MARTA, YIYA Y RYM, EN BUSCA DEL AMOR DE LA MANO DE LUJÁN ARGÜELLES

¿Quiénes son realmente las protagonistas de ‘Un príncipe para tres princesas’?

Una rubia tradicional, una pelirroja muy cool, y una morena salvaje bajo la batuta de la veterana Luján Argüelles

Un asiático, un surfero y un ingeniero aeronáutico, entre los nuevos pretendientes

Hasta ahora los cuentos de princesas se desarrollaban entre algodones. Sonido de campanillas, pájaros de poético canto, castillos de ensueño, zapatitos de cristal… Hasta ahora la de las princesas era una vida de color pastel. Pero el cuento ha cambiado y Periodista Digital ha sido testigo de ello. Hemos charlado en la presentación del programa en el lujoso hotel Ritz de Madrid con las tres hermosas jóvenes, las heroínas de la revolución que se vive en la tercera temporada «Un príncipe para tres princesas», el dating show de Cuatro producido por Warner Bros ITVP para la cadena, y hemos descubierto quiénes son y lo que buscan en el amor.

‘El reino de las Tres Coronas’, es un mundo mágico pero muy terrenal que está fuera de lo común -una rubia romántica y tradicional, una pelirroja osada y exótica y una morena salvaje e imprevisible- con un objetivo común: encontrar al hombre de sus sueños, descubrir el verdadero amor y vivir una experiencia extraordinaria.

Y quién mejor que Luján Argüelles, anfitriona y experta conocedora de las anteriores ediciones, para conducir con igual ligereza y destreza este nuevo cuento en el que todo se multiplica por tres. La presentadora asegura haberse divertido mucho en este proyecto «en el que ha tenido muchas más variantes para jugar, con las diferentes historias y el maravilloso entorno marbellí». A diferencia de Corinna, que según sus palabras era muy tímida, y Laura, la princesa de la segunda edición, a quien le preocupaba mucho el resultado, Argüelles asegura que estas chicas «han venido a divertirse y a hacer disfrutar al espectador». Son «dispuestas, naturales, auténticas y seguras», añade la presentadora.

Tres mujeres de talante «real» y muy diferentes entre sí. A su manera, cada una ejerce de princesa en sus respectivos reinos. Marta es la perfecta princesa de cuento. Dulce, moderada y con objetivos «familiares» muy claros, sería la novia ideal para cualquier suegra. Pero la vida da sorpresas, y la de princesa, más.

Es romántica, religiosa y enormemente tradicional. Así es Marta, una princesa rubia, de rostro encantador y radiante, que vive en un pueblo de Sevilla y se siente muy orgullosa de su origen rural. Adora las novelas de amor y las películas románticas y se le ilumina el rostro cuando piensa en casarse y en tener hijos. De hecho, ya tiene su boda planificada. Sabe los dos vestidos de novia que va a usar, las canciones que van a sonar y el menú que se va a ofrecer. Sólo le falta un pequeño detalle: el novio. Busca un príncipe azul de cuento: guapo, elegante, que sepa cortejarla y que le ofrezca todo lo que ella pide:

Es algo nuevo, diferente y me pilló soltera a si que era el momento de hacerlo. No he tenido buena experiencia en el amor, estaba muy desilusionada.

Aporto tranquilidad al cuento. Ellas son más locas. No esperaba ser la que más éxito tenía pero me ha subido mucho la autoestima.

Tengo chicos que dan el perfil del hombre de mi vida, ahora tengo que ir conociéndolos.

Surgida de un sueño de ‘Las 1.001 noches’, aparece Rym, bella, delicada, amante del lujo… y toda una estratega del amor. Tiene 24 años, es pelirroja y muy exótica, una princesa de los más cool. De madre marroquí y padre catalán, Rym es un cóctel explosivo que adora el lujo y busca, por encima de todo, la pasión. Afincada en Marbella, Rym se considera una «musulmana cool» porque come jamón, le encanta el champán rosado, la moda y salir de fiesta.

Mi familia ha visto muy bien lo de que venga a la tele. No me han puesto ningún problema. Mi educación ha sido muy moderna, muy española.

Mis pretendientes me han encantado. He tenido mucha suerte en la elección, lo tenía claro. Cada uno tenía una personalidad muy distinta y estoy muy contenta.

Con mis compañeras hubo rivalidad al principio, pero luego ya ha ido fluyendo la relación.

Le gustan los hombres muy masculinos y que tengan dinero, porque ella es extremadamente caprichosa. Su toque de rebeldía y su ligero acento francés le otorgan un encanto especial. Rym asegura que es muy fácil conquistar a un hombre y todos quedan atrapados ante sus encantos. En el amor hasta ahora no le ha ido mal, pero dice no haber estado nunca verdaderamente enamorada.

Como princesa aspirante al título de femme fatale está Yiya. Bellísima y contundente, está llena de contradicciones. Sólo sabe una cosa: ha llegado a este mundo para «destrozar la vida» de los hombres. Así de literal, así de explosiva. Es la mayor de las tres, tiene 27 años, es morena y salvaje y en el primer capítulo arrasó en las redes sociales donde la defendían de forma clara, dejándola como la favorita de los seguidores del programa. Ella se muestra agradecida y muy sorprendida con esto:

No se cómo he arrasado en las redes porque solo dispongo de facebook y soy la más agria de las tres. Tiendo a estar preparada para la guerra, para la lucha y eso no se cómo tomármelo.

Mi físico ha quedado en un cuarto plano en el programa. Los comentarios son sobre todo sobre mi personalidad y estoy muy agradecida. A lo mejor dentro del canon de belleza que se lleva, con los pechos grandes, pues oye, los tengo, o los ojos azules, pues lo cumplo… pero aquí destaca mi personalidad.

Tengo un perfil de chicos en los que no me hubiera fijado nunca fuera del programa, como un rubio o un oriental. Aquí se demuestra que la belleza está en el interior. Tengo mi ‘antítesis’.

Tengo más defectos que mis compañeras pero yo no vengo dotada de verguenza.

Yiya es exuberante, rebelde y encierra en sí incontables adjetivos: egocéntrica, extremista, competitiva, intolerante, contradictoria, bipolar… Ella se define como «antitética», tiene teorías para casi todo y una filosofía de vida muy particular. Está convencida de que nunca será la nuera ideal, pero no puede cambiar. Es como es y está encantada de conocerse. Cree que nunca se ha enamorado de verdad y admite tener una enorme capacidad para arruinar, aún sin proponérselo, la vida de la gente. Sobre todo la de los hombres. Su hombre ideal es camaleónico, loco pero educado, si le lleva la contraria debe hacerlo con argumentos y «tiene que comprender una frase subordinada».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Marian García Álvarez

Redactora experta en televisión de Periodista Digital entre 2013 y 2016.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído