La Marea de Pérez Henares

Doloroso fin del espejismo ….y del brote verde

El espejismo veraniego, inducido por el famoso plan E, ejemplo de despilfarro, de economía insostenible y de obras perfectamente prescindibles, se ha viendo estrepitosamente abajo. Donde se veía agua y brotes verdes sólo hay arena. Y peor, menos reservas. La crisis, en absoluto ha tocado fondo. Los 85.000 parados más y los 142.ooo cotizantes menos a la Seguridad Social de agosto preludian cifras aterradoras (las actuales son ya de catástrofe) para los meses otoñales e invernales. El INEM nos acercara a los 4 millones y la EPA a los 5. Pasaremos como un cohete el 20% de población activa desempleada y con el PIB en el –4,2% las expectativas de crear empleo son nulas. Lo serán hasta que crezcamos por encima del 2%. Y para ello quedan años-digo bien años y a ver si vamos siendo conscientes de una vez por todas de la realidad, penosos.

El avestrucismo y la propaganda gubernamental se quedan con las vergüenzas al aire. Esa mentira sostenida de que avanzamos retrocediendo, ascendemos bajando y combatimos el paro creando más parados, ese insensato afirmar de que vamos a mejor porque nos hundimos más despacio es un verdadero suicido económico.

Estamos ya en una situación de verdadera emergencia nacional. Es imprescindible un acuerdo global, político y social para afrontar una situación que puede tornarse ya dramática . es urgente y como primera medida que se acabe el despilfarro. Porque lo terrible, delante de todo ello, es que ese despilfarro continua e incluso se aumenta. El gasto publico – y no hablo de la necesidad del amparo a los desempleados- sino de las suntuosidades y lujos de las taifas autonómicas (que en pleno desastre económico se han llevado otra enorme tajada con la nueva financiación) debe ser no sólo contenido sino reducido. No queda más remedio ni otra solución. Lo del Plan E ha sido un alucinante disparate. Los ayuntamientos y las comunidades deben mucho dinero a las empresas. Haberlas pagado en vez de ponerse a hacer obritas nuevas, muchas de ellas superfluas e innecesarias, y gastar a mansalva lo que ya no tenemos. Porque el déficit se ha desbocado. Se acerca al 5% del PIB y a los 50.000 mil millones de euros. Vamos que el Estado gasta mucho más ya de lo que ingresa.

El pretexto, crear empleo ¿qué empleo?. Artificial, insostenible , falso. Sólo se creara empleo si se crea riqueza y empresa. Hay que volver de inmediato a la mesa en lo social. Los empresarios sin maximalismos y renunciando a llevarse tajada en el despido, los sindicatos sin talibanismos ni intransigencias. El Gobierno debe llamar a la oposición y todos dirigirse al país. Porque lo peor de la crisis, para los parados, para las empresas que van a suspender pagos, para todo aquel que quiere ver la realidad y no la propaganda, lo peor de la crisis, lo más duro está por llegar. Entre otras cosas porque cada vez nos quedan menos recursos con que afrontarla y el numero de “caidos” asciende cada día.

PD. Me remito al artículo publicado aquí “Espejismos de verano”. Releerlo ahora puede ser muy ilustrativo. Y no era ser ni antipatriota ni catastrofista advertirlo. Como no lo fue nunca el avisar de la que se avecinaba y se negaba. Lo antipatriota es ocultarlo y
a la catástrofe se nos lleva no afrontándolo
.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Pérez Henares

Ejerce el periodismo desde los 18 años, cuando se incorporó al diario Pueblo. Ha trabajado después en publicaciones como Mundo Obrero, Tiempo, El Globo o medios radiofónicos como la cadena SER. En 1989 entró al equipo directivo del semanario Tribuna, del que fue director entre 1996 y 1999. De 2000 a 2007 coordinó las ediciones especiales del diario La Razón, de donde pasó al grupo Negocio, que dirigió hasta enero de 2012. Tras ello pasó a ocupar el puesto de director de publicaciones de PROMECAL, editora de más de una docena de periódicos autonómicos de Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Lo más leído