Al ser preguntada en Italia por su relación con el narcotraficante italiano Nacho Leonardi, de quien dice no acordarse

El vídeo oculto de Raquel Sánchez Silva siendo advertida por un fiscal de que podría «ser investigada por homicidio»

Mientras se espera con mucho interés cuál es el hecho «muy grave» que está retrasando el resultado de la autopsia del malogrado camara Mario Biondo, tras anunciar este extremo su sufrida madre, surge ahora un escabroso dato que aviva las sospechas en torno a la figura de la presentadora Raquel Sánchez Silva. (Vinculan a Raquel Sánchez Silva con un narco en la investigación por la muerte de Mario Biondo).

El diario milanés Il Sussidiario afirma que existen pruebas que relacionan a la viuda de Biondo con un narcotraficante, tal y como muestra el vídeo de su declaración, que ha visto la luz en el canal Italia 1 en el programa Le Iene (Las Hienas). (La madre de Mario Biondo revela que hay algo ‘muy grave’ relacionado con la muerte de su hijo).

En el mismo, aparecen fragmentos del testimonio que la española prestó ante los fiscales italianos que se desplazaron hasta nuestro país para tomarle declaración, y donde la pusieron en serios aprietos. (El revés de la madre de Mario Biondo a Raquel Sánchez Silva: «Nunca lloró, dijo que murió con un juego erótico»).

Al ser preguntada por el narcotraficante italiano Nacho Leonardi, pues según estos, la presentadora y su marido tuvieron contacto con él con llamadas y mensajes desde 2008 y hasta la muerte de Biondo en la casa del matrimonio, se hace a loca:

«Había numerosos SMS intercambiados con Nacho Leonardi», dice el fiscal refiriéndose al móvil de la presentadora, que al parecer, tenía una copia de seguridad hecha en el ordenador del fallecido.

«Estamos hablando de mi móvil… necesito pedirle amparo, señor juez, ¿por qué estamos hablando de mi móvil? Es mi intimidad, no me acuerdo»,

responde la aludida.

Sin embargo, el juez le deniega el amparo y pide que responda la pregunta. Ante las reticencias de Raquel Sánchez Silva, el fiscal advierte de que debe responder y de que de no ser así «eventualmente podría ser incriminada en Italia» y que si en ese interrogatorio «no se resolvían las contradicciones» podría «ser investigada por homicidio en Italia».

«¿Usted tiene que permitir que a mí, que soy ciudadana española, este señor me amenace con procesarme en Italia?»,

dice indignada la presentadora, pero el juez le quita la razón de nuevo:

«no la está amenazando» y le explica que «teniendo en cuenta que fueron varias llamadas y varios SMS resulta un poco incongruente o por lo menos incomprensible que no recuerde…». Pero Raquel Sánchez Silva, que a ratos se levanta y a ratos declara sentada, insiste: «Le estoy diciendo que no me acuerdo».

En otro fragmento Raquel Sánchez Silva dice que fue Mario Biondo el que llamó «a un número de teléfono con un nombre. Alguien me dijo que era alguien que vendía droga», pero asegura no acordarse del nombre de esa persona. Sin embargo, el fiscal le pregunta que por qué tenía ese teléfono memorizado en el móvil, a lo que la respuesta es la misma «no me acuerdo».

La propia presentadora española dijo a la policía que Biondo consumía cocaína de manera habitual, algo que negó el amigo de Mario, Angelo Farina, así como los análisis de la autopsia.

Esta se suma al resto de incongruencias de la presentadora española, como la hora a la que le fue comunicada la muerte de su marido: según el informe, la empleada del hogar encontró el cadáver de Mario alrededor de las cinco de la tarde, pero Raquel recibió mensajes de condolencias en las redes sociales horas antes.

José María Rodríguez es redactor en Periodista Digital. @JMRMontero

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído