Aliados chapuceros


MADRID, (ABC)

Mucha Alianza de Civilizaciones, fotos a precio de oro con el Nobel Paul Kruger y venga sonrisas con Chávez, Morales y Erdogan, pero a la hora de la verdad escurrimos el bulto y estamos en las misiones internacionales para hacer el paripé.

La pifia de Kosovo, al margen del ridículo hecho por unos cuantos, pone en evidencia varias cosas. Y ninguna buena.

La más evidente es que Zapatero, a pesar de llevar ya cinco años en el cargo, todavía no se ha enterado de cómo funcionan las relaciones internacionales.

La segunda, es que a nuestra Ministra de Defensa –la del “todos somos Rubianes”-, lo que más le preocupa es el telediario.

La tercera es que no hay política exterior digna de ese nombre, sin una política de defensa adecuada. España juega un papel más canijo en la escena mundial, por mucho que se repita que nos invitaron al G-20 y que somos la admiración del planeta.
Lo que hace fiable a un líder y prestigia a una nación, es cumplir los compromisos y no dejar tirados a los amigos.

El cabreo de Obama -su “profunda decepción”- tiene mucho menos que ver con el “agujero” que la súbita espantada de 630 militares españoles podría hacer en el despliegue de la OTAN en Kosovo, que con la sensación de que el supuesto aliado no es fiable.

Hace un par de años, cuando los periodistas preguntaron a Zapatero si íbamos a mandar más soldados a Afganistán, como pedían EEUU y las autoridades afganas, el presidente del Gobierno contestó que no. En una sola frase, lo que ya tiene mérito en su caso.

Ahora, quien lo demanda es Obama y la respuesta será diferente. Lo que no tengo muy claro es si en la Moncloa ya saben que en esta ocasión, nuestros guerreros no van allí a pintar escuelas, montar clínicas y repartir galletas.

Autor

Alfonso Rojo

Alfonso Rojo, director de Periodista Digital, abogado y periodista, trabajó como corresponsal de guerra durante más de tres décadas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído