Maleni regaló a Díaz Ferrán los permisos de vuelo de Air Madrid

(PD).- A pesar de que acabe de ser reelegido presidente de la CEOE porque no hay nadie allí que se atreva a plantarle cara, son muchos los empresarios que, en la trastienda, critican la gestión de Gerardo Díaz Ferrán al frente de la patronal. Y mucho más su complacencia con la política económica del Gobierno, de ahí que no hayan faltado dos ministros, Corbacho y Sebastián, en el acto de su ratificación. Se suele hablar del caso Aerolíneas Argentinas, como uno de los favores que el patrón de patrones ha de devolver a ZP, pero poco se sabe de las consecuencias de que Air Comet, la aerolínea propiedad del Grupo Marsans de Díaz Ferrán y su socio Gonzalo Pascual se alzara de la noche a la mañana como la gran salvadora de Air Madrid. Recordemos cómo fue aquella historia y en qué quedó…

Los medios de comunicación contamos el 17 de enero de 2007 que la puja por Air Madrid había llegado a su fin. Air Plus Comet, propiedad de Marsans, había irrumpido súbitamente en escena para llegar a un acuerdo con el Ministerio de Fomento, después de que la alemana LTU y la constructora gallega San José renunciaran a asumir parte de la plantilla y las operaciones de la aerolínea quebrada, según informa Susana Burgos en lanacion.es.

Las condiciones impuestas por Magdalena Álvarez eran inasumibles…Estaba claro, según fuentes de esas negociaciones a las que ha tenido acceso Intereconomía, que la ministra quería que Air Comet fuera la que se llevara el gato al agua.

El compromiso pasaba por quedarse con los 578 trabajadores de Air Madrid y por la repatriación de los pasajeros que se quedaron en tierra a un precio de 200 euros por trayecto. Dos años y tres meses han pasado de aquello y la realidad es que, con contadas excepciones, tanto el personal de tierra, como los pilotos y los auxiliares de vuelo han tenido que buscar trabajo en otras aerolíneas.

Air Comet no cumplió y peor podría hacerlo ahora que ha sido expulsada de la IATA por impago, como revelaba el semanario ÉPOCA en un número reciente. Sus directivos recibían la mala noticia después de que, dos meses antes, Air Comet Chile, cerrara sus puertas tirando a la basura el permiso de vuelo que el Gobierno de Zapatero regaló a Díaz Ferrán y los suyos, junto a los que le permiten cubrir Perú, Ecuador, Colombia, Méjico y Cuba.

Es una de las explicaciones – sólo una- ya no del silencio del presidente de la CEOE, sino de sus aplausos a un Gobierno que no hace nada por aliviar el sufrimiento de los empresarios asfixiados por la crisis.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído