LAS COSAS DE LOS PROGRES

La antisistema Colau se cag* en los comerciantes de Barcelona, que pagan impuestos y sudan tinta para salir adelante

La antisistema Colau se cag* en los comerciantes de Barcelona, que pagan impuestos y sudan tinta para salir adelante

Después de montar el Belén (una suerte de trastero) para provocar a todos aquellos que viven la Navidad desde la tradición y los sentimientos religiosos, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha tenido la brillante y provocadora idea de ceder un puesto en el mercado navideño de la Ciudad Condal a la asociación de manteros.

Del 20 al 31 de diciembre se instalará la feria del consumo responsable y y de economía social y solidaria, organizada por la Dirección de Servicios de Economía Cooperativa y Consumo del Ayuntamiento de Barcelona.

O sea, que Colau coloca a los manteros, que practican la venta ilegal y perjudican con su actividad ilícita a los comerciantes que pagan religiosamente sus impuestos municipales para poder vender sus productos, como referentes de la economía social, solidaria y de proximidad.

Lo de Colau alcanza la categoría de provocación política en grado sumo, porque está llevando su sectarismo ideológico a niveles intolerables desde un punto de vista democrático.

Más cerca de quienes delinquen que de los que velan por la seguridad y el cumplimiento de la ley, esto es, de la Guardia Urbana de Barcelona, la alcaldesa convierte ahora en ejemplos de economía a quienes con su actividad ilegal están haciendo polvo a los comerciantes que se ganan la vida honradamente.

A eso se le llama defender al delincuente y ciscarse en quienes cumplen las normas, una perversión moral que demuestra la catadura de una regidora que se ha subido a lomos del populismo más radical y hace bandera diaria de la ofensa y la provocación.

Lo de los manteros es la prueba del nueve de que la economía social para Colau consiste en premiar a quienes venden ilegalmente en detrimento de quienes lo hacen conforme a las normas.

Lo más surrealista es que el Ayuntamiento obliga a los segundos a pagar impuestos para poder vender. Y a los primeros, les regala un puesto en el mercado de Navidad. Cosas de la economía solidaria.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído