Está a favor de las tesis independentistas y le respaldan podemitas como Pablo Soto‏

Wismichu pega un botellazo en la cabeza a un chaval con quien discutía sobre Cataluña

El youtuber se enfrenta ahora a una demanda judicial por parte del herido

El influencer no explica a que agresiones fascistas se refiere, pero es evidente que no alude al acoso que sufren los colegios catalanes los hijos pequeños de guardias civiles o a las multas a tenderos por rotular en español

A falta de argumentos, a los independentistas catalanes y su compinches parece que sólo les resta la violencia, y un botellazo en la cabezota del que piensa distinto, como el que le ha propinado este youtuber a un chaval que no le quería seguir el juego, es el ejemplo más gráfico de lo que bulle bajo este asqueroso golpe de estado.

«En los últimos días ha surgido un rumor que dice que supuestamente me he pegado con una persona y le he dado un botellazo. Bien, no es un rumor. Es una realidad».

Esas son las palabras utilizadas por Ismael Prego, conocido como Wismichu, para comenzar el vídeo en el que explica cómo fue la pelea con un chico tras discutir por la cuestión catalana.

Todo ocurrió la madrugada del 30 de septiembre. Wismichu se encontraba en Galicia junto a su familia y amigos, celebrando su 24 cumpleaños.

Decidieron salir de fiesta, le pegaron a casi todo y terminaron en una casa  tomando cerveza. Allí se encontraron con un joven de 21 años, aparentemente el inquilino del piso, con el que comenzaron a hablar del referéndum de Cataluña.

Lo que en principio parecía un intercambio de opiniones terminó en una fuerte discusión, según recoge Informalia.

Según la versión que ha contado en Twitter una amiga del chico agredido, el youtuber «cogió una botella de cristal y se la reventó en la cabeza a mi amigo»:

«Le han puesto 5 grapas por culpa de gente que va de liberal y no respeta ni media opinión distinta a la suya».

Ante esta acusación y buscando el apoyo de todos los antiespañoles que pululan por las redes sociales, Wismichu ha colgado un vídeo en su canal de Youtube con el título ‘No hagáis lo que yo’ en el que afirma con la boca pequeña que «la ha cagado«.

A renglón seguido y consciente de que deberá responder ante un juez, porque la demanda sigue su curso, dice:

 «La versión que está circulando por las redes está omitiendo muchas cosas y exagerando otras».

Aargumenta el caradura que desde el principio el chico estaba en tensión con él y que no paraba de decir frases como «¿no te da vergüenza hacer esos vídeos?».

Tras discutir sobre el 1-O, el chico le amenazó con «partirle la cabeza» si no se iba de su casa.

«En ese momento, me acordé de las agresiones fascistas que se están dando últimamente aquí en Cataluña y me cagué de miedo y, como el tío me tenía agarrado, no se me ocurrió otra cosa que darle con lo único que tenía en la mano, que era una botella».

El influencer no explica a que agresiones fascistas se refiere, pero es evidente que no alude al acoso que sufren los colegios catalanes los hijos pequeños de guardias civiles, a las multas a tenderos por rotular en español o a la furia con que se ataca la bandera rojigualda.

Así dejan de ser pacíficos los fascistas de la independencia cuando les sacan una bandera de España

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído