ROSADO, CLARETE Y TINTO

ROSADO, CLARETE Y TINTO

 

He conocido y conozco, no alguno,

Muchos socialistas que son buenas personas;

Rojos, ni he conocido ni conozco ninguno;

Son malas personas, igual si viven en zonas

Rurales como en ciudades … No hay ni uno

Que sea buena persona … Sería la gloria

Si no fuera verdad esta triste memoria;

 

Más triste aún, que ahora más de lo mismo;

Tal como el Iglesias a cara descubierta,

Y tal como el Sánchez de un falso Socialismo

Con la careta, de ambos su obsesión es cierta

De llevar a España de nuevo al abismo…

Los suyos son víctimas de una Dictadura,

Los demás, reos de un justa coyuntura;

 

Fue un error al lobo, viéndole el pelo,

Como a la zorra con lana de oveja,

Abrirles las puertas del Congreso …Tal celo

Por la concordia fue servirles en bandeja

De plata lo de “a su olivo cada mochuelo”;

Y sabemos que el de los Rojos no es beis:

Es de … ¡ardereis como en el treinta y seis!;

 

Echándole leña al fuego, el primero

Es el Sánchez, que del Psoe ha hecho su corral,

Que nada tiene que ver con el verdadero:

Lleva en sus vísceras el hacer el mal,

Y, como sea, hacer bueno al Zapatero;

Que la Historia diga de él que fue más felón,

Es la droga a la que tiene adición;

 

Como siga Presidente este zoquete

De la Política, -que del Psoe el banquete

Ha hecho de su vida-, con el sonsonete

De ayer, Rosado, y mañana, Clarete,

Lo cierto es que si sigue con el carrete

Del Tinto de la represalia, … en un brete,

Está de hacer de España, … ¡un retrete!.

SUPERCHOLLOS

DESCUENTOS SUPERIORES AL 60%

Una agrupación de miles de ofertas increibles. Nuestro catalogador automático
te facilita el encontrar las mejores oportunidades de una amplia selección de tiendas online

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Lo más leído