"¡Iglesias, chavista, España no es comunista!"

Estruendosa cacerolada en toda España contra el Gobierno del bulo Sánchez-Iglesias

Los sanitarios impulsan esta protesta, hartos de que Moncloa los use para sus aviesos propósitos

Estruendosa cacerolada en toda España contra el Gobierno del bulo Sánchez-Iglesias
España se harta del Ejecutivo socialcomunista.

Más de un ciudadano va a tener que renovar a partir de esta tarde-noche del 26 de abril de 2020 su juego de cacerolas o de sartenes.

España entera ha hablado desde los balcones y le ha dicho bien claro al Gobierno del bulo, al clan del guateque, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, que la fiesta se acabó.

A los gritos de «¡Sánchez, dimisión!», «¡Iglesias, chavista, España no es comunista!» y otro tipo de consignas, los ciudadanos han sentado las bases de lo que va a ser este país en cuanto termine por entero el proceso de confinamiento.

Evidentemente, ha habido otros lemas, insultos de grueso calado y hasta intercambio de improperios entre balcones porque, claro está, vivimos en una sociedad demoscópicamente heterogénea y sobre todo siempre habrá quien defienda la ideología con uñas y dientes.

Porque eso es lo que Sánchez y su tropa han conseguido en muchos habitantes, tenerlos en un estado catatónico a través de unos informativos que, salvando alguna que otra cadena privada de corte más bien modesto, han inyectado dosis de noticias positivas respecto al coronavirus y tapando rápidamente cualquier signo que implicase negatividad y, por tanto, crítica al Gobierno.

EL FIN DE UNA FARSA

El personal no está ya para que le tomen el pelo. Ha tragado como un bendito durante seis semanas acudiendo puntualmente a las ocho de la tarde a los balcones y ventanas de sus viviendas para aplaudir a los sanitarios.

Esos mismos profesionales que se han estado jugando literalmente la vida por la sociedad y que en algún caso les ha costado tener que estar a día de hoy bajo tierra son los que ya han estallado y le han reclamado a los ciudadanos que dejen a un lado unos aplausos que solamente tenían un efecto placebo.

Hasta la fecha, desde el Palacio de La Moncloa se había logrado tener cloroformizada a la población española, que esta sacase su cara más solidaria y se olvidase del verdadero problema, los fallecidos por mor de una gestión incompetente que ha tenido a los denodados trabajadores de la Sanidad española sin los medios pertinentes.

LA IMAGEN POR ENCIMA DE TODO

Y mientras los españoles aplaudían más de una tarde, Pedro Sánchez pergeñaba con su gurú, ese obseso de la imagen llamado Iván Redondo, y el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, esas comparecencias plúmbeas y vacuas en cuanto al contenido.

La clave era mantener despistados a los paisanos, que no pusieran la vista en las terroríficas cifras, en 23.000 muertos oficiales (que no reales) y en más de 200.000 contagiados.

Por eso, tanto en los telediarios de TVE, como en los de Antena 3, Cuatro, la Sexta o Telecinco siempre se han priorizado las imágenes de los curados, las historias humanas de mayores de noventa y pico que conseguían vencer al ‘bicho’.

Pero en cambio se supo ocultar el drama de las familias que habían perdido a uno o más miembros, a tapar en la medida de lo posible la morgue del Palacio de Hielo de Madrid o a evitar testimonios dramáticos.

Y durante 42 días con sus 42 noches el Gobierno había alcanzado ese objetivo de tener engañado a los españoles.

Pero igual que se ha alcanzado el pico de la curva del coronavirus, también se ha llegado al tope de la paciencia de los confinados.

Desde luego, ya se pueden ir habituando en La Moncloa a este tipo de iniciativas porque no va a ser la última convocatoria que se haga para exigir responsabilidades de un Ejecutivo que ha jugado con la vida de 47 millones de ciudadanos.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído