«Margarita», también conocida como «La Tigresa», es la asesina de 23 personas

Rubalcaba traslada a la prisión de Nanclares a la etarra más sanguinaria

Criminales de ETA están recibiendo diferentes beneficios penitenciarios, como permisos para estudiar o trabajar fuera

Rubalcaba traslada a la prisión de Nanclares a la etarra más sanguinaria
Idoia López Riaño. EFE

El Ministerio del Interior ha trasladado a la cárcel alavesa de Nanclares de Oca, procedente de A Lama, a la pistolera más sanguinaria de ETA, Idioa López Riaño, «Margarita», que cumple condenas centenarias por sus 23 asesinatos y cuantiosos estragos.

«Margarita», también conocida como «La Tigresa», que no ha sido expulsada de la banda, tampoco figura entre los presos etarras que en los últimos años se han posicionado en contra de la actividad terrorista.

De hecho, consta en el «fichero» de ETA como integrante del Colectivo de Presos Políticos Vascos con el calificativo de «afín».

Sin embargo, el Departamento que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba reserva el traslado a prisiones del País Vasco a aquellos reclusos que de manera más o menos abierta se han desmarcado de la disciplina y han dado el paso de, si no condenar, al menos desautorizar la «lucha armada» por oportunismo estratégico.

Instituciones Penitenciarias ha debido de observar algún «mérito» en la asesina en serie de ETA, porque ya el pasado junio la trasladó desde Granada al centro penitenciario gallego de A Lama, que viene ser la antesala para su recolocación, bien en Nanclares de Oca o en Zuera, en Zaragoza.

Su espera ha sido efímera porque un mes después accede a la cárcel alavesa, donde le aguardan otros presos de ETA que ya están recibiendo diferentes beneficios penitenciarios, como permisos para estudiar o trabajar fuera.

Un historial sanguinario

El historial delictivo de «Margarita» deja a «Txeroki» como un frustrado aspirante a terrorista. No en vano, Idioa López Riaño cumple condenas centenarias por sus 23 asesinatos, numerosos heridos y cuantiosos daños materiales.

Participó, por ejemplo, en el atentado de la plaza de la República Dominicana que se saldó con doce guardias civiles muertos, y en el de la calle Juan Bravo, en el que murieron cinco agentes.

Fue coautora del asesinato del vicealmirante Colón de Carvajal y su chófer. Participó también en la muerte del comandante Sáenz de Ynestrillas, del teniente coronel Besteira y del soldado Casillas.

El arrepentido Soares Gamboa relató cómo «Maragarita» se apresuró a acribillar a los militares aunque no tenía aún la orden para ello y que casi alcanza a sus compañeros de «comando», entre ellos De Juana Chaos.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído