Desde el Gobierno se reaccionó intentando aumentar la presión de los medios de extrema izquierda contra Casa Real

La doble jugada de Casa Real que deja KO al PSOE-Podemos y acerca a Juan Carlos I a una Monarquía reforzada

Felipe VI sigue reforzando el apoyo de los empresarios y de las Fuerzas Armadas, mientras que el Rey Emérito avanza en la regularización de su situación fiscal

La doble jugada de Casa Real que deja KO al PSOE-Podemos y acerca a Juan Carlos I a una Monarquía reforzada
El Rey Felipe VI y Juan Carlos I PD

Casa Real realizó, en solo horas, una doble jugada que dejó en la lona al Gobierno PSOE-Podemos.

El Rey emérito Juan Carlos I dio un importante paso para garantizar su regreso a España al presentar ante la Agencia Tributaria una declaración sin requerimiento previo por un importe de 678.393,72 euros.

El abogado de Juan Carlos I, Javier Sánchez-Junco, indicó que en la cantidad presentada se incluyen intereses y recargos.

«En cualquier caso S.M. el Rey D. Juan Carlos, continúa, como siempre lo ha estado, a disposición del Ministerio Fiscal para cualquier trámite o actuación que considere oportuno», indicó el letrado.

La presentación de esta declaración por Juan Carlos I para regularizar su situación fiscal llega cuatro meses después de su salida de España y sirven para ir cerrando ‘frentes’ en la investigación relacionada con el presunto el uso de tarjetas bancarias con fondos opacos del empresario mexicano Allen Sanginés-Krause.

Mientras el Rey emérito Juan Carlos I avanza en la regulación de su situación fiscal, el Rey Felipe VI completó la segunda parte de la jugada al obtener un importante apoyo: los ‘pesos pesados’ del sector empresarial.

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, destacó este mismo 9 de diciembre la importancia de la Corona para las empresas que desarrollan su negocio en el exterior.

“El trabajo que realiza el Rey Felipe VI para las empresas españolas en el extranjero es clave y tenemos que agradecerle su apoyo, por lo que también nosotros le ayudaremos”, indicó durante la IV Cumbre de Internacionalización organizada por la Cámara de Comercio de España u presidida por el monarca.

El Rey Felipe VI ha correspondido a estas palabras al replicar que “siempre que es posible en los viajes oficiales al extranjero procuro acudir a reuniones y a actos para apoyar a las empresas españolas. Quiero ayudar a nuestras firmas a llevar la imagen de excelencia al exterior”.

El apoyo empresarial llega tras el respaldo mostrado por las Fuerzas Armadas, donde se ha registrado una importante preocupación por el rumbo autoritario tomado por parte del Gobierno del PSOE-Podemos.

Es importante recordar que el monarca recibió, a mediados de noviembre, una carta de 39 mandos de la reserva del Ejército del Aire que afirmaban estar dispuestos a ‘combatir’ a quienes atacan a la Monarquía, al Poder Judicial, a la lengua castellana y la independencia de la Fiscalía General del Estado (justamente en manos de la exministra de Justicia de Pedro Sánchez, Dolores Delgado).

Solo unos días después, el Rey Felipe VI recibió una nueva carta de 72 militares retirados del Ejército de Tierra, donde también se muestra la preocupación y el descontento hacia el rumbo del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Ataques desde la lona

Consciente que la Monarquía logra con su doble jugada aumentar el apoyo empresarial y acerca a Juan Carlos I a España, desde el Gobierno de Pedro Sánchez e Iglesias pisaron el acelerador para atacar a Casa Real.

Uno de los ataques fue protagonizado por la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda.

María Jesús Montero afirmó que Casa Real tiene «todos los elementos» para pronunciarse, «si lo tiene a bien», sobre las distintas polémicas que afectan al Rey emérito por sus presuntas irregularidades fiscales y su paradero.

Una postura que tomó cuando, en realidad, le habían preguntado si ella creía que Felipe VI debía posicionarse no sobre este asunto, sino sobre las cartas de los militares retirados cargando contra el Ejecutivo.

En este sentido, la socialista aprovechó la ‘ventanita’ para buscar promover una presión mediática contra Felipe VI. Sin embargo, no fue la única.

Pablo Iglesias también intentó reaccionar desde la lona afirmando que el republicanismo es ya una «identidad política» en España y amenazó con que será «decisiva» en próximos procesos electorales.

Irónicamente, desde la CUP ‘escupieron’ a la cara de Iglesias y de Gabriel Rufián su falso “republicanismo” después que Podemos apoyó, el 4 de diciembre, la partida destinada a Casa Real en los Presupuestos Generales del Estado para 2021 y ERC retiraron las enmiendas que había presentado para tumbar esa partida y que pedía dejar sin dinero a la Monarquía.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído