"Me quité el piercing, pero no me apetece quitarme la coleta"

Pablo Iglesias: «Me sorprende estar tan de acuerdo con el Papa Francisco»

"No hice la mili ni la prestación social; me declaré objetor de conciencia"

Gano como eurodiputado 1.930 euros al mes; el resto del dinero, unos 4.000 euros, lo dono (a Podemos)

Es innegable que la campaña de ‘Podemos‘ y especialmente su estrategia en Televisión y en redes sociales, ha sido muy efectiva.

Pero el más atrativo e inteligente de los comunicadores, la mejor campaña y las más acertadas propuestas hubieran sido inútiles si no se hubieran movido en un campo abonado por la desidia, la rabia y la desilusión.

A eso se han sumado factores como que destacados miembros del PSOE, de los que la exministra María Antonio Trujillo es un ejemplo, optaron por dejarse apresuradamente ‘coleta‘, la frivolidad de los gurus del PP estimulando la presencia de los antisistema en medios masivos de comunicación, la ceguera de numerosos expertos atribuyendo a los ‘politicólogos‘ del grupo Pablo Iglesias la representación única de la izquierda, la obsesión por la audiencia de las cadenas de televisión y la complicidad de un nutrido grupo de periodistas, que descalifican a los colegas por contar simplemente lo que han dicho o hecho lo de Podemos y dando a este partido patente de ‘virginidad‘.

Lo de los presentadores de LaSextaNoche, Telecinco y de forma destaca lo que hace en su programa matinal Jesús Cintora en Cuatro TV, es para hacerselo mirar profesionalmnete. Pero no es una excepción.

Un ejemplo de ‘entrega a los coletudos’ y como periodista avezados, que deberían inquirir hasta el fondo y sin embargo permiten que se vayan de rositas y escondan su banderas, es la entrevista que este 4 de noviembre de 2014, le hacía el ya veterano Arsenio Escolar a Pablo Iglesias en el gratuito 20Minutos y de la que extraemos algunos fragmentos:

¿Cuánto ganaba en la universidad y cuánto gana ahora?

Como profesor titular interino ganaba 950 euros al mes. Ese sueldo lo complementaba mientras no salía en la televisión con cursos que hacía o con publicaciones. Cuando empecé a salir en la televisión, completaba esos ingresos, a pesar de que por lo menos la mitad de lo que ganaba por salir en la televisión lo donaba a La Tuerka, para que La Tuerca pudiera existir. Ahora mismo, gano como eurodiputado 1.930 euros al mes, que son tres salarios mínimos españoles, en 14 pagas. El resto del dinero que cobramos como salario, más o menos 4.000 euros, lo dono. Una parte a Podemos y otra parte a La Tuerka. Además de esos ingresos tengo lo que me pagan por dirigir un programa de televisión que se llama Fort Apache.

Aparte del salario, los europarlamentarios tienen otros ingresos.

Tres conceptos más. Tenemos un dinero que sirve para gastos de oficina, que es con lo que pagamos esta oficina en la que estamos aquí [Madrid], y que es más o menos en torno a 5.000 euros al mes. Hay además en torno a 12.000 euros al mes para hacer contrataciones, para asistentes tanto en España como en Bruselas y en Estrasburgo, y gracias a esos dineros tenemos un equipo de compañeros que trabajan allí en labores de asesoramiento, en labores de prensa o en labores de trabajo en el grupo parlamentario. Y además hay dietas, 304 euros al día, que es una barbaridad de dinero. Nosotros utilizamos una parte de esa cantidad para cubrir el dormir allí y el vivir allí. Yo comparto piso con un compañero, con uno de los asistentes. El resto de dinero que no nos gastamos no es un dinero que podamos dedicar digamos que específicamente porque son dietas, pero todos hacemos donaciones a causas sociales con el dinero que no nos gastamos en alojamiento o en manutención allí. Gano como eurodiputado 1.930 euros al mes; el resto del dinero, unos 4.000 euros, lo dono.

¿En Madrid vive de alquiler o tiene casa propia?

En Madrid vivo en una casa que es de mi madre, que era antes de mi abuela y que cuando mi abuela falleció, heredó mi madre. Una casa que está en el Puente de Vallecas.

¿Tiene hipoteca?

No.

¿Y plan de pensiones?

No.

¿Es de los de ir al gimnasio?

Lo era hasta que empezamos la campaña electoral. Era de salir a correr dos o tres veces por semana, e ir al polideportivo, no al gimnasio. Ahora he dejado de hacerlo y lo quiero recuperar.

¿Qué hacía en el polideportivo?

Hacia pesas. No como para ponerme muy grande, pero me gustaba hacer abdominales y fondos de brazos, flexiones y salir a correr. He dejado de hacer eso desde el mes de enero y lo echo muchísimo de menos. Estoy mucho más delgado, estoy mucho peor.

¿Es miembro de alguna ONG?

Soy socio, solamente pago y me envían la información de Aldeas Infantiles.

¿Hizo la mili?

No. En la época en la que a mí me tocaba hacer la mili, los colectivos en los que yo participaba éramos partidarios de la insumisión y de la insumisión a la prestación social sustitutoria, no al servicio militar obligatorio. Me declaré objetor de conciencia con 16 años, no sin dificultades porque me quise declarar objetor de conciencia por razones políticas, pero no me lo permitieron, porque no se permitía esa razón. Te lo permitían hacer por razones religiosas, pero por razones políticas no, y después estuvieron tres años sin llamarme para hacer la prestación social sustitutoria y después de los tres años por lo visto pasabas según la suerte al equivalente de lo que sería el excedente de cupo en el servicio militar. No hice la mili ni la prestación social; me declaré objetor de conciencia.

¿Y eso le libró?

No tuve que hacer ni el servicio militar ni la prestación social. Reconozco que ha cambiado mi visión sobre eso, cada vez tengo más claro que los ejércitos son imprescindibles para una sociedad democrática.

¿Y el gasto militar en España le parece correcto?

Que haya gasto militar me parece correcto.

¿El real que hay ahora?

No, porque creo que tiene que ver con los negocios de algunos altos mandos militares, que se han convertido en empresarios y no en servidores a la patria.

Antes hacía una mención a lo religioso. ¿Usted es religioso?

No. Pero la verdad es que escuchando al Papa que han puesto me llama la atención estar tan de acuerdo con él.

¿Va a acabar siendo religioso?

No, no creo. Soy nieto de un socialista que era profundamente católico y tengo un enorme respeto por las personas con un sentimiento religioso y de hecho, con buena parte de los compañeros con los que mejor me entiendo, son creyentes. Yo no lo soy, pero creo que es una cuestión completamente secundaria, cuando compartes valores morales con alguien, creer o no creer en la trascendencia de la identidad de uno después de la muerte es un elemento secundario.

¿Tiene un alto concepto de sí mismo?

Supongo que a veces demasiado. Creo que uno de mis mayores defectos es un exceso de arrogancia a veces, o de soberbia.

 

 

¿Cuánto ganaba en la universidad y cuánto gana ahora? Como profesor titular interino ganaba 950 euros al mes. Ese sueldo lo complementaba mientras no salía en la televisión con cursos que hacía o con publicaciones. Cuando empecé a salir en la televisión, completaba esos ingresos, a pesar de que por lo menos la mitad de lo que ganaba por salir en la televisión lo donaba a La Tuerka, para que La Tuerca pudiera existir. Ahora mismo, gano como eurodiputado 1.930 euros al mes, que son tres salarios mínimos españoles, en 14 pagas. El resto del dinero que cobramos como salario, más o menos 4.000 euros, lo dono. Una parte a Podemos y otra parte a La Tuerka. Además de esos ingresos tengo lo que me pagan por dirigir un programa de televisión que se llama Fort Apache. Aparte del salario, los europarlamentarios tienen otros ingresos. Tres conceptos más. Tenemos un dinero que sirve para gastos de oficina, que es con lo que pagamos esta oficina en la que estamos aquí [Madrid], y que es más o menos en torno a 5.000 euros al mes. Hay además en torno a 12.000 euros al mes para hacer contrataciones, para asistentes tanto en España como en Bruselas y en Estrasburgo, y gracias a esos dineros tenemos un equipo de compañeros que trabajan allí en labores de asesoramiento, en labores de prensa o en labores de trabajo en el grupo parlamentario. Y además hay dietas, 304 euros al día, que es una barbaridad de dinero. Nosotros utilizamos una parte de esa cantidad para cubrir el dormir allí y el vivir allí. Yo comparto piso con un compañero, con uno de los asistentes. El resto de dinero que no nos gastamos no es un dinero que podamos dedicar digamos que específicamente porque son dietas, pero todos hacemos donaciones a causas sociales con el dinero que no nos gastamos en alojamiento o en manutención allí.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2285795/0/pablo-iglesias-entrevista-podemos/perfil-preferencias-gustos/aficiones-virtudes-defectos/#xtor=AD-15&xts=467263

¿Cuánto ganaba en la universidad y cuánto gana ahora? Como profesor titular interino ganaba 950 euros al mes. Ese sueldo lo complementaba mientras no salía en la televisión con cursos que hacía o con publicaciones. Cuando empecé a salir en la televisión, completaba esos ingresos, a pesar de que por lo menos la mitad de lo que ganaba por salir en la televisión lo donaba a La Tuerka, para que La Tuerca pudiera existir. Ahora mismo, gano como eurodiputado 1.930 euros al mes, que son tres salarios mínimos españoles, en 14 pagas. El resto del dinero que cobramos como salario, más o menos 4.000 euros, lo dono. Una parte a Podemos y otra parte a La Tuerka. Además de esos ingresos tengo lo que me pagan por dirigir un programa de televisión que se llama Fort Apache. Aparte del salario, los europarlamentarios tienen otros ingresos. Tres conceptos más. Tenemos un dinero que sirve para gastos de oficina, que es con lo que pagamos esta oficina en la que estamos aquí [Madrid], y que es más o menos en torno a 5.000 euros al mes. Hay además en torno a 12.000 euros al mes para hacer contrataciones, para asistentes tanto en España como en Bruselas y en Estrasburgo, y gracias a esos dineros tenemos un equipo de compañeros que trabajan allí en labores de asesoramiento, en labores de prensa o en labores de trabajo en el grupo parlamentario. Y además hay dietas, 304 euros al día, que es una barbaridad de dinero. Nosotros utilizamos una parte de esa cantidad para cubrir el dormir allí y el vivir allí. Yo comparto piso con un compañero, con uno de los asistentes. El resto de dinero que no nos gastamos no es un dinero que podamos dedicar digamos que específicamente porque son dietas, pero todos hacemos donaciones a causas sociales con el dinero que no nos gastamos en alojamiento o en manutención allí. Gano como eurodiputado 1.930 euros al mes; el resto del dinero, unos 4.000 euros, lo dono¿En Madrid vive de alquiler o tiene casa propia? En Madrid vivo en una casa que es de mi madre, que era antes de mi abuela y que cuando mi abuela falleció, heredó mi madre. Una casa que está en el Puente de Vallecas. ¿Tiene hipoteca? No. ¿Y plan de pensiones? No.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2285795/0/pablo-iglesias-entrevista-podemos/perfil-preferencias-gustos/aficiones-virtudes-defectos/#xtor=AD-15&xts=467263

¿Es de los de ir al gimnasio? Lo era hasta que empezamos la campaña electoral. Era de salir a correr dos o tres veces por semana, e ir al polideportivo, no al gimnasio. Ahora he dejado de hacerlo y lo quiero recuperar. ¿Qué hacía en el polideportivo? Hacia pesas. No como para ponerme muy grande, pero me gustaba hacer abdominales y fondos de brazos, flexiones y salir a correr. He dejado de hacer eso desde el mes de enero y lo echo muchísimo de menos. Estoy mucho más delgado, estoy mucho peor. ¿Es miembro de alguna ONG? Soy socio, solamente pago y me envían la información de Aldeas Infantiles. ¿Hizo la mili? No. En la época en la que a mí me tocaba hacer la mili, los colectivos en los que yo participaba éramos partidarios de la insumisión y de la insumisión a la prestación social sustitutoria, no al servicio militar obligatorio. Me declaré objetor de conciencia con 16 años, no sin dificultades porque me quise declarar objetor de conciencia por razones políticas, pero no me lo permitieron, porque no se permitía esa razón. Te lo permitían hacer por razones religiosas, pero por razones políticas no, y después estuvieron tres años sin llamarme para hacer la prestación social sustitutoria y después de los tres años por lo visto pasabas según la suerte al equivalente de lo que sería el excedente de cupo en el servicio militar. No hice la mili ni la prestación social; me declaré objetor de conciencia¿Y eso le libró? No tuve que hacer ni el servicio militar ni la prestación social. Reconozco que ha cambiado mi visión sobre eso, cada vez tengo más claro que los ejércitos son imprescindibles para una sociedad democrática. ¿Ah sí? Sí. ¿Y el gasto militar en España le parece correcto? Que haya gasto militar me parece correcto. ¿El real que hay ahora? No, porque creo que tiene que ver con los negocios de algunos altos mandos militares, que se han convertido en empresarios y no en servidores a la patria.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2285795/0/pablo-iglesias-entrevista-podemos/perfil-preferencias-gustos/aficiones-virtudes-defectos/#xtor=AD-15&xts=467263

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído