Escaño cero – ¿De qué presumen?


MADRID, 7 (OTR/PRESS)

En el PP están encantados de los resultados que arroja la última encuesta del CIS. En el PSOE también. Y ya puestos el resto de los partidos también parecen satisfechos.

Según el CIS el PP le saca una ventaja de siete puntos al PSOE aunque eso sí, si ahora mismo se celebraran elecciones los populares no obtendrían mayoría absoluta, pero el hecho de sacar ventaja al PSOE ya les alegra la vida.

Los socialistas por su parte aseguran que la encuesta está muy cocinada, y razón tienen, porque lo cierto es que el resultado sobre voto directo da ventaja al PSOE. Pero lo que PP y PSOE pasan por alto es que a los ciudadanos dan un rotundo suspenso tanto a Mariano Rajoy como a Alfredo Pérez Rubalcaba. Y lo que es más preocupante, una abrumadora mayoría de los encuestados aseguran no confiar en ninguno de los dos.

De Rajoy desconfían mas del ochenta y siete por ciento y de Rubalcaba el noventa, así que ya me dirán ustedes si populares y socialistas pueden hacer lecturas optimistas de la encuesta del CIS.

En mi opinión tanto Mariano Rajoy como Alfredo Pérez Rubalcaba deberían de preocuparse, y mucho, por esa abrumadora falta de confianza en ellos. Es más, deberían de sentir vergüenza porque eso suceda.

Que los ciudadanos pierdan la confianza en el presidente del Gobierno se puede entender, pero que no confíen en el jefe de la oposición lo que denota es la crisis política aguda padece nuestro país. Si el líder del partido que, hoy por hoy, continua siendo la principal alternativa, no es capaz de convencer a los ciudadanos de su proyecto político y de su capacidad para llevarlo adelante será por algo.

Lo malo es que Pérez Rubalcaba esquive esa reflexión.

De manera que, en mi opinión, la encuesta del CIS es un fiasco para los dos grandes partidos, y no sólo para ellos, porque otros líderes tampoco aprueban, ni siquiera la más valorada que es Rosa Díez.

Me parece a mí que en la encuesta del CIS se refleja no sólo la profunda desconfianza de los ciudadanos con la clase política sino también la decepción y el cansancio.

Más allá de que el CIS haya condimentado más de la cuenta su última encuesta, lo cierto es que no difiere a grandes rasgos de otras que se vienen publicando. La coincidencia parece ser unánime: todos los dirigentes políticos suspenden.

Deberían preguntarse por qué.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído