Victor Entrialgo De Castro: «No digas que fue un sueño «

Victor Entrialgo De Castro: "No digas que fue un sueño "

De pronto no hubo muertos. Tampoco hubo mayores que estaban y ya no están. Y debe ser  una alucinación que el Gobierno de España impida contar los muertos de la última generación que intentó aunar el esfuerzo, la moral y el respeto.

Ni siquiera éstos mercachifles en el gobierno se creen sus propios cuentos. Éstos que se comieron por ambición el marrón de la pandemia, eludieron lo que había que hacer para salvar las vidas de la generación autora de la mayor paz y prosperidad de este pais.

Y ahora nos sueltan, sacándonos previamente la indignación y el gas, hasta que llegue la amnesia o la imbecilidad y que aquí no haya responsables de nada.

Claro que hay que salir y sobrevivir. Por supuesto. Pero a la mitad del pais, parece que el drama vivido le trae al pairo.

De pronto ya no hay mayores que han muerto como perros, abandonados a su suerte en residencias públicas y privadas, congéneres a los que su gobierno  privó del más elemental derecho a sobrevivir, privados de respiradores o del mero acompañamiento humano durante meses. Todo sin que el máximo responsable de las residencias durante el Mando único se dignara a entrar para sacarlos a los hospitales, como era su derecho constitucional, por mucho que nos hablen de decisiones por encima del derecho a la igualdad, el derecho a la vida y el juramento hipocrático.

De pronto no hubo estúpidas ministras y ministros manifestándose, fue sólo un sueño. Nadie las autorizó y nadie omitió el deber de socorro a todos los españoles que siguió.

De pronto soñamos que los palacios de hielo se convertían en enormes mortuorios. Pero no ha muerto un español, ni cinco ni diez. No han muerto más de cuarenta mil porque  el Gobierno de mi pais se niega, no ya a homenajearlos, sino ni siquiera a contarlos.

Y el pueblo se irá de vacaciones sin exigir responsabilidades porque es humano olvidar la tragedia y porque despues de lo sucedido mas que el cuerpo la que tiene que descansar es la cabeza, aunque haya habido cosas que se hicieron tan mal, que fuimos los peores del mundo.

Pero tú, español de a pie, serás cómplice de tu gobierno si pretendes olvidar todo lo que aquí ha pasado y continúa pasando.

Llevamos dos años de tropelias y traiciones, dos años de chapuzas y episodios inefables que juntas conformarán uno de los periodos de nuestra más oprobiosa historia.

No hagas como están haciendo ellos.

No digas que fue un sueño.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído