porque hasta hace unos días, en esas mismos platós podían aparecer tertulianos como Toni Bolaño (ex jefe de prensa de José Montilla) insultando en ‘Espejo Público’ y con permiso de Susanna Griso a la «fascista» Rocío Monasterio por esparcir odio contra el catalán.

«Yo no me siento perseguido en Cataluña. Esa historia que la ultraderecha fascista de este país está aireando todo el día de que estamos perseguidos… pues señora Monasterio o señor Abascal, no estamos perseguidos los que hablamos castellano en Cataluña»

La presentadora catalana no le quitó una coma al comentario de Bolaño. En su programa siempre hay lugar para una cerrada defensa de la inmersión lingüística en Cataluña y Griso siempre ha defendido la imposición del catalán.

Fue comentada su discusión con Rocío Monasterio cuando la dirigente de VOX afirmó en su programa el 09 de diciembre de 2020: “¿Cómo puede ser que un niño en Catalunya no pueda hablar en español en el patio?”.

“No creo que haya ningún niño al que se le prohíba hablar en español en el patio. Pasaba antes, durante el franquismo, que no te dejaban hablar en catalán. Eso sí que estaba prohibidísimo”.

Es llamativo que Griso desconozca la existencia de la Plataforma per la Llengua, la ONG que recibe suculentas subvenciones por espiar a los niños que no hablan catalán en los patios del colegio.

Griso sabe perfectamente lo que ocurre en Cataluña pero como buena equidistante prefiere no comprometerse, nadar y guardar la ropa ante el separatismo.

Dos días después del alegato de Bolaño, una modesta pizzera del barrio del Clot en Barcelona venía a cerrarle la boca al chico de los recados del PSC en el mismo programa donde se había dicho que no había problema con el castellano.

La propietaria de la pizzería lleva viviendo un calvario desde que le pidió a un cliente que le hablara en castellano para poder entenderle mejor a lo que el hombre «muy nervioso» le contestó que «le estaba quitando el derecho de hablar en su lengua».

Al otro día, la fachada del local amaneció llena de pintadas.

Michela Placido, la dueña del local, recibió cientos de mensajes en donde la invitaban a marcharse de Cataluña.

Risto Mejide también la entrevistó en Cuatro y como catalán le manifestó su apoyo. Y dijo algo muy frecuente que la izquierda suele decir de forma habitual para quitarle hierro a este tipo de agresiones: «Son cuatro descerebrados».

La realidad es muy diferente: estos energúmenos que atacan a los castellanohablantes cuentan con un gran colchón social.

La prueba es que el mesanje en el que se amenazaba a Michela Placido tuvo miles de retuits en Twitter. Fueron tantas las amenazas en las redes sociales que consiguieron bloquearle todas las cuentas del restaurante. Y eso no lo consiguen ‘cuatro gatos’.

«En todo nacionalismo hay un pozo de xenofobia», dijo Javi Gómez, tertuliano de TEM. Toma nota, Bolaño.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído