LAS COSAS DE LOS RICOS , GUAPOS Y FAMOSOS

El veterano Peñafiel da un respiro a la Reina Letizia y sale ahora con Fraga y la hija de Franco: «Le dejó el trasero como un colador»

El veterano Peñafiel da un respiro a la Reina Letizia y sale ahora con Fraga y la hija de Franco: "Le dejó el trasero como un colador"
Jaime Peñafiel. PD

Lo de Jaime Peñafiel es un no parar y eso que tiene ya más años que ‘Carracuca‘.

Y a la vejez viruelas, porque el veterano periodista que en sus tiempos mozos era el ‘darling‘ del régimen franquista, el favorito de las señoronas y la estrella de la siempre oficial revista ‘Hola‘, se ha convertido en el comodín de los programas ‘rosa-gore‘ de la telebasura nacional, porque larga sin parar y siempre a favor de corriente.

Lo que conserva Peñafiel es talento narrativo. Pocos como él para la anécdota y el chascarrillo.

Y en Todo es Mentira (Cuatro TV), este 25 de octubre de 2019  y suponemos que tras pasar por caja, lo ha vuelto a borda.

A cuenta del personaje de la semana, Franco. O, mejor dicho, a cuenta de lo que pasó en una escena de caza junto a Franco.

Francisco Franco, cazador.

El ya anciano cronista hablaba de cuestiones personales del dictador cuando ha salido el tema de la caza.

”¿Y Fraga qué tal cazaba?”, le ha preguntado Miguel Lago., para ponerle al invitado el tema como se las ponían a Fernando VII

 “Has puesto el dedo en la llaga”, dijo obediente Peñafiel, que relato a continuación una anécdota de los más accidentada para Manuel Fraga… y la hija de Franco, Carmen.

“Recién nombrado ministro de Información y Turismo, apareció Fraga un día de caza hasta con una pluma, parecía que se había comprado el traje en una armería”.

“Era una cacería de perdices y le pusieron, fue un error, entre Franco y su hija. Él iba con su escopeta y se enceló con una perdiz; de pronto, la perdiz se cruzó delante del culo de la hija de Franco y Fraga disparó y le dejó el culo como un colador” (sic).

“Inmediatamente, llamaron al médico y tuvieron que sacar los perdigones uno a uno del culo”.

Ocurrió en una finca de Santa Cruz de Mudela, en Ciudad Real. Los españoles nunca fueron informados. Fue el 1 de febrero de 1964, sábado.

El propio Fraga recoge así el accidente en su Memoria breve de una vida pública:

«Fin de semana. Cacería de perdices en Mudela. Fue entonces cuando tuve la desgracia de darle un plomazo en «salva sea la parte» a la marquesa de Villaverde. Yo tiraba entonces sin pantallas y una perdiz baja, que pasó entre los dos, dio lugar al monumental error. Carmen Franco estaba, además, entre su padre y yo. Siguieron unos minutos indescriptibles.Debo decir que la actitud de ambos, ante mi lamentable gafe fue ejemplar, de generosidad y buen estilo. Me compré un juego de pantallas y no he vuelto a plomear a nadie».

El accidente pudo haber sido trágico pero sólo quedó en un gag propio de una película de Berlanga.

Afortunadamente, sucedió en un ojeo de perdices en los que los cazadores sólo utilizan cartuchos de perdigones del 12 o del 16. De haber sido una montería, para la que se utilizan balas o postas, el resultado hubiera podido ser mortal.

Manuel Fraga con el Generalísimo Franco en una inauguración.

”¿Y cómo sobrevivió Fraga a eso?”, le preguntaron en el plató a Peñafiel, citando al tirano norcoreano Kim-Jong-Un, como si hablasen de personajes equiparables y para hacerse los gracisosos.

Ahí, Peñafiel, puso su nota de color: “lo que Franco dijo exactamente fue quien no sepa cazar, que no venga, pero lo dijo tan frío que Fraga se acojonó (sic, de nuevo), porque le podía haber mandado fusilar”.

Los mamarrachos del equipo del programa de Risto se reían como si estuvieran en el circo.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído