El policía lleva ya dos años y siete meses encerrado en la cárcel de Estremera

La Fiscalía pide 57 años de cárcel para el comisario Villarejo en el primero de sus muchos juicios

Anticorrupción solicita otros 52 años de prisión para el comisario García Castaño en la primera pieza de las más de 25 que tiene la macrocausa

La Fiscalía pide 57 años de cárcel para el comisario Villarejo en el primero de sus muchos juicios
Villarejo. PD

La táctica de ese gaseoso conglomerado que han terminado formando el Gobierno Sánchez, la Fiscalía de Dolores Delgado -la del ‘Marlaska maricón’-, el CNI, algunos jueces y bastantes policías, parece evidente: mantener al ahora universalmente vilipendiado Pepe Villarejo en prisión provisional todo el tiempo posible y cascarle una sentencia condenatoria, para que no pise ya nunca la calle.

Y a partir de ahí, ir hilando condenada tras condena.

De hecho, el veterano comisario lleva ya en prisión provisional dos años y siete meses y todo indica que antes de fin de año o como muy tarde en la primavera de 2021, empezaran a juzgarle y con la condena casi asegurada, no parece probable que salga de prisión.

La Fiscalía Anticorrupción acaba de revelar los años de cárcel que, de salida, afrontan Villarejo y parte de su ‘clan parapolicial mafioso’, por delitos presuntamente cometidos mientras se prevalía de su condición de funcionario público para amasar un patrimonio millonario.

Lo ha hecho en la pieza separada número 2, conocida como ‘Iron’, la primera del macrosumario: pide 57 años de prisión para el polémico policía y otros 52 para el que fuera jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO), Enrique García Castaño, por delitos de cohecho, revelación de secretos, falsedad en documento mercantil, y en el caso de Villarejo, además, tráfico de influencias, según revela Isabel Vega en ABC, este 18 de junio de 2020.

La petición de penas es tan elevada porque el Ministerio Público acusa por cada uno de los hechos delictivos por separado, en lugar de aplicar la fórmula del delito continuado.

Así, reclama 5 años de prisión por cada uno de los siete delitos de revelación de secretos que se imputan a Villarejo en esta pieza separada, por ejemplo. Si se le condena por todos, serán 35 años.

Considerando que hay más de una veintena de líneas de investigación abiertas y en casi todas ellas el modus operandi es similar -cliente hace un encargo, Villarejo lo acomete gracias a sus influencias policiales mercantilizando la obtención de datos privados-, el horizonte teórico que afronta el comisario pero también sus principales socios supera los mil años de cárcel.

Otro al que se le pone oscura la cosa es el antiguo jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Nacional, el también comisario Enrique García Castaño, de quien dice la Fiscalía:

«Suministró personalmente a Villarejo o a sus colaboradores la información reservada que le solicitaban, o haciéndolo a través de intermediarios que abusaban de su condición funcionarial y de la autorización para acceder a bases de datos oficiales· de acceso restringido, como sus subordinados en la Unidad Central de Apoyo Operativo acusados Constancio Riaño, Javier Fernández, el jefe de la Delegación de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria de Ciudad Lineal acusado Antonio Chaparro y otros colaboradores en la Tesorería General de la Seguridad Social, administraciones públicas y en entidades financieras no suficientemente identificados».

Además, aparecen en el caso, la mujer del comisario, Gemma Alcalá, su principal ayudante en la empresa CENYT, el abogado Rafael Redondo, David Macías o Antonio Bonilla.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído