¿Por qué se hace noticia del secuestro del libro de Nacho Carretero y no pasó lo mismo con otras publicaciones?

‘Caso Fariñas’: Como un medio disfraza de atentado a la libertad de expresión el autobombo a su ficción

Gonzo entrevista en laSexta al autor del libro horas antes del estreno de la serie a modo de promoción

'Caso Fariñas': Como un medio disfraza de atentado a la libertad de expresión el autobombo a su ficción
Gonzo (laSexta) durante su entrevista a Nacho Carretero. laSexta

Durante las últimas semanas ha calado el slogan en redes de que en España hay menos libertad de información por haber coincidido la condena al rapero que inocentemente amenaza de muerte a otras personas y por el secuestro judicial del libro ‘Fariñas’. Más que disminuir la libertad de información parece que aumenta la estupidez de aquellos que intentan controlar la opinión pública para defender sus negocios.

En ‘El Intermedio’ (laSexta) de este 28 de febrero de 2018 Gonzo entrevistaba a Nacho Carretero, el autor del célebre libro incautado ‘Fariñas’. No era una de esas entrevistas en la que Gonzo acorrala al entrevistado (y anda que no había preguntas incómodas para hacerle). No. Se vio a un Gonzo que preguntaba y él mismo daba la respuesta con atenuante: «como secuestran su libro, si total sólo era un pequeño parrafito…», etc.

¿Preguntó Gonzo si es verdad que el libro tuvo que alterar determinados fragmentos a partir de la octava edición porque si hubiera alguna que otra omisión inadecuada? ¿Preguntó Gonzo si es cierto que Carretero falseó la verdad al decir que José Alfredo Bea Gondar fue alcalde por las listas de AP y PP cuando en realidad lo fue por la formación Convergencia de Independientes de Galicia y la Asociación Vecinal Independiente? ¿Le preguntó si quien comete ese tipo de errores puede haber cometido más en su obra? ¿Preguntó Gonzo por qué en las primeras ediciones no citaba que Bea Gondar fue absuelto por el Tribunal Supremo por los dos delitos que describía en el librito y tuvo que añadirlo en las últimas?

No. Nada. Lo que sí hizo Gonzo es informar a todos los espectadores raudamente de que la serie ‘Fariñas’ «basada en el libro prohibido» iba a emitirse justo después de que acabara el programa ‘El Intermedio’ por Antena 3 y, Wyoming también lo recordó. Y entonces era fácil de entender que aquello no era una entrevista periodística sino propagandística. Desde ese punto de vista se comprende que Gonzo fuera menos puntilloso. El negocio es el negocio.

Además sorprende que Gonzo no apostillara nada cuando su interlocutor hablaba de la ‘Operación Nécora’ del ex juez Garzón como una gesta histórica. Dado que Gonzo conoce bien el tema (hizo un reportaje memorable cuando era presentador en la TVG del bipartido) le debió doler no poder recordar a su interlocutor que aquella redada garzoniana fue más espectacular que efectiva puesto que que todos los ‘peces gordos’ fueron absueltos del delito de narcotráfico en la sentencia firme.

¿RETROCEDE LA LIBERTAD DE INFORMACIÓN?

¿Un secuestro de un libro es un atentado contra el derecho a la información? En teoría el derecho de los ciudadanos no es recibir información a secas, es a recibir ‘información veraz’ (la palabra que omiten todos los memos que salen a rasgarse las vestiduras por el secuestro de un libro), por tanto si un libro difundiera información falsa, el señalado tendrá derecho a intentar que se retire si considera que la información es falsa.

¿Acaso no ha habido precedentes? A Jimmy Giménez Arnau le retiraron por orden judicial el libro ‘Las Malas Compañías’ en el que acusaba sin pruebas de asesinato a Diego Martínez Herrera (nunca condenado por esos hechos). A Juan Ignacio Blanco la justicia le incautó su libro ‘¿Qué pasó en Alcácer?’ por varias demandas, ya que además de acusar sin pruebas tuvo la ‘delicadeza’ de sacar las fotos de las autopsias de las niñas. Hasta Javier de la Rosa logró que un juez prohibiera el libro ‘JR El Tiburón’ de los periodistas Xavier Horcajo y Manuel Pérez por considerar que atentaban contra su honor.

También fue retirado por orden judicial «La Guerra del general Escobar’ de José Luis Olaizola por una demanda de Pedro Massip que consideraba que esa obra atentaba contra su propiedad intelectual. Y es que, aunque nadie parezca tener interés de recordarlo, un sistema de libertades, también debe permitir a los que se consideran atacados o injuriados a defenderse y a – si demuestran que se ha mentido contra ellos – poder retirar las mentiras del mercado.

Los periodistas lo saben bien, porque también periodistas han logrado el secuestro judicial de libros: «Dineros del Narcotráfico en la Prensa Española» de Félix Marín fue retirado por acusar sin pruebas a periodistas como Antonio Rubio, Manuel Cerdán, o los máximos responsables de El País o Cambio 16 de narcotraficantes. ¿Acaso atentaron con la libertad aquellos periodistas cuando solicitaron el secuestro de aquel periódico?

La pregunta es… ¿si los secuestros judiciales de libros son tan frecuentes? ¿Por qué entonces apenas se habló ni hubo campañas, ni alarmas y con ‘Fariñas’ sí lo ha habido? ¡Ah… que sobre los otros libros no se iba a hacer una serie por la que los señores de laSexta y Atresmedia quieren ganar pingues beneficios y con esta así! Perfecto. Tienen todo el derecho en explotar su negocio. Pero que no lo llamen defensa de la libertad, porque lo que defienden es otra cosa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído