LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

ABC pone en el disparadero a Pedro Sánchez: «Los críticos provocarán una implosión en el PSOE tras su fracaso electoral»

Santiago González: "López y Sánchez (qué gran marca para una fábrica de embutidos) deberían considerar si los suyos pueden tener como guía al PSC de Iceta"

En Galicia y en el País Vasco los electores van a expresar qué es lo que opinan de un líder, Pedro Sánchez, que se niega a aceptar el resultado de las urnas

Pedro Sánchez habrá pedido que este 9 de septiembre de 2016 no le lleven hasta después del desayuno los periódicos del día.

No hay medio que no editorialice sobre las previsiones electorales del PSOE en Galicia y en el País Vasco y que vengan a coincidir en el mal trago que va a pasar el líder socialista viendo el hundimiento del partido y ‘sorpassado’ en ambos casos por los podemitas.

Arrancamos en El Mundo y lo hacemos con Santiago González, gran conocedor de la realidad vasca, destaca que PP y, especialmente el PSOE, deberían hacérselo mirar en Euskadi. Justo ahora que el independentismo está en sus cotas más bajas, ambas formaciones van a obtener, según las encuestas, el peor resultado conocido en las elecciones del 25 de septiembre de 2016:

Los socialistas y el único lehendakari que han tenido deberían reflexionar sobre el asunto. El PP no ha sido un modelo, ciertamente, pero López y Sánchez (qué gran marca para una fábrica de embutidos) deberían considerar si los suyos pueden tener como guía al PSC de Iceta y si es sensata su reivindicación del derecho a decidir.

El editorial de El Mundo invita al líder del PSOE a reflexionar sobre su gestión a tenor del sorpasso que el partido puede recibir en los comicios vascos y gallegos del 25 de septiembre de 2016:

Unos resultados que tendrían que hacer reflexionar a Sánchez sobre su gestión, porque los votantes están abandonando sus siglas en favor de las coaliciones nucleadas en torno a la formación de Pablo Iglesias. Si bien en las elecciones generales del pasado junio no se produjo el sorpasso anunciado por Unidos Podemos, lo que podría suceder en Galicia y País Vasco, de confirmarse estos pronósticos, sería el primer paso del desmoronamiento del PSOE como alternativa de Gobierno.

 

 

En El País ponen a Sánchez la presión de conseguir unos buenos resultados electorales en Galicia, entre otras razones porque el mismo se encargó de diseñar la nueva dirección de la formación en esa autonomía:

Un retroceso del PSOE en Galicia sería un duro golpe para Pedro Sánchez, que necesita resultados que le consoliden frente a los críticos, y que convirtió Galicia en una apuesta personal al imponer nueva dirección y candidato en contra de pesos pesados del partido en esa comunidad.

IMPLOSIÓN EN EL PSOE

El ABC también le da para el pelo a Pedro Sánchez en función de los resultados del CIS en Galicia y en El País Vasco:

El fracaso del PSOE en el País Vasco y en Galicia deberá ser la causa que esgriman los críticos con Sánchez para provocar una implosión definitiva en el PSOE porque ya carecerá de argumentos para justificar el fracaso. De no corregir su deriva, el PSOE solo podrá esperar su hundimiento.

Carlos Herrera, en el diario de Vocento, también vaticina un futuro negro para Pedro Sánchez tras las elecciones gallegas y vascas:

Sánchez no está solo, ni mucho menos, si acaso insuficientemente acompañado, pero quienes se enfrentan a él tienen el suficiente peso como para hacer dimitir a la mitad de la Ejecutiva y obligar a la creación de una gestora. Es un escenario extremo, pero no completamente descartable, sobre todo si se sigue recalentando el interior de la olla con mensajes internos de whatsapp de apoyo a Sánchez que algunos confunden con consignas de Ferraz. Procuren no distraer la atención de la pantalla: las gallegas y vascas pueden ser elecciones de derribo para los socialistas. Adivinen a quién le pasarán la factura.

Y en La Razón, tres cuartas partes de lo mismo, críticas al líder de Ferraz por empecinarse en un bloqueo institucional que cada día mengua más al PSOE:

Con su política de bloqueo institucional, rechazada por la mayoría de los españoles, Pedro Sánchez se aboca a un nuevo descalabro electoral o a correr el riesgo de terminar de hundir al PSOE en unos hipotéticos acuerdos con radicales e independentistas por su exclusivo interés personal. Todo indica, pues, que en Galicia y en el País Vasco los electores van a expresar qué es lo que opinan de un líder que se niega a aceptar el resultado de las urnas. Pero hay tiempo para rectificar.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído