Crónica del tercer episodio de la tercera temporada del docu-reality de Cuatro

Nacionalismo, masajes eróticos, desnudos y promiscuidad: pasen y vean el capítulo más sexual de la historia de ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’

Los solteros se van de viaje con sus madres y sus pretendientes en la recta final del programa

Nacionalismo, masajes eróticos, desnudos y promiscuidad: pasen y vean el capítulo más sexual de la historia de '¿Quién quiere casarse con mi hijo?'
Andrea, enemiga de los quesos galos.

Queda lo último y lo mejor de ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo? 3’. Como en cada temporada, la recta final es lo más interesante y delirante del docu-reality de Cuatro. Los ‘tróspidos, sus madres y los pocos pretendientes que quedan se han ido de viaje romántico y, obviamente, las vacaciones han estado dominadas por una sola cosa: el sexo.

A los creadores de ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’ les interesan más unas tramas que otras. De hecho, en el capítulo séptimo de la tercera temporada, emitido el 23 de octubre de 2013, hubo una historia con menos escenas y menos gracia que las demás. ¿De cuál hablo? De la de ese ‘macho varón’ (las comillas son por algo) con complejo de Edipo y con patata en la boca llamado Alexis.

Ya hace tiempo que la trama del pijo y su padre ha dejado de ser divertida. De todas es en la que más se nota el artificio. Da la sensación de que hacen las cosas porque lo pone el guión, nada más. Tanto Alexis como Armando no caen bien pero eso, lejos de ser un hándicap, suele ser una ventaja en un programa dedicado a la humillación y el sarcasmo. Pero mientras que historias que no comenzaron muy bien (la de Roi, el gay, o la de Víctor, el llorica) han ido evolucionando a mejor, la del vendedor de coches ha ido decreciendo hasta ese límite en el que uno está a punto de cambiar de canal.

Pero bueno, lo importante aquí es que, aunque a la tercera temporada de ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’ le quedan dos telediarios, lo bueno es que falta lo mejor por ver. Como cada año, la recta final es la más delirante de todas, es aquella en la que ‘tróspidos’ y candidatos lo dan todo y no se cortan.

La situación es ésta, cada soltero se ha ido de escapada romántica junto con sus madres (y padre) y sus últimos pretendientes/as (excepto Roi, que tiene tres, el resto sólo tiene dos finalistas) para ver con quién se quedan finalmente. Y ,obviamente, una buena evaluación no sería posible sin el sexo…

FRAN Y MARI CARMEN: MIEDO A VOLAR, MIEDO AL SEXO Y MIEDO A LA CULTURA

Fran, el ex militar absolutamente eclipsado por su madre, Mari Carmen (el mejor personaje que ha parido la TV este año), tiene que elegir entre sus dos finalistas; Melania, la mujer que lo tiene todo grande (desde el pecho a las uñas) y su favorita, la marroquí Houda. Los cuatro se fueron de viaje a Budapest y ya en el avión, Mari Carmen dio el espectáculo. Esa era la primera vez que la buena mujer salía de España y encima sin su marido. Que Dios la pille confesada

«Yo vi una película. Eran unos que cayeron en la nieve y se comieron los unos a los otros, o algo así. Eso es lo que yo vi».

Dijo Mari Carmen recordando la película ‘Viven’ mientras despegaba el avión y rezaba como si no hubiera un mañana.

Una vez en Budapest. Fran eligió a Houda para su primera cita romántica y se fueron a dar un paseo en barco por el Danubio. Allí, mientras el ex militar sudaba de manera exagerada (era «sudor de amor» dijo al marroquí. A eso se le llama mirar el lado positivo de la vida) ambos demostraron sus escasos conocimientos culturales:

«Budapest es muy parecido a Roma, ¿verdad?»

Dijo Houda. Y se quedó tan ancha. Fran no se quedó atrás y soltó perlas como:

La verdad es que no tengo ni idea de cuánto mide el Danubio pero, vamos, un riachuelo no es.

Por la noche, de cena en un mirador, Fran dijó por qué le atrae Houda. No es por su personalidad, por sus múltiples talentos y ni siquiera por su belleza. No. El ex militar tiene un sueño y su candidata lo puede hacer realidad:

«Siempre he querido decirle a mi novia ‘reina mora’ pero todas me dicen: ¡que no soy mora!»

Para que luego digan que la raza no es importante.

Mientras, Mari Carmen y Melania se fueron al gran mercado de Budapest y tras escandalizarse con las mortadelas en forma de pene, la andaluza puso el grito en el cielo cuando la pretendienta de su hijo dijo que ella, de fregar «ná de ná».

Al día siguiente, Fran tuvo miedo. Tras pasar toda la jornada con Melania en un balneario, llegó la noche y la chica se vistió de pornochacha para ‘atender’ los deseos de su hombre.

Yo es que soy muy sexual. Soy ‘asin’

Sentenció la muchacha mientras que el ex militar la miraba aterrado a la vez que esas uñas gigantes le arañaban la espalda.

Melania es demasiado sexual. Quiero enamorarme, no echar un polvo

Y dicho esto, Fran se metió en la cama y y la otra cogió una bandeja de frutas y se fue al baño (quien sea mal pensado es su problema).

ROI Y BELÉN: HACHAZOS, ALCOHOL Y BARRO

Tal y como vimos la semana anterior, Roi, en vez de quedarse con dos candidatos, quiso dejar a  tres: Sergi, el moderno empanao, Edgar, el moderno barroco, y Gonzalo, el moderno guapete que en vez de decir lo que siente, le da por beber. Muy Massiel todo.

El caso es que el más moderno de los modernos, Roi, está indeciso y por ello se llevó a sus candidatos a Ibiza (cómo no) junto con su sufridora (aunque modernísima también) madre Belén.

Para su primera cita, Roi, con su habitual cara de princesa enfadada, eligió a Edgar. Juntos, se fueron a la playa, y tras tomarse un mojito y mantener una auténtica lucha Pokémon de egos (pura tensión sexual), ambos acabaron besándose junto a las olas.

Más tarde, en la habitación, Edgar se hizo el estrecho y decidió no acostarse con el tróspido. Pero a rey muerto, rey puesto. Fue salir Edgar de la habitación y entrar Sergi como el que no quiere la cosa. A eso le llamo yo ir «a la chita callando».

Al día siguiente, Edgar, como es normal, estaba mosqueado por lo que había ocurrido la noche anterior, pero a Roi le dio igual y se revolcó con Sergi en el barro de Ibiza.

Y al final, el que se quedó a dos velas fue el bueno de Gonzalo. El pobre no consiguió el beso pero, tal y como lo describió Roi:

A Gonzalo le gusta mucho el drinking, drinking. Muy como la reina madre de Inglaterra.

VÍCTOR y MERCHE: NACIONALISMO Y QUESOS DEL MERCADONA

A Víctor, el niño-hombre obsesionado con el porno y los vídeojuegos, le quedan dos pretendientas muy dispares: Rebecca, la mujer que todo los sabe y Andrea, la pija-choni que es, junto con Mari Carmen, la gran atracción del concurso.

Todos, Víctor, su madre, Merche, y las dos chicas, se fueron de viaje a Poitiers y allí, mientras el soltero se iba de de la mano con Rebecca (ella que es como el Gigante verde del maíz y él como un pitufo llorón), Andrea y sus suegra dieron un paseo en bici por el campo y allí, la pija-choni soltó toda su vena nacionalista:

Está todo lleno de verde, me cago en la naturaleza francesa, esto es para los pringaos. ¡Viva España!¡España!

Y sobre los quesos franceses que tomaron más tarde, más de lo mismo:

Tortilla buena, jamón buenom que se dejen de mierdas y que le den a los putos quesos franceses. Estos los compro yo en Mercadona

A esto se le llama nacionalismo español. Sueño con meter en una habitación a esta mujer con Albert Pla y tirar la llave.

El caso es que tras pasar una noche friki con Rebecca (ella iba monísima con un picardías y él con calcetines puestos), Fran se llevó a Andrea a FuturoScope y haciendo el tonto se rompió el pantalón y la chica se preocupó de taparle sus vergüenzas:

Son experiencias que luego recordaremos con nuestros hijos, comentó la muchacha.

ALEXIS Y ARMANDO

Lo dicho, la trama menos interesante es la de Alexis y Armando. El ‘tróspido’ se llevó a un balneario perdido en las montañas a sus dos últimas pretendientas, Xio y Valeria. Allí, después de que la segunda colgase de la percha su pelo postizo en plan rata disecada, se fue de escapada romántica mientras que la otra, Xio, tuvo que demostrarle a su suegro que sí que estaba interesada en Alexis lanzándose por una tirolina.

El caso es que ni las cenas románticas con las dos, ni los masajes eróticos, ni los baños relajantes consiguieron que el chico entrase en ‘faena’. Repitan conmigo: Alexis, no es gay, Alexis no es gay, Alexis no es gay…

LEO Y SILVIA: MARADONA Y LAS MUJERES

La trama de Leo se puede resumir brevemente. El argentino se fue con chicas- María, la candidata celosa, y Marta, la favorita y tatuada- a Nápoles. allí, mientras chapurreaba el italiano y adoraba a Maradona, el cachas se acostó con María y al día siguiente, Marta, cabreadísima, le tuvo a raya y el pobre Leo se quedó sin «mojar». Punto.

 

OFERTAS PLATA

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 21 Y EL 40% !!!

Te ofrecemos un amplio catálogo de ofertas, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído