XENOFOBIA, INTOLERANCIA, SECTARISMO, VIOLENCIA Y ODIO EN LA CATALUÑA INDEPENDENTISTA

La Policía alerta del riesgo de ataques contra la marcha constitucionalista en Cataluña y al socialista Sánchez ‘se la bufa’

La Policía alerta del riesgo de ataques contra la marcha constitucionalista en Cataluña y al socialista Sánchez 'se la bufa'
Policía Nacional en Cataluña. PD

El Ministerio del Interior ha enviado a Cataluña 1.000 agentes de Policía y 1.000 guardias civiles procedentes de otras zonas de España.

Muchos de ellos han empezado ya a retornar a sus ciudades de origen. Pero la última orden de retorno coincide, casualmente, con una fecha muy llamativa: los últimos agentes extra regresarán justo el día de las elecciones generales: el 10-N.

Al día siguiente, los Mossos tendrán que afrontar en exclusiva cualquier acto de violencia separatista. Esto es, el 11-N todos los policías y guardias civiles desplegados durante estas últimas semanas en la comunidad autónoma habrán retornado a sus ciudades de origen.

La medida plantea un evidente riesgo de que los CDR aprovechen la situación de vacío para intensificar sus acciones en un momento en que desde la Generalidad de Cataluña se ha puesto a los Mossos en el punto de mira.

A eso se suma, como revela Carlos Cuesta en OKdiario este 26 de octubre de 2019, que la Policía ha advertido al Gobierno Sánchez del alto riesgo de que se produzcan ataques callejeros este fin de semana en Cataluña.

Un fin de semana que, a efectos de movilización social, no es un periodo cualquiera. El domingo 27 está convocada por Sociedad Civil Catalana una manifestación en Barcelona para defender la unidad de España y la Constitución frente a los separatistas.

Las advertencias de las brigadas de información de la Policía han sido rotundas y claras. Sus informes han destacado que la capacidad operativa de los comandos violentos separatistas sigue intacta y que cuentan con claros apoyos entre Òmnium Cultural y la Asamblea Nacional Catalana (ANC). Y que este fin de semana se esperan nuevos episodios de terrorismo callejero.

Policía Nacional frente a los ‘indepes’ en Cataluña.

La decisión de Sánchez de retirar policías  nacionales y guardias civiles tiene una explicación, pero es inaudita,  porque la situación de extrema violencia registrada tras la sentencia del Tribunal Supremo puede reproducirse cuando comience el juicio a Quim Torra por desobedecer a la Junta Electoral que le instó a retirar los lazos amarillos de la Generalidad de Cataluña durante las pasadas elecciones generales.

¿Qué pretende Pedro Sánchez? Tal vez sus cálculos pasen por revalidar su victoria en las urnas y, obligado a buscar el apoyo de las mismas fuerzas separatistas que le hicieron presidente del Gobierno en la moción de censura, lanzarles un guiño cómplice para tratar de asegurarse sus votos.

Es lo de siempre: al presidente del Gobierno sólo le interesa garantizar el orden público en Cataluña cuando entiende que le conviene electoralmente. Y despliega o pliega efectivos de la Policía y la Guardia Civil en función de sus particulares circunstancias.

¿Cómo es posible que en una situación de violencia potencial tras los gravísimos disturbios provocados por el terrorismo callejero independentista Pedro Sánchez haya tomado una decisión que supone un acicate para los separatistas radicales? ¿Cómo es posible que con la Generalitat de Cataluña señalando con el dedo acusador a los Mossos el presidente del Gobierno deje la seguridad pública en manos de una Policía autonómica que ha sido objeto de las críticas del propio Quim Torra?

¿Cómo es posible? Muy sencillo. La «seguridad» de Sánchez es más importante que la seguridad de Cataluña.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído