LAS COSAS DEL AYUNTAMIENTO ANTISISTEMA E INDEPENDENTISTA DE BARCELONA

Disparates Ada Colau: del 5G a los cruceros, pasando por el puente aéreo

Disparates Ada Colau: del 5G a los cruceros, pasando por el puente aéreo
Ada Colau y el ‘striptease’ para niños en Barcelona. PD

La ultima de Ada Colau es de aurora boreal. Bajo el título: «El 5G no es inocuo» el Ayuntamiento de Barcelona ha publicado un artículo conspiranoico y plagado de bulos sobre los teléfonos móviles.

Un ejercicio de propaganda que hace referencia a enfermedades inventadas, que califica de «cancerígenas» a tecnologías inocuas y que anima a los ciudadanos a sumarse a un movimiento fundado por un hombre que denunció -y reclamó más de medio millón de euros- a su vecino por tener un «iPhone que estaba destrozando su salud» a causa de las ondas electromagnéticas.

Paralelamente, el Ayuntamiento barcelonés impulsa la celebración cada año del Mobile World Congress, la principal feria sobre tecnologías móviles del mundo cuya temática estrella a lo largo de las últimas citas es precisamente las redes 5G.

La penúltima propuesta de Ada Colau, una más en la sonrojante antología de disparates del Ayuntamiento antisistema, que hace un semana pidió la supresión del puente aéreo Madrid-Barcelona, es que se cierren terminales del puerto de Barcelona para evitar la contaminación que provocan los cruceros.

Colau, que es reacia al progreso, se ha propuesto arruinar Barcelona despreciando cualquier oportunidad de negocio.

Colau, en su delirio populista, ya ha disparado por tierra, mar y aire contra todo proyecto generador de riqueza. Por fortuna, las propuestas del Ayuntamiento de Barcelona no verán la luz porque carece de competencias, pero son sintomáticas de la ideología caduca e involucionista que sus amigos de Podemos desplegarán en el Gobierno de España. Amiga de manteros y okupas, si por Colau fuera Barcelona quedaría aislada del mundo, convertida en el laboratorio de pruebas del comunismo del siglo XXI.

Entre el populismo y el independentismo, Barcelona es víctima de una pinza que es como una soga al cuello.

Si hace no mucho tiempo era una capital marcada por su dinamismo y proyección internacional, ahora languidece convertida en rehén de las ideologías más reaccionarias.

El ecologismo que defiende Ada Colau es tan rudimentario desde el punto del vista intelectual que combate el cambio climático negando la raíz del progreso económico. De ahí que apueste por suprimir el puente aéreo o las estancias por horas de los cruceros.

Mientras, la delincuencia se dispara y los ciudadanos son víctimas de un intervencionismo municipal sin precedentes.

La receta del populismo de ultraizquierda está teniendo efectos devastadores para una ciudad que antaño era paradigma de vanguardia, progreso y libertad y ahora se está viendo gravemente afectada por la carcundiosa gestión de su alcaldesa.

Entre el comunismo y el separatismo, Barcelona retrocede. Lo malo es que el modelo de Colau quieren ponerlo en práctica Pablo Iglesias y sus ministros en el mismísimo Gobierno de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído