Pone fin al estrellato del fin de semana de Losantos y Anson

Pedrojota y García-Abadillo frente a frente: cinco diferencias entre El Mundo de antes y de ahora

Deja de ser el martillo de Rajoy, otros altos cargos del PP y la infanta Cristina, firma la 'paz' con Gómez Bermúdez y reconoce 'errores' sobre el 11-M

Desde que el 29 de enero de 2014 el consejero delegado de Unidad Editorial, Antonio Fernández Galiano, y los italianos de RCS decidieran destituir a Pedrojota Ramírez y nombrar como sucesor a Casimiro García Abadillo, han cambiado muchas cosas en El Mundo. El relevo en el cargo de director ha supuesto muchos cambios en aspectos que atañen a la propia identidad del periódico. Estos son los cinco más destacados.

1. De azote de Rajoy a los elogios al presidente del Gobierno. Bajo la batuta de Pedrojota, El Mundo mantenía una línea de abierta confrontación con Mariano Rajoy, hasta el punto de que el ya ex director señaló al jefe del Ejecutivo como el responsable último de su caída. Esto ha cambiado con García-Abadillo al frente del diario de Unidad Editorial. Buena prueba de ello son dos artículos de Salvador Sostres.

El 18 de febrero de 2014 publicaba un artículo titulado El silencio, en el que elogiaba que Rajoy no respondiera a las constantes declaraciones de los nacionalistas catalanes para contrarrestar al ofensiva nacionalista. Decía Sostres:

El estilo de Rajoy es sigiloso y desconcertante, y cuesta de entender hasta a sus colaboradores más cercanos, pero así estamos saliendo de la crisis, así se ha desvanecido Bárcenas, y así Mas y Quico Homs nos demuestran, una vez más, que no es necesario que España venga a hacernos nada porque ya los propios catalanes nos encargamos de destruirnos y de humillarnos.

Más elogioso aún es el artículo que ha publicad casi un mes después, el 12 de marzo, titulado El carisma del presidente.

No sé por qué la gente dice que Rajoy no tiene carisma. Es el líder más carismático del Occidente civilizado. El silencio es el sonido del poder y no hay manera más absoluta de mandar que decidir tus propios tiempos. Rajoy tiene las maneras de los grandes monarcas de otros tiempos, y un sentido estilizado y muy sutil de lo que es el miedo, que es en lo único en lo que de verdad se basa el poder.

Llega a decir:

A Rajoy le basta con callar para sembrar el pánico y el desconcierto. Como ha escrito alguna vez Manuel Vicent, el mayor insulto es el que se puede proferir en voz baja, y la voz más baja es el silencio. El poder no habla, manda. Tener que dar explicaciones es de chachas. Darlas por vicio, de portera.

2. Fin del estrellato sabatino y dominical de Federico Jiménez Losantos y Luis María Anson. Entre las grandes señas de identidad de El Mundo de los fines de semana se contaban la página completa con la que contaban cada uno de estos periodistas uno de los días.

En el caso de Losantos, se trataba de una sección titulada ‘Las cuatro esquinas’ en la que, cada sábado, publicaba otros tantos artículos sobre cuestiones de actualidad. En el de Anson, bajo el nombre conjunto de ‘Las cartas boca arriba’ publicaba los domingos tres misivas abiertas a personajes públicos en las que las elogiaba o criticaba por diferentes motivos.

Es la pérdida de peso específico de dos firmas fuertemente identificadas con Pedrojota y con los que El Mundo buscaba dirigirse, dentro del ámbito de la derecha, con los lectores más descontentos con la política de Rajoy. En el caso de Jiménez Losantos se suma su buena relación personal con Ramírez, hasta el punto de que el director de La Razón se la echó en cara al periodista de esRadio en su propio programa —Cruce de pullazos entre Marhuenda y Losantos: «Tú eres más de Pedrojota»–.

3. García-Abadillo no saca pecho de las consecuencias de una gran exclusiva que daña a un alto cargo del PP. El 19 de febrero, El Mundo saca en su portada una información de Estaban Urreiztieta y Eduardo Inda en la que se informa de que Francisco Granados, senador y ex consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid tenía 1,5 millones de euros en una cuenta en Suiza abierta cuando era alcalde de Valdemoro.

Una jornada después, Granados anuncia su intención de entregar su acta de senador al día siguiente. Bajo la dirección de Pedrojota Ramírez, que no perdía ocasión de sacar pecho de las repercusiones de sus exclusivas, posiblemente el anuncio de dimisión del ex secretario general del PP de Madrid hubiera sido seguramente el gran tema de portada de El Mundo. Sin embargo, con Casimiro García-Abadillo quedó relegada a un pequeño titular en la esquina inferior derecha. El 21 de febrero, el gran tema de la primera página era: «Ucrania al borde de la guerra civil».

4. «Cometimos errores» y sorprendentes entrevistas sobre el 11-M: Bermúdez y Zapatero. El 7 de marzo El Mundo lleva en su portada, a cinco columnas una entrevista con Javier Gómez-Bermúdez, presidente del tribunal que juzgo los atentados del 11 de marzo, y cuya sentencia fue muy criticada desde entonces por el diario de Unidad Editorial. El autor de la entrevista es el propio Casimiro García-Abadillo –‘Diez años después, no sabemos quién dio la idea de atentar el 11-M’–.

)

Cabe preguntarse si Bermúdez hubiera aceptado conceder la entrevista si quien se la hubiera pedido hubiera sido Pedrojota o un periodista bajo su mando. Se trata de una pieza de alta carga simbólica, un modo de enterrar el hacha de guerra y poner fin al enfrentamiento entre el diario y el juez.

Algo parecido ocurre con la larga entrevista, tres páginas, de Lucía Méndez a Rodríguez Zapatero —Zapatero: ‘Ese día se puso a prueba a España’— que fue uno de los platos fuertes del especial del suplemento ‘Crónica’ del 9 de marzo dedicado al décimo aniversario del 11-M.

Aunque Zapatero ya había sido entrevistado por El Mundo en el pasado, en esta ocasión hay dos cosas especialmente llamativas, ambas referidas a los atentados. En un momento dado, Méndez le pregunta al ex presidente del Gobierno si le preocupa que «muchos ciudadanos crean que no se conoce la verdad sobre el 11-M». Zapatero responde:

Preocuparme, nada. En una sociedad abierta y democrática tiene que haber lugar para todos los temas y todas las interpretaciones, incluso para los mayores despropósitos.

Resulta llamativo que tras esa mención a «despropósitos», la entrevista no le pregunte si entre los mismos incluye la línea de El Mundo durante los últimos años. El otro punto llamativo es la ausencia de otra pregunta.

Pedrojota Ramírez llegó a acusar a Zapatero de ser el que llamó a la Cadena SER para decir que se habían encontrado restos de un terrorista suicida. Méndez, en el décimo aniversario de los atentados no le pregunta sobre si esto es cierto o no.

Las entrevistas se completan con el artículo del domingo de Casimiro García-Abadillo, titulado Diez años después, un balance desapasionado del 11-M. En él, el que fuera uno de los pesos pesados en la investigación de El Mundo sobre los denominados ‘agujeros negros’, y autor de dos libros sobre el tema, hace una afirmación sorprendente:

Los que dudamos de esa versión (Al Qaeda se venga de España por su intervención en Irak con un gran atentado), también cometimos errores. Dimos crédito a algunas informaciones faltas de rigor, que sólo tenían como fin confundirnos y llevarnos a un callejón sin salida.

La labor de los servicios secretos (que se sirvieron de algún abogado y de ciertos miembros de las fuerzas de seguridad) fue crucial para hacer que los que buscábamos honestamente la verdad, pareaciéramos una pandilla de iluminados.

Hay un reconocimiento de que El Mundo, puede que incluso él personalmente, fue intoxicado por determinadas fuentes de los servicios secretos. A pesar de ser una acusación muy grave, no concreta más. Reconce un fallo en el modo de trabajar por parte del periódico, puesto que la intoxicación implica que no se contrastaron suficientemente las informaciones que les llegaban. Concluye:

Las víctimas merecen que seamos menos arrogantes, reconocer que todos cometimos errores.

Resulta muy difícil imaginar que Pedrojota hubiera reconocido en un artículo que El Mundo cometió errores en sus informaciones sobre el 11-M. Ahora se plantea la cuestión si García-Abadillo quiere dar por cerrada de esta manera la línea de trabajo que mantenido El Mundo en torno a los atentados del 11 de marzo de 2004 durante una década.

5. La infantan ante el juez… pero no abriendo la portada de El Mundo. El día 21 de febrero parece marcar un punto de inflexión en la marcha del diario bajo la dirección de Casimiro García-Abadillo. Si el anuncio de la dimisión de Francisco Granados no mereció abrir la portada de ese día, tampoco lo hizo otro asunto al que Pedrojota hubiera dado la mayor importancia: la declaración de la infanta Cristina ante el juez Castro. Como ya se ha señalado más arriba, la noticia principal del periódico de Unidad Editorial ese día fue: «Ucrania al borde de la guerra civil».

La declaración de la infanta está recogida en un discreto breve de portada en la columna derecha, que remite a la página 8, en la que se liquida la totalidad de la intervención de la hija del Rey en el juzgado. Pedrojota no hubiera dejado pasar una ocasión así y seguramente habría dedicado un especial a este asunto, cuando fue el diario El Mundo quien dio las mayores ‘exclusivas’ del caso Urdangarín.

Por el contrario, El Mundo de García-Abadillo opta por destacar en su parte superior una foto simpática de Antonio Fernández Galiano y el director en ARCO sonriendo con el príncipe Felipe y Letizia.

«Con su ‘stand’ en ARCO, el diario apuntala uno de los pilares, el de la Cultura, del decálogo de García-Abadillo para la nueva etapa de EL MUNDO: «Un periódico es un proyecto intelectual y, por tanto, debe convertirse en el ágora donde se debatan ideas, tendencias, etc», informaba un redactor obsecuente. ¿Y la hija del Rey? Escondida en un breve, por encima de otro más breve aún sobre la dimisión de Granados.

¿A qué venía abrir con Ucrania cuando ese ‘decálogo Abadillo’ anunciaba la importancia de «priorizar las noticias propias, las exclusivas, las grandes historias y reportajes»?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído