Decreta un estado de alarma ante la posibilidad de alcanzar los 10.000 contagios por coronavirus en la semana del 16 al 22 de marzo de 2020

Pedro Sánchez, con cara de funeral, desata el pánico en los ciudadanos con una comparecencia sin medidas concretas

 

Gafe, incompetente, marrullero y encima irresponsable. Todo eso y mucho más es el socialista Pedro Sánchez.

Cada hora conocemos la identidad de una nueva víctima del coronavirus en España. ¿Quién será el próximo? ¿Nuestros padres? ¿nuestros hijos?

Y no hay responsables. ¡Debería haberlos, pero no los hay? El Gobierno de Sánchez, que alentó desaforadamente las marchas ideológicas del 8-M en las calles de Madrid, condenando a miles de personas a padecer la enfermedad y viralizarla, se esconde cobardemente.

Las pruebas de la pavorosa ineptitud del Gobierno se multiplican cada día.

Un Ejecutivo que manejaba pruebas irrefutables de la expansión del virus, mientras alentaba a la concentración masiva durante las reivindicaciones feministas por el Día Internacional de la Mujer del 8 de marzo de 2020.

Ese 8-M funesto, el gabinete de Pedro Sánchez certificó, con su aprobación de las manifestaciones políticas, la propagación descontrolada del virus y el colapso del sistema sanitario español.

UN ESTADO DE ALARMA…SIN MEDIDAS CONCRETAS

España ya está en estado de alarma a pesar de que Pedro Sánchez sigue de ‘sobremesa’ en Moncloa. A pesar de que las preocupantes cifras del coronavirus hicieron pensar que el presidente lo anunciaría el pasado jueves 12 de marzo, la decisión se postergó hasta el viernes 13 de marzo (inicialmente en una comparencia prevista para las 14.30 horas, pero empezando una hora tarde a pesar de que se filtró a la prensa desde las 14.00 horas) cuando el líder socialista contó con el visto bueno de sus dos ‘cerebros’ políticos Carmen Calvo y Pablo Iglesias.

La medida del líder socialista se suma a otras de sus políticas que se aplican tardíamente y que demuestran una gestión ineficiente que se ha traducido en una rápida expansión del Covid-19 por todas las comunidades autónomas de España. Una trágica situación que se intentó disimular a través de la rueda de prensa telemática donde Pedro Sánchez presumió de una improvisada inyección de millones y millones de euros.

Siguiendo los pasos de China, Italia y Bulgaria, el Gobierno lo implementará durante los próximos 15 días y definirá su alcance en el Consejo de Ministros extraordinario que se celebrará este sábado 14 de marzo. Sin embargo, ya adelantó que se utilizarán todos los recursos públicos y privados para intentar frenar la propagación del Covid-19, a lo que se suman los bienes civiles y militares (un cuerpo que, como adelantó Periodista Digital, ya se está preparando para aislar a la Comunidad de Madrid).Unas medidas que, según explica, será sometida a una rendición de cuentas ante el Congreso de los Diputados.

“Estamos en una primera fase del combate y nos esperan semanas muy duras”, advirtió el líder socialista, quien prevé que se superen los 10.000 infectados en todo el territorio nacional durante los próximos días, lo que obliga a forzar el aislamiento máximo de la población.

En el breve mensaje, y donde no se dieron grandes detalles de las medidas que se implementarán, Pedro Sánchez hizo un llamado a los ancianos y a los jóvenes para ayudar en el aislamiento del Covid-19. Sin embargo, destacó que de la mano de los profesionales sanitarios y “todos juntos” se podrá vencer la importante crisis sanitaria que ya afecta a casi todos los países del mundo.

EL EJEMPLO DE LA COMUNIDAD DE MADRID

Y mientras Pedro Sánchez aparecía en la sala de prensa de La Moncloa con cara de funeral y sin desgranar medidas concretas de ese decreto de estado de alarma, la Comunidad de Madrid sí que se ha puesto manos a la obra y ha decretado desde el 14 de marzo de 2020 el cierre de todo establecimiento que no sean de alimentación o farmacias.

Asimismo, el propio Ayuntamiento de Madrid también había prohibido la instalación de terrazas de bares, cafeterías y restaurantes.

También se ha procedido al cierre de museos, cines, teatros, discotecas y zonas infantiles en los parques así como diversas instalaciones deportivas.

¿QUÉ ES EL ESTADO DE LA ALARMA?

El estado de alarma, previsto en la legislación estatal, es una herramienta que permite al Ejecutivo tomar una serie de medidas en situaciones de «graves alteraciones a la normalidad», que van desde catástrofes o desgracias públicas hasta «crisis sanitarias, como epidemias o situaciones de contaminación graves».

Es en este punto en el que se encuentra en la actualidad España, teniendo en cuenta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el brote de coronavirus como pandemia hace apenas unos días y que, por el avance en la curva epidémica, el país podría estar en la situación de Italia, en cuarentena absoluta, en un plazo de entre siete y diez días.

Se trata de una situación excepcional que el país ha vivido una única vez en la historia: en diciembre de 2010,el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se vio obligado a declararlo con motivo del cierre del espacio aéreo por la huelga de controladores: se vieron afectadas más de medio millón de personas y se militarizó a estos profesionales.

La orden duró hasta el 16 de enero de 2011, cuando fue levantada después de que la crisis se solventase sin permitir los enormes perjuicios que la huelga de controladores hubiera provocado en la economía nacional.

Las opciones de Pedro Sánchez

El Consejo de Ministros extraordinario tendrá que definir cuáles de las siguientes medidas implementará y cómo:

  • Prohibir ciertos movimientos de personas: durante el estado de alarma, se puede «limitar la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados, o condicionarlas al cumplimiento de ciertos requisitos».
  • Intervenciones materiales: también se pueden practicar «requisas temporales de todo tipo de bienes e imponer prestaciones personales obligatorias».
  • Intervención de lugares: en circunstancias excepcionales como esta, se podrían «intervenir y ocupar transitoriamente fábricas, talleres, explotaciones o locales de cualquier naturaleza», salvo domicilios privados. Todo ello, dando cuenta a los ministerios interesados.
  • Servicios de primera necesidad: la autoridad competente podría «limitar o racional el uso de servicios o el consumo de artículos de primera necesidad».
  • Abastecimiento: asimismo, puede «impartir las órdenes necesarias para asegurar el abastecimiento de los mercados y el funcionamiento de los servicios de los centros de producción afectados.

El más leve de los escenarios

Las tres situaciones excepcionales previstas en la Ley Orgánica 4/1981 de 1 de junio son los estados de alarma, excepción y sitio. Todos implican unas circunstancias «extraordinarias» que, por su naturaleza, impiden el «mantenimiento de la normalidad mediante los poderes ordinarios de las autoridades competentes».

Pero el estado de alarma es el de menor gravedad de los tres que contempla la Constitución Española en su artículo 116.

Medidas económicas

El gobierno ha lanzado, este jueves 12 de marzo, un paquete de medidas conformado por cuatro puntos: actividad sanitaria, atención social, empleo y sector productivo. En relación al primero, el gobierno anunció que se dotará a las comunidades autónomas con 2.800 millones de euros para reforzar la lucha contra el Covid-19, a los que se sumarán otros 1.000 millones para las intervenciones prioritarias, así como para la dotación de medicamentos y material sanitario.

El PSOE y Podemos, acorralado por su nefasta gestión de la crisis y por su inacción, también desembolsará 25 millones de euros para los servicios sociales de la pobreza infantil, lo que ayudará a que las familias con becas comedor las puedan seguir disfrutando pese a que los colegios estén cerrados. Un desembolso que también llegará a los trabajadores de las pequeñas y medianas empresas y los autónomos, quienes verán su deuda tributaria ‘perdonada’ por seis meses, lo que “dotará de una liquidez de 14.000 millones a la economía nacional”.

Finalmente, los millones y millones que buscan paliar los efectos del coronavirus también llegarán al sector del turismo, hostelería y el transporte, donde se inyectarán 400 millones de euros. En la misma línea, han adelantado que, a partir del 16 de marzo, Renfe cambiará los billetes ya adquiridos sin ningún coste, además de devolver todo el importe de aquellos tickets adquiridos por el Imserso.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído