La dignidad del preso más célebre

«Cuando llegué a Carabanchel tras permanecer 13 días de interrogatorios y torturas ininterrumpidas en la Dirección General de Seguridad, en enero de 1971», cuenta el escritor Gonzalo Moure, «los estudiantes como yo estábamos en la tercera galería. Ellos, los dirigentes comunistas y sindicalistas, se encontraban aislados en la sexta galería, sin comunicación posible con nosotros …

Lea el artículo completo en www.elpais.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído