¿"Calentón" veraniego? ¿Cabreo larvado? ¿Serpiente de verano y medida de presión a la editora?

Pedrojota calienta el ambiente Unidad Editorial agitando el espectro de lanzar un ‘Nuevo Mundo’

¿O primeros síntomas de que algo se mueve en el panorama de los grandes diarios?

Pedrojota calienta el ambiente Unidad Editorial agitando el espectro de lanzar un 'Nuevo Mundo'
Pedrojota Ramírez. PD

Algunos habitantes de la Avenida de San Luis se tienen por discípulos más que aventajados de Maquiavelo

Son tan sólo algunas de las muchas preguntas que ha generado la intervención de Pedrojota Ramírez en El Escorial, donde se despachó a gusto con RCS-Unidad Editorial y Mariano Rajoy y mentó, por primera vez desde su defenestración, la bicha de una nueva cabecera («Eliminándome a mí se mermó el proyecto y se debilitó al periódico»).

«Promoveré, tan pronto como sea posible y junto a aquellos compañeros que quieran sumarse a ese empeño, el lanzamiento de una nueva cabecera que garantice la continuidad de nuestra manera de entender el periodismo».

El problema, hasta ahora, había sido que Pedrojota estaba atado por su indemnización. Aunque también había mantenido que, como Dan Defensor, largaría amarras si desvirtuaban la esencia de su El Mundo.

Apenas dos días después de que se cumpliese el primer centenario del pistoletazo que dio lugar a la Primera Guerra Mundial, el periodista metido a historiador salió de sus cuarteles de La Aventura de la Historia para soltar lastre.

La intervención de Pedrojota apuntó cosas que hasta ahora no se habían mentado. Por ejemplo, el incumplimiento de su contrato por RCS, ya que estipulaba que al dejar la Dirección quedaría como Editor Ejecutivo. Algo que, según él, nadie le ha explicado todavía por qué no se ha cumplido.

«¿Por qué?», repitió el hombre que describió su cese con tintes dramáticos como la extirpación de una «mala hierbas», que se consideró un «gran activo» y que acusó a su editora de haber tomado la decisión de «extirparme de la redacción».

Y por qué es la pregunta que se plantearon unos cuantos en la Avenida de San Luis y en otros lugares cuando se encontraron con las crónicas que daban cuenta de la arremetida dialéctica de Pedrojota.

Eso solo él lo sabe. En todo caso, hay quinielas para todos los gustos: desde los que ven un intento de dar un toque de atención a RCS a los que creen que algo se está cociendo por la mención a la posible creación de una nueva cabecera.

Y es que, al fin y al cabo, la operación para sacar a Ramírez del puente de mando de El Mundo tenía una segunda parte que interesaba a los italianos de Rizzoli: la vertiente financiera, con posibles fusiones que aliviasen las depauperadas arcas de Unidad Editorial.

Una situación a la que Pedrojota no ha sido ajeno, aunque tampoco haya sido el único culpable. Pero donde manda patrón, no manda marinero. Que se lo digan a Antonio Fernández Galiano.

Con el fantasma de lo sucedido en Diario 16, donde la creación de El Mundo vació la redacción, el cuartel general de la Avenida de San Luis es un hervidero de rumores a los que Pedrojota ha metido más presión.

Otro episodio más tras el asunto Ana Romero -considerada una «protegida» del anterior director- y la sanción a la hija de Pedrojota y su esposo por acusar de censor a Casimiro García Abadillo han sido algunas muestras (Suspende de empleo y sueldo a la hija de Pedrojota por acusarle de implantar la censura).

Y es que convivir con la sombra de Pedrojota es complicada, sobre todo cuando algunos habitantes de la Avenida de San Luis se tienen por discípulos más que aventajados de Maquiavelo.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído