La cara 'b' de la manifestación independentista y marcha antieuropea de los catalanes en Bélgica

Guateque en Bruselas: la ‘traición’ de TV3, cuatro jarros de agua fría y una foto de circo para rematar

La policía belga pillada: una foto cuestiona el dato de los 45.000 manifestantes

El portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, ha exigido una "explicación oficial" de Bélgica ante la presencia de coches patrulla de la Policía belga con esteladas

Fueron muchos y queda claro que los fanáticos catalanes no han perdido impulso todavía, pero la manifestación independentista y marcha antieuropea en Bélgica tiene ‘cara b’.

Pese al innegable éxito de convocatoria, que les permitió reunir a 45.000 personas a cada una de las cuales le debió salir la broma por lo menos por 400 euros, los llegados en avión, autobús o coche para arropar al prófugo Carles Puigdemont recibieron varios jarros de agua fría.

ANC y Òmnium, las organizaciones convocantes, no pudieron efectuar el recorrido que les hubiera gustado. Querían que la marcha atravesara la zona de Schumann, donde están las principales instituciones europeas, pero la Policía belga se negó a que discurriera por ese punto.

El portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, ha exigido una «explicación oficial» de Bélgica ante la presencia de coches patrulla de la Policía belga con esteladas durante la manifestación celebrada en Bruselas este jueves a favor de la independencia de Cataluña.

Los convocantes esperaban que la televisión pública catalana hiciera de caja de resonancia de su hazaña en Bruselas y retransmitieran ésta en directo para toda Cataluña. Como en una Diada cualquiera (Pillan al exconsejero Turull intentando renovar su pasaporte pese a que el juez le ordenó entregarlo).

Pero se llevaron un chasco inmenso porque no contaron con que, estando en campaña electoral, TV3 y Catalunya Ràdio no iban a poder manipular a sus anchas porque la Junta Electoral las vigila de cerca.

Asegura David Lozano en ‘EsDiario‘ este 8 de diciembre de 2017 que, sin duda alguna, ésta era una de las claves, ya que con el lema de la manifestación Wake Up! Let’s stand up for democracy (Despierta, álzate por la democracia) querían poner de relieve que el independentismo catalán es un asunto europeo.

Pero además, el vicepresidente de la Comisión, Frans Timmermans, borró la sonrisa a los organizadores al recordar algo esencial en democracia:

«Si uno no está de acuerdo con la ley puede cuestionarla y organizarse para cambiarla. Lo que no es permisible en un Estado de Derecho es simplemente ignorar la ley».

Para más inri y desgracia de los exaltados, la «guerra psicológica» de las redes -esa que tanto gustan librar los independentistas catalanes- también estaba perdida.

En un vídeo el popular Esteban González Pons, dejaba bien clara la «otra» realidad no vista de la manifestación.

Grupos de personas recibiendo a los manifestantes desde los balcones con banderas de España y a gritos del que ya se ha convertido en una suerte de himno de la «resistencia» en Cataluña: el ¡viva España! de Manolo Escobar.

Si hubo quien se abrazó a Puigdemont.

Y el remate, la guinda, el colofón, fue una fotografía que ha desatado la hilaridad, hasta el cachondeo, general.

«Con amigas como esta no te hacen falta enemigos», es el comentario generalizado más suave después de correr como la pólvora la fotografía de Karmele Marchante -que la cronista del mundo rosa ha subido a sus redes- posando alegre junto a Puigdemont con un texto dulzón, acompañado de corazones formando la bandera catalana.

«¿Es su nueva jefa de prensa?», se preguntaban muchos en las redes sociales.

Pero no todos los comentarios han sido tan amables o irónicos.

Tremendas han sido las críticas y las burlas por semejante apoyo «planetario y universal».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído