EL NOMBRAMIENTO DEL MARIDO DE LA VICEPRESIDENTA RIBERA, EN EL CENTRO DE LA POLÉMICA

Olano (PP) pone contra las cuerdas a Calviño sacando la larga lista de enchufados por Sánchez

"Nos quieren convencer de como con el señor Bacigalupo no existen conflictos de intereses ni que tampoco van a presionar al presidente de la CNMV para apoyar las oscuras intenciones del Gobierno en su asalto a Indra donde ya controlan el 40% sin haber lanzado una OPA"

Nadia Calviño y Jaime Eduardo de Olano.
Nadia Calviño y Jaime Eduardo de Olano.

Sin Pedro Sánchez, de viaje en la ONU, y sin la intervención de los primeros espadas de PP y VOX, se presumía algo descafeinada la sesión de control al Gobierno este 21 de septiembre de 2022.

Pero nada más lejos de la realidad.

Jaime Eduardo de Olano Vela, diputado del Partido Popular, le cuestionaba a la vicepresidenta segunda del Gobierno socialcomunista, Nadia Calviño, por la idoneidad e independencia de los candidatos escogidos por el Ejecutivo para ocupar plazas de consejeros en los organismos reguladores.

El parlamentario conservador emitió sus dudas respecto a que fueran las personas más propicias para esos puestos:

Señora Calviño, la ley del Alto Cargo incluye a los vocales de la Comisión Nacional del Mercado de Valores como altos cargos y establece la obligación de evitar que sus intereses personales puedan influir indebidamente en el ejercicio de sus funciones cuando la decisión que vayan a adoptar pueda afectar a los intereses de sus familiares, incluyendo los de su cónyuge. ¿Considera que en el caso del señor Bacigalupo no existe conflicto de intereses pese a ser el marido de la vicepresidenta Ribera, la cual toma a diario decisiones sobre empresas sometidas al control de la CNMV?

La ministra de Asuntos Económicos, que sabía la que se le venía encima, se puso hecha un basilisco:

No me extraña, señor Olano, que tenga usted que leer. ¡Qué papelón le ha tocado, no! Tener que hacer una pregunta que da tanta vergüenza, que lance usted dudas y trate usted de cuestionar el prestigio de una persona profesional y que es absolutamente idónea para ese y otros muchos puestos, que ha demostrado su valía y que está sirviendo con lealtad a nuestro país. ¡Qué vergüenza, señor Olano!

En su turno de contrarréplica, Olano fue contundente:

Mejor leer que mentir sin papeles, señora Calviño. Se empeñan ustedes en hacernos comulgar con ruedas de molino. Nos quieren convencer de como con el señor Bacigalupo no existen conflictos de intereses ni que tampoco van a presionar al presidente de la CNMV para apoyar las oscuras intenciones del Gobierno en su asalto a Indra donde ya controlan el 40% sin haber lanzado una OPA. Nos quieren convencer de que el señor Griñán es un hombre honesto, pese a ser condenado por el Tribunal Supremo por el mayor caso de corrupción de Europa. O que el señor Junqueras es un ciudadano ejemplar cuando ha sido condenado por corrupción y por dar un golpe a la democracia.

Nos quieren convencer que Dolores Delgado era una Fiscal General independiente o que al presidente de Correos lo colocó Sánchez ahí por ser un experimentado gestor de grandes empresas y no por ser amigo y jefe de gabinete de Pedro Sánchez. Nos quieren convencer de que a la directora del CNI no la cesaron por la presión de ERC, sino que la sustituyeron casualmente. O que usted acierta en sus previsiones cuando cuando el tiempo y los datos la desmienten a diario.

No se da cuenta, señora Calviño, de que los ciudadanos ya no la creen. Llegaron ustedes al Gobierno prometiendo regeneración institucional y a lo que ustedes se han dedicado es a la descomposición institucional de forma deliberada y con un solo objetivo, satisfacer el interés personal del señor Sánchez. Lo que ustedes llaman Gobierno de la gente se podría resumir así: a las rentas medias y bajas, las asfixian, a sus familiares y amigos, los enchufan, a los servidores públicos cumplidores los cesan, a los corruptos los indultan, los ministros se pelean y a la alternativa la insultan. Ustedes han decidido poner el país al servicio de Sánchez. Pero los españoles ya lo saben, señora Calviño, y por eso no pueden pisar ustedes la calle. Su final lo escribirán los más poderosos, los 47 millones de españoles.

Calviño, completamente descolocada, fue incapaz de rebatir las acusaciones del diputado del Grupo Popular y llevó su respuesta por otros derroteros:

Señor Olano, su intervención se califica por sí misma. Tengo aquí a una lista de nombramientos altamente cuestionables del PP, pero no pienso ponerme a su nivel, no pienso entrar en su juego. Ustedes utilizan ataques personales porque no pueden atacar la gestión.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído