Periodista Digital entrevista al experto en mafias chinas

Alejandro Riera: «Los capos de la mafia china siempre mueren en la cama, con mucha tranquilidad»

"Me extrañaría que hayan logrado desmantelar hasta el último piso de la trama"

Alejandro Riera es uno de los grandes expertos españoles en mafias. Su libro ‘La mafia china. Triadas, sociedades secretas’ (Arcopress, 2010) es una obra de referencia para quien quiera comprender y conocer la realidad del crimen organizado procedente del gigante asiático.

Periodista Digital ha hablado con él para que nos diera las claves que permitan explicar la investigación que ha permitido terminar con una trama de delincuencia organizada que lograba sacar de España cada año cinco millones de euros.

¿En qué consiste la trama que se ha desmantelado?

«Realmente es un cacao bastante gordo. En qué consiste la trama solo lo sabrá el juez que dará orden para poder desmantelarlas. El entramado empresarial, lo que ha comentado José Ignacio Cosidó [director general de la Policía] esta mañana [17 de octubre de 2012] y el entramado económico de Gao Ping es lo suficientemente grande como para pensar que no trabaja solo, sino que es una red bastante importante a nivel incluso mundial».

Sí que es cierto que el problema de esto es siempre el mismo: ¿Cómo funcionan las mafias chinas? Una organización criminal china es como si fuera un edificio. En el ático vive la cabeza de dragón, el padrino, el Marlon Brando. En el piso siguiente por abajo vive el siguiente en la jerarquía , los lugartenientes y ahí el tesorero y va bajando… Hasta llegar al primero, donde viven los peones, los curritos, los que transportan y esas cosas.

«Cuando hay una operación contra la mafia china lo que consiguen normalmente es desmantelar el tercer piso o desmantelar el quinto pero realmente como esos pisos son estancos, es decir, no están conectados, el que vive en el primero no sabe subir al segundo, el que vive el segundo no sabe subir al tercero… Porque no hay escalera. Los que están por arriba sí que saben bajar, bajar siempre se puede, pero subir no se sabe subir».

A lo mejor el juez puede saber hasta que piso han desmantelado las fuerzas de orden público en esta operación, viendo los vínculos que puede tener este señor. Pero yo, con la información que manejo no tengo ni idea si ha sido el quinto, el cuarto, el terrero, el primero o ha sido el último. A mi me extraña que haya sido el último porque normalmente los grandes capos de la mafia china han muerto todos en la cama y siempre con mucha tranquilidad. Pero claro, nunca se sabe, los tiempos también van cambiando así que no puedo asegurar una cosa o la otra.

¿Es realmente un problema de mafia china o de mafia a secas?

«Es un problema de mafia china. Lo que tenemos que tener claro es que en cualquier detención, incluso cuando ha habido detenciones de mafia rusa por ejemplo, también se ha detenido a españoles pero es tiene un sentido práctico: estamos en España, yo necesito a un concejal que me de unos permisos, a un agente de aduanas que haga la vista gorda si saco un contenedor en el puerto de Valencia y que no me lo abra para ver que está lleno de millones de euros».

Al final siempre hay implicados españoles, lógico y normal, pero como meros colaboradores. Realmente el grosso, el decir, quien está ganando dinero, quien está cometiendo las actividades ilícitas son los propios chinos. Al que han encontrado 6 millones o 10 millones de euros en su casaba sido a Gao Ping, no ha sido al concejal de Fuenlabrada.

¿Esto es más un problema para Hacienda o para Interior?

«Es la primera vez que yo veo a la Agencia Tributaria estar grabando vídeos en una redada contra la mafia. Desde mi punto de vista creo que es un problema más de Interior. El tema de evasión de capitales se da en todos los crímenes organizados mundiales, pero a esta escala yo creo que este ha sido uno de los alijos o fraudes más grandes que ha podido pillar Hacienda en muchos años. Porque realmente 4 ó 5 millones al año no es moco de pavo. Pero es una buena pregunta, quizá habría que reflexionarlo. No me ha dado tiempo».

También decimos siempre que la mafia china es muy sigilosa, que pasa desapercibida. Sin embargo, Gao Ping era un filántropo al que le encantaba salir en las fotos con el rey, alquiló una galería de arte en frente del Reina Sofía. En fin que también le gustaba darse un poco de baño de masas.

«Muchas veces también los clichés nos llevan a equivocarnos. Pero claro, también rompemos las normas, este tío o esta operación desde mi punto de vista ha roto un poco las normas de lo que estamos habituados, como lo que pasó hace dos semanas que en el levante español hubo una redada y desarticularon una banda de mafia china, de prostitución ilegal y detuvieron a 30 personas».

Relacionamos la mafia china con delitos menos visibles… ¿Es posible que la mafia china evolucione y que veamos violencia, como con las mafias del este de Europa?

«Hay muy pocos casos donde ha ocurrido eso. Quizá el único país que está teniendo ese problema o lo ha tenido ha sido Argentina. En estos dos últimos años yo he colaborado con programas de televisión y de radio argentinos porque sí que ha habido una violencia ya extrema, incluso en las calles. Han secuestrado no ya a ciudadanos chinos sino argentinos. Pero eso es una cosa casi podríamos decir aislada».

Realmente a la mafia china lo único que le interesa es la comunidad china. Porque es relamen el foco de acción que ellos tienen y lo tienen desde hace miles de años. No se han molestado en europeizarse o occidentalizarse.

¿Cómo afecta esto a la propia comunidad china en España? ¿Hay que sospechar del pequeño comerciante chino?

Imagino que al chino honrado en España le afecta mucho sentimentalmente, porque ahora pensamos que todos los chinos pertenecen a la mafia y eso es mentira.

«Pero nadie va a dejar de comprar en un chino. Yo no creo que esto les vaya a suponer un detrimento en los negocios del todo a 100 o de los restaurantes. Sin embargo, en el pundonor o en el honor del chino me imagino que si que la gente honrada que lucha todos los días por salir adelante estará dolida con que ocurran estos casos. Aunque ellos saben muy bien por qué ocurren estos casos y a quién le pueden ocurrir. Ellos saben quien».

¿Cuál es el nivel de implantación de estas mafias en la comunidad china?

No suelen haber muchos. Nunca ha llegado al 10 por ciento, por las cifras que se movían cuando yo escribí el libro. El problema es que yo escribí el libro en 2010, ahora en 2012 la población china ya no es la misma, cambian las coas, yo estoy un poco a otros temas.

«El problema de hablar de números con temas de chinos es un trabajo de chinos, nunca mejor dicho. Realmente es muy complicado establecer cuántos chinos viven en España, cuánta gente puede estar vinculada al crimen organizado, es que es muy complicado porque es una comunidad tan cerrada… Igual la Policía o la Guardia Civil sí que tendrá datos, pero esos no se publican nunca. Es muy diicil saber datos exactos.

Parece que tenemos más información sobre otras mafias, ¿por qué es tan difícil con la china? 

Principalmente porque hay posibilidad de infiltración. Es muy complicado porque no nos parecemos en nada, uno no puede entrar así.. Sí que es cierto que también el nivel de negocio es más complicado porque solamente extorsionan y solamente hacen negocios con gente de su vecindad, solamente con chinos, eso complica mucho las cosas porque no hay negocios abiertos a europeos. Con lo cual todo son piedras en el camino.

«No hay que olvidar que el idioma chino tiene 300 dialectos, incluso cuando están hablando tienen dificultades para traducir las conversaciones que están teniendo. Son unas mafias casi desconocidas y también pasan muy desapercibidas porque como no afectan a nuestro día a día… La mafia rusa todo el mundo sabe lo que es, la mafia italo-americana todo el mundo sabe por las películas».

Llevo diciendo todo el día que por fin podemos decir que la mafia china existe porque cada vez que hablamos con un chino dice ‘la mafia china no existe’. Pues sí, sí que existe y esta operación es el testigo mas evidente de que sí existe el crimen organizado chino y está entre nosotros.

Han surgido muchos nombres… ¿Es previsible que salgan otros políticos, empresarios, artistas?

Lo previsible es que todo lo que haya estado relacionado con estos señores, que les haya interesado hacer ciertos negocios con españoles, o que los españoles mirasen hacia otro lado para que ellos pudieran hacer ese tipo de negocios. Seguramente saldrán a la palestra.

«Si yo quiero sacar un contenedor lleno de dinero del puerto de Valencia o de Barcelona pues tendré que avisar seguramente al de aduanas, al de la grúa y al de no sé quién a  que el cajón lo metan en tal sitio que no lo vean, a que entre los cajones que abren no abran el mío y tal…»

«Es decir, habrá una serie de implicados que seguramente si eran capaces de llenar un cajón lleno de dinero, me imagino que también serán capaces de untar a un montón de gente para que aquello no saliese a la luz, con lo cual no se puede descartar que salgan más nombres, seguramente nos llevaremos alguna sorpresa más».

Esta vez se ha sacado dinero de España, no sólo se ha blanqueado. ¿Por qué esa diferencia en el modo de actuar?

«En España se blanqueaba dinero cuando el tema de la construcción estaba a la orden del día y se compraban y se vendían terrenos con una facilidad como churros. Ahora la cosa está más complicada. Yo entiendo que la cosa se habrá complicado y que ellos están sacando dinero a expuestas».

La operación empezó a investigarse en 2010 con lo que yo entiendo que fue a partir de 2009 0 2010, es decir, una de las puntas de la crisis, cuando empezaron a sacar dinero a espuertas de aquí. A lo mejor, viendo que no había negocio aquí pues vieron de hacer negocio comprando prima de riesgo. Que parece que es a lo que dedicaban el dinero que sacaban de España, a comprar deuda española  a un tanto por ciento del 8.

Con la colaboración de Ana Villarubia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído